lunes, 23 de febrero de 2009

El traje nuevo del Emperador

Siguiendo con nuestro estudio sobre la dualidad, hoy quiero compartir con ustedes un cuento que los Maestros citan mucho y que es muy apropiado para entender realmente cuál es el rol que debemos tener cada uno de nosotros, como estudiantes espirituales, frente al hecho de que la humanidad está casi que hipnotizada por la consciencia de la dualidad. 

El cuento apareció por primera vez en 1837, en un libro de cuentos de hadas, escrito por el famoso autor danés Hans Christian Andersen.

Dice el cuento:

Hace muchos años vivía un rey que era comedido en todo excepto en una cosa: se preocupaba mucho por su vestuario. Un día escuchó a dos charlatanes llamados Guido y Luigi Farabutto decir que podían fabricar la tela más suave y delicada que pudiera imaginar. Esta prenda, añadieron, además tenía la especial capacidad de ser invisible para cualquiera estúpido o incapaz para su cargo. Por supuesto, no había prenda alguna sino que los pícaros hacían que como que trabajaban en la ropa, pero se quedaban ellos los ricos materiales que solicitaban para tal fin.

Sintiéndose algo nervioso acerca de si él mismo sería capaz de ver la prenda o no, el emperador envió primero a dos de sus hombres de confianza a verlo. Evidentemente, ninguno de los dos admitieron que eran incapaces de ver la prenda y comenzaron a alabar a la misma. Toda la ciudad había oído hablar del fabuloso traje y estaba deseando comprobar cuán estúpido era su vecino.

Los estafadores hicieron como que le ayudaban a ponerse la inexistente prenda y el emperador salió con ella en un desfile sin admitir que era demasiado inepto o estúpido como para poder verla.

Toda la gente del pueblo alabó enfáticamente el traje temerosos de que sus vecinos se dieran cuenta de que no podían verlo, hasta que un niño dijo:

Pero si va desnudo

La gente empezó a cuchichear la frase hasta que toda la multitud gritó que el emperador iba desnudo. El emperador lo escuchó y supo que tenían razón, pero levantó la cabeza y terminó el desfile.


Al respecto del cuento, Maitreya nos dice en su libro "Claves Maestras para la Libertad Espiritual" (p. 419) que este ilustra perfectamente cómo las personas pueden dejarse atrapar por la consciencia de la dualidad, y todo el mundo sigue adelante con la ilusión porque nadie se atreve e hablar y a desvirtuarla. 

Pero, entonces cómo se puede romper este hechizo para que la humanidad pueda empezar a ver conscientemente la dualidad y sus efectos?.

Maitreya nos dice que la expansión de consciencia es siempre el primer paso hacia el escape de cualquier limitación, pero que la consciencia de la humanidad se expandirá solamente si algunas personas están dispuestas a demostrarle al resto de la humanidad que no están atrapados en la consciencia de la dualidad. Dice el Maestro que alguien tiene que gritar que el emperador de la dualidad está desnudo, y alguien tiene que demostrar el verdadero camino que lleva a estar por encima de la dualidad, o sea el sendero de la Unidad. 

Estamos entonces dispuestos a asumir el rol que nos corresponde?


No hay comentarios: