lunes, 9 de marzo de 2009

El Verdadero Secreto de la Vida (1)

Había esperado con gran expectativa la oportunidad de escribir este artículo y poderle transmitir a ustedes, queridos lectores, una de las claves más transformadoras que los Maestros nos han entregado para la liberación del alma y para el logro de la Plenitud Divina.

El estudio que hemos hecho de la dualidad, de la caída del hombre en el Jardín del Edén y de nuestra naturaleza divina nos han preparado para profundizar en esta enseñanza, que sin duda alguna, puede ser la pieza de conocimiento más importante que que hayan recibido en su vida.

De mi experiencia propia puedo decir que este concepto los Maestros lo han repetido muchas veces, pero solamente hasta ahora que, junto con ustedes, hemos analizado en profundidad el libro de la Madre María, he comprendido la esencia de este conocimiento y sobretodo su gran poder liberador.

Comencemos entonces, de la mano de la Madre María, a descifrar este misterio:

Con base en lo que les he enseñado hasta ahora, yo espero que puedas ver que el Yo Consciente siempre será aquello que se imagina, y en cualquier momento el Yo Consciente puede tomar la decisión de cambiar su sentido de identidad. El Yo consciente es una individualización del Ser de Dios...y tú tienes el derecho de cambiar tu identidad en cualquier momento, tú tienes el derecho de auto-trascenderte o auto-contraerte.

Tú puedes haber construido una compleja y elaborada individualidad basada en imágenesy creencias dualísticas. Tú puedes haberte identificado con tu ser mortal en muchas vidas. Tú puedes haber olvidado que eres un ser espiritual y que tienes un ser inmortal. Tú puedes creer que sencillamente no es posible para ti cambiar tu sentido de identidad o trascender tu ser mortal. Sin embargo, el verdadero secreto de la vida es que, en cualquier momento, tú, o sea tu yo consciente, eres lo que crees que eres. Y en cualquier momento tú tienes el poder de cambiar la imágen de aquello que crees que eres. Por lo tanto, en este mismo momento tienes el poder del libre albedrío para tomar la decisión consciente de que dejarás de identificarte a ti mismo como un ser humano mortal y de que aceptarás el hecho de que eres un ser espiritual inmortal, el cual solamente se está expresando temporalmente a través de una forma mortal.

Amados, existe una diferencia sutíl que debo hacer. Yo he hablado acerca del sendero espiritual y lo he comparado a una escalera de espiral. Esta escalera tiene muchos escalones, y cada escalón representa una decisión específica basada en la consciencia de la dualidad. En la medida que diste un paso hacia abajo, tomaste la decisión de aceptar una cierta creencia dualística y hacerla parte de tu recipiente del ser, de hacerla parte de tu ser mortal. Esto cambio tu identidad ligeramente, y tú te alejaste del ser inmortal y te acercaste más al ser mortal. Por lo tanto, para elevarte por encima de ese paso que diste, debes ver a través de la ilusión dualística y debes decidir dejarla atrás aceptando la verdad del Cristo que reemplaza la mentira del anti-cristo, y que te libera de la ilusión.

Tal y como les he dicho, la mayoría de las personas en la Tierra han descendido muchos pasos en la escalera de espiral que lleva a la consciencia de la dualidad. De verdad que no hay ningún tipo de atajos que te llevará del lugar donde estás ahora de vuelta a tu ser inmortal en un solo salto. No hay ninguna forma de evadir el proceso de reemplazar tus decisiones dualísticas con decisiones basadas en la la roca de la consciencia crística, porque hacerlo significaría quitarte tu libre albedrío y burlar el propósito de la creación, que no es otra cosa sino el que tú crezcas a través de las decisiones que tomas. Entonces, si tú has descendido varios escalones de la escalera de espiral, puedes escalar nuevamente tomando un escalón a la vez y reemplazando la ilusión que este escalón representa por la verdad del Cristo. Esto solamente puede ser hecho a través de decisiones conscientes que solamente tú puedes hacer.

Este es el primer paso de esta importe clave. En mi próximo artículo exploraré como este cambio de enfoque en nuestras vidas producirá en nosotros un renacimiento a un sentido superior de nuestra identidad y una conexión más fuerte con la totalidad de Dios.

--

Nota: La pintura de Roerich que acompaña este artículo se llama "El Tesoro del Mundo- Chintamani". Esta es una obra con un alto grado de simbolismo que ilustra la creencia de Roerich de que el fuego divino agni será traido de las montañas en esta nueva era para iluminar la consciencia de la humanidad.  En la medida que el caballo va descendiendo por los traicioneros caminos de la montaña, todo a su alrededor se ilumina por la llama azul que emana del recipiente que contiene la piedra sagrada. Los picos que rodean el paso son como unos centinelas de roca que guardan el descenso seguro del animal.

1 comentario:

carlos dijo...

Gracias Hugo por esta clave tan hermosa que nos eleva en conciencia
Carlo Cradenas