martes, 24 de febrero de 2009

La rana que hirvió

 Ustedes han escuchado acerca del experimento de la rana y del agua caliente?

Resulta que si ustedes toman una rana y la ponen en una olla de agua caliente, esta sentirá el calor e inmediatamente saltará fuera de la olla. Pero si ustedes ponen la rana en una olla de agua fria y calientan el agua, la transición será tan gradual que la rana no lo notará y por tanto morirá cocinada.

Este último caso es la historia que utiliza la Madre María para ilustrar el hecho de que una vez el hombre probó del árbol del conocimiento del bien y del mal y se fue alejando gradualmente de su conexión con su Presencia YO SOY, llegó a un punto en el cual el vínculo con su Ser Real se perdió del todo. En ese momento llegó la muerte de nuestra consciencia espiritual y nuestro encuentro pleno con la consciencia de la dualidad, la consciencia del bien y mal relativos. Por eso el Maestro que regía el Jardín del Edén le lanzó al hombre la admonición: "Si comeís del árbol del conocimiento del bien y del mal, ciertamente morireís" (Génesis 2:16).

Más adelante exploraremos exáctamente qué sucedió en el Jardín del Edén y cómo se produjo la caída del hombre. Por lo pronto quería compartir esta pequeña historia que me pareció realmente ilustrativa.

No hay comentarios: