viernes, 13 de febrero de 2009

La Madre María habla sobre el Poder de Bendecir

La Amada Madre Bendita nos entrega un maravilloso dictado, que es un regalo de su corazón para complementar la traducción que hicimos de un extracto de su libro "Las Claves Maestras de la Abundancia Divina". En mi opinión es una de las enseñanzas más prácticas y transformadoras que hemos recibido de los Maestros. Espero que todos apliquemos esta enseñanza en nuestras vidas.

El dictado fue recibido esta mañana (13 de Febrero de 2009) a través de Walter Javier Velásquez y pronto será publicada en el website www.soisdioses.com.

---

Oh amados, si tan solo conocieran el inmenso poder que hay en bendecir. Bendecir significa decir el bien de cada situación (ben-decir: decir-bien). Amados, no importa cuan difícil sea una situación que estés viviendo o cuan penosa sea una enfermedad, siempre hay un bien escondido allí. Cada vez que estés pasando por una situación tormentosa recuerda que las tormentas son necesarias para librar los cultivos de cierta clase de plagas.


En vez de dejarte caer en la crítica sobre la situación que estás viviendo, toma un lápiz y papel y haz una lista de todas las cosas buenas que han llegado con eso. Ciertamente esa situación te ha llevado a conocer y valorar ese otro lado de la vida que de otra manera no hubiera sido posible conocer jamás. Ciertamente esa situación particular te ha permitido aprender lecciones que jamás hubieras aprendido de otra manera. En otras palabras, esa situación difícil ha sido una bendición para ti porque te ha permitido llevarte al siguiente escalón de aprendizaje –a la siguiente iniciación. Si eres juicioso haciendo la lista de cosas buenas, te darás cuenta que son más que las cosas aparentemente negativas.


No es que el Universo se divierta poniéndote en situaciones difíciles para enseñarte lecciones. Cada situación difícil está diseñada en cierta manera por ti mismo. Es decir, el Universo inteligentemente toma un poco de tu propio karma y lo suma a tu estado de conciencia actual, creando una situación particular. El Universo crea dicha situación de tal manera que te permita aprender realmente la lección que necesitas en ese momento preciso de tu evolución espiritual.


Ahora recuerda: Dios no te pone en una situación que no puedas trascender o de la cual no puedas aprender nada. El quid del asunto es si tú vas a tomar la decisión de aprender lo que viniste a aprender o prefieres hacerle eco a las fuerzas de este mundo involucrándote en la conciencia de renegar por aquello que te pasa. Renegar es lo contrario a Bendecir. Cuando reniegas o sientes que lo que estás viviendo es injusto, estás cerrando todas las puertas para que puedas ver la bendición escondida allí. Lo que deberías hacer es bendecir esa situación continuamente y con gratitud hasta que puedas ver claramente el bien en ella.


¿Cómo bendecir? Simplemente puedes decir algo como esto:


“En el nombre de Dios YO SOY ESE YO SOY Bendigo esta situación, bendigo esta enfermedad, etc. y pido a Dios que permita ver el Bien en ella. Bendigo la Luz que hay en esto y exijo que esa Luz se manifieste ahora mismo”.


No deberías culpar a Dios o a los Maestros por las situaciones que estás pasando. Eso no te permite ver la bendición. Nosotros no deseamos que tú sufras. Repito, cada situación por la que atraviesas ha sido creada por ti. El Universo la ha creado de acuerdo a tu estado de conciencia y a tu karma. No nos culpes a nosotros ni mucho menos a Dios por vivir lo que estás viviendo. Eso es una forma sutil de evadir tu responsabilidad.


Ahora, no confundas asumir la responsabilidad por una situación con condenarte por ello. Yo no estoy diciendo que te condenes o te sientas culpable. Recuerda que tú eres Dios experimentando, y dentro de ese libre experimento creas condiciones que te permiten aprender más y ser mejor. Así que lo que llamas “errores” o “pecado” en realidad son oportunidades de aprendizaje.


Perdónate a ti mismo, ese es el primer paso antes de buscar las bendiciones en alguna situación. Perdónate y sabe que si no eres condenado por Dios, ¿Quién eres tú para condenarte? Sigue adelante con buen ánimo viendo el concepto inmaculado de ti mismo y amándote incondicionalmente de la mejor manera posible. Agradécete a ti mismo y al Universo por haber creado esa situación ya que te ha permitido aprender muchas cosas valiosas que no habías podido aprender antes.


Ahora, la prueba solo termina cuando comprendas realmente qué es lo que el Universo te quiere decir con esa situación. Pregúntate qué cosas ya no puedes hacer y qué otras cosas se te facilitan ahora, por ahí puedes llegar a la respuesta. Pero si lo único que quieres es sanarte o salir de la situación difícil para seguir con la misma vida que tenias antes, entonces quiere decir que no has aprendido nada y el Universo no tiene porque liberarte de tu lección particular. Cuando realmente aprendas la lección, saques las conclusiones, y tomes la decisión de hacer los cambios necesarios en tu vida, estarás listo para salir de dicha situación.


Hay una diferencia entre tener una comprensión intelectual de lo que deberías hacer y tener una verdadera comprensión espiritual. La comprensión espiritual proviene de una conexión con tu Ser Superior. Si deseas obtener esa clase de comprensión de una situación que estás viviendo puedes pedírmela en los Rosarios que he entregado a través de Kim. Así mismo te invito a que hagas el llamado antes de dormir para que el Arcángel Miguel y sus Ángeles te lleven a mi retiro sobre Fátima Portugal. Allí te mostraré –si estás dispuesto a ver realmente- las causas de tu enfermedad o situación particular y te enseñaré a que tú mismo aprendas a ver las lecciones y bendiciones que hay allí.


¡Bendice la vida! ¡Bendice tu enfermedad! ¡Bendice el accidente de tránsito! Cuando bendices estás diciendo al Universo que quieres ver el bien que se esconde allí. No reniegues ni maldigas, simplemente bendice para que el bien se pueda ver en la superficie. No existe ninguna situación en este planeta que carezca de bien y de luz para ti. Mientras más rápido lo veas más corta será la situación.


Si has durado en una situación más tiempo del que tus expectativas humanas y tu ego consideran prudente, es simplemente porque necesitas ese tiempo para poder digerir el mensaje oculto que debes aprender. Necesitas más tiempo para poder encontrarte con tu propio miedo a creerte abandonado por Dios y entonces vencer ese ciclo astrológico, esa iniciación que ha regresado a ti nuevamente –que ha sido creado por ti en el pasado- y que ahora regresa cargada de bendiciones para hacer que vayas más allá de lo que hoy en día eres tú.


En lugar de sentirte como una víctima de las circunstancias –lo cual sabes que es una mentira- deberías tomar la responsabilidad de tu vida y decir:


“En el nombre de Dios YO SOY ESE YO SOY Bendigo esta situación: (Describa aquí la situación o enfermedad). Renuncio a la conciencia mortal que me dice que debo culpar a Dios, a los Maestros o a alguien más por esto.


Tengo la valentía para asumir que esta situación fue creada por el universo de acuerdo a mi karma y mi estado de conciencia actual.


Reconozco que no existe injusticia en el universo. Acepto que existe misericordia en el Universo y que si no fuera por esa misericordia, esta situación podría ser mucho peor.


Bendigo esta situación y pido que el bien se manifieste, que pueda ver las bendiciones y enseñanzas que hay en ella. Las quiero ver, estoy dispuesto a verlas aunque eso me cueste sacrificar una parte de la identidad mortal del ego.


Sé que cuando entienda la enseñanza espiritual de esta situación, una parte de mi identidad mortal tendrá que morir y que esa es la verdadera causa por la cual no he querido ver la enseñanza que hay aquí.


Sé que hay una negación interna a ver la enseñanza de esto porque una parte de mi ego, que está muy aferrada a mi sentido de identidad, no quiere morir.


¡Bienvenida sea la muerte del ego!, yo elijo la Vida en Dios. Estoy dispuesto a perder la vida mortal para obtener la vida inmortal de la conciencia Crística.


¡Elijo la vida! ¡Elijo la vida! ¡Elijo la vida! ¡Elijo la vida! Y estoy dispuesto a ver y a aprender todo lo que sea necesario para ser más de lo que ahora soy en mi evolución espiritual.


Amén”.


Bendice a todos –sin importar su apariencia externa- pues todos están hechos de Luz y tienen Luz en su interior. Al bendecir a una persona que hace cosas destructivas, estas ordenando que la Luz que hay en ella brille. Toma el hábito de bendecir a todo lo que encuentres y verás la Luz que hay en todo. Todo es Dios, en Todo hay Luz, Bendecir es ordenar que se manifieste esa luz.


Bendecir a la vida es una forma maravillosa de vivir, es la alegría de vivir en la Conciencia de Dios. Entonces de pronto empiezas a ver el bien en todo y descubres que el Universo no es una prisión sino una hermosa melodía infinita. Aprendes a descubrir que tu situación, por difícil que parezca, es sólo la nota de una canción mucho más grande.


¡La vida es bella! ¡La vida es Dios! ¡La vida es la más maravillosa oportunidad de aprender a Ser mejor! ¡Bienvenido a la vida, la Virgen te dice! Te amo infinitamente porque reconozco el bien que hay en ti, ese potencial maravilloso que tienes para convertirte en Dios allí donde estás.


Te amo incondicionalmente y te regalo un abrazo y un beso tierno en este momento.


¡Amen!


4 comentarios:

Lina M. dijo...

Gracias, Amada Madre María te envíamos abrazos y besos bañados de tu inmensa ternura, cuando dices,Toma el hábito de bendecirlo todo, en verdad, ennoblecemos la vida, la cual siempre es bella, y veremos la luz que hay en todo brillar ceremonialmente, y en cada uno. Cuando cada átomo es bendecido cumple con la alegría de existir, por qué todo es Dios, y cuando tu das amor a una pequeña mascota, encuentras que ella no descansa en su afán de devolverte ese mismo cariño sin reparos, su amor es incondicional. Por ello, cuando bendecimos a Dios en todo, estamos amándolo incesantemente, estamos purificándolo y elevándolo dentro la esencia planetaria e interplanetaria, cuando veo condiciones difíciles en mi vida, he pasado por todos los estados emocionales que me permito sentir y vivir...,tanto negativos como positivos. He llegado incluso a pensar que hay algo especial que me ha permitido vivir en el fango, revolcarme en él, para luego salir de él con belleza y dignidad cuando me lo he permitido, para luego decirme soy especial, he vivido esto y aquello y ahora puedo saber como ennoblecerlo y sublimarlo...,ello me aleja de la auto-lastima, de el desequilibrio de creerme una victima...,del entendido de quién soy yo para no experimentar condiciones difíciles y contrarias y después de todo lograr la victoria única y especial de superarlas...,quién soy yo para elegir si perdono esto o aquello, pero no esto otro por qué sin duda es imperdonable, no, todo merece perdón...,veo desde este lugar, cuando me es difícil perdonar algo, que es precisamente allí dónde yo más experimente en la vida esa condición y es esa condición la que debo bendecir más y más, rogando por más luz y más amor. De allí, entiendo las palabras de la Madre María, y su mensaje nos dice que en verdad todo lo pasado ya cumplió con toda su belleza, y al bendecirlo todo estamos creando un presente constante de belleza y de renovación, quizás hasta estemos creando belleza aún no existente en este universo perp para nada lejana de la que posee nuestro Padre Celestial, y la cual considero Infinita. Gracias de nuevo por vuestros mensajes, celebro nuestra unidad.

Hugo Delgado dijo...

Muy acertado el comentario. Yo creo que esta enseñanza es una bendición para aquellas personas que estamos (me incluyo) pasando por crisis de cualquier tipo. En mi caso particular me da una herramienta muy poderosa para encontrar la bendición en las situaciones aparentemente desfavorables. Hoy entiendo que muchas veces lo que el ego cree que es bueno para él, no coincide con lo que Dios sabe que es bueno para nosotros.

YOSOYESEYOSOY dijo...

Antes de conocer estas enseñanas que para mi son totalmente nuevas, a pesar de haber trasegado un muchos movimientos; considero que muy en el fondo para mi no son desconocidas. Todo lo que veo en ellas es solo un reflejo de lo que ya habia meditado, solo que en muchas ocasiones me tildan de irreverente o de incomprensión. Este mensaje me ayuda mucho mas a afinazarme a ver maravillas a pesar de las circunstancias dificiles, por eso cuando caigo en depresión, me pregunto porque estoy asi. En estos dias he pasado por una situaciones muy particulares y tengo que aceptar que en otra época seguramente no las habria afrontado de esta manera. Asi que bendiciones y solo bendiciones.

Martha Beatríz dijo...

Gracias Madre María por esta maravillosa enseñanza, de como llegar a identificar el porqué de tantas situaciones kármicas que se nos han presentado y que actualmente vivimos. Qué mejor que el perdón y que difícil ha sido este ejercicio a través de la vida y en muchas ocasiones pensamos que hemos perdonado, pero la vida nos vuelve a poner en diferentes situaciones para que sintamos que eso no es así, si no hemos perdonado de corazón y este es un buen ejercicio a través de la lista para el trabajo de nuestra propia psicología, poder llegar a ver la viga en nuestro propio ojo y a través del trabajo espiritual con las claves que se nos han dado esta de bendecir todo y a todos incluyéndome a mí misma, aunque sea doloroso que mejor saber el porqué y la clave de bendecir.