jueves, 9 de abril de 2009

Más sobre la Amabilidad Espiritual

Siguiendo con nuestro estudio acerca de la amabilidad espiritual, que es una expresión del amor divino, hoy quiero recordar con ustedes una enseñanza dada por el Buda de la Compasión acerca de este tema en Diciembre 31 de 2008. En esta nuevamente nos recuerda que el amor significa muchas veces sacudir a las personas de su estado de consciencia actual y desafiar sus falsas creencias para que esto las impulse a buscar la libertad de la esclavitud a las que su ego las ha sometido.

Yo tengo que admitir que he luchado mucho con este tema y que siempre se me ha dificultado ser muy directo, por miedo a no ser aprobado por los demás. Sin embargo, desde que el Buda de la compasión dió esta enseñanza, he estado haciendo un esfuerzo consciente para desarrollar este aspecto del amor que complementa perfectamente el aspecto suave que es aquel con el cual todos estamos más familiarizados.

Los dejo entonces con las Enseñanzas del Buda de la compasión acerca de la amabilidad:

Ahora, les diré que significa el hecho de que YO SOY un Buda de la Compasión: Soy un Buda de la Compasión porque siempre deseé servir cuando estuve encarnado en la Tierra. Sin embargo, en mi consciencia semi-dormida  tenía una percepción inferior del servicio mediante la cual creía que servir era darle amor y cosas materiales a las personas, escucharlas y simplemente darles consejos. Aunque  esta forma de servir ayudó a muchos a elevarse, no les dio el punto de aceleramiento total en el cual se dispararan a convertirse también en un Buda como yo, en el YO SOY en la Tierra.

Y entonces en el punto en el que descubrí  y desperté a la consciencia de que YO SOY el todo, de que YO SOY el Buda, entonces llevé mi servicio a un nivel superior y entonces  dejé de mimar y de acariciar el ego de las personas. Porque cuando servía en esa consciencia inferior, antes de despertar como un Buda, tenía miedo de retar su ego y sus falsas creencias porque pensaba que estas personas podrían enojarse conmigo y podrían perder su cariño hacia mí.

Pues bien, una vez desperté a la consciencia de que YO SOY Ese YO SOY entonces simplemente me di cuenta que yo no necesitaba el cariño de ninguna persona en la Tierra porque todo el amor incondicional que necesitaba descendía de Dios. Entonces, decidí que iba a ser amoroso cuando tenía que ser amoroso, pero no iba a ser amoroso para que las personas me amaran y me dieran cariño, o para volverme una persona popular. Iba a ser amoroso porque sabía exactamente la cantidad de amor que esas personas necesitaban para elevarse y ser el más. Y sabía que cada cosa que hiciera para estas personas era con el único y exclusivo fin de que ellos fueran el más y se aceleraran hacia la consciencia del Buda.

Así que les daba amor cuando era amor lo que tenía que darles, pero sin embargo cuando estas personas necesitaban que las sacudiera,  que las despertara, que retara todas las mentiras de sus falsas creencias, entonces dejaba de ser un Buda amoroso y miraba de una manera directa a los ojos a las personas y  los retaba. Los miraba de frente y les decía: “he aquí estas son tus falsas creencias, he aquí las mentiras de tu ego que estás viviendo, he aquí el sueño miserable de tu ego que estas experimentando,…. Despierta!”. 

Y me convertí en un espejo para ellas mismas, de tal manera que pudieran ver la viga que no podían ver en su propio ojo. Así que yo les mostraba  su viga, y en ese momento les puedo decir que muchos me odiaron, que muchos desarrollaron rencor contra mí, porque ese Buda de la Compasión les estaba exigiendo que despertaran, que se miraran al espejo y que fueran el Más.

¿Pero saben qué, amados? Cuando estas personas me daban la espalda y se alejaban enojadas contra mí, yo ya no estaba atado a tener que recibir su cariño y me sentía feliz porque cumplía mi misión, que era la de ser el YO SOY en la Tierra. De forma que el YO SOY simplemente ES. Ser el YO SOY significa dar lo que se tiene que dar sin esperar nada a cambio, sin esperar gratitud, sin esperar cariño, sin esperar amor.

Simplemente eso era lo que les entregaba, pero les puedo decir algo: el noventa por ciento de las personas a las cuales les reté sus falsas creencias y su ego, tomaron lo que les di y siguieron “mascando” estas palabras hasta que un día - en un año, en un mes, en diez años o en veinte años- mi mensaje llegó a calar en lo profundo y su alma dijo: “No más!, siento que lo que me ha dicho ese Ser es verdad, a pesar de que en su momento me pareció tan perverso por decirme tantas cosas que no me gustaron. En verdad siento que hay algo dentro de mí que tengo que cambiar”. Entonces estas personas volvieron la espalda y regresaron a mí, regresaron hacia la Presencia de Dios dentro de ellos y despertaron.

Entonces, ese sacudón directo que yo les di realmente les sirvió. Así que amados, YO SOY el Buda de la Compasión y tengo dos aspectos: uno es el del amor incondicional y el otro es el del poder que es directo, que es fuerte y que actúa sin temor a perder el cariño de las personas.

Así que, amados, si ustedes quieren ser un Buda realmente deben tener esa capacidad de darle amor a todas las personas cuando lo necesitan, pero deben tener también esa capacidad de manifestar el poder y decirle a las personas lo que le tengan que decirles en su momento. De lo contrario incluso pueden permitir que alguien haga karma por no hacerle caer en cuenta de un error por el tonto temor de caerle mal o de herirle el ego.

Ese mismo día, este mismo Ser, en la sesión de preguntas y respuestas nos siguió exponiendo más claves sobre cómo expresar ese aspecto recio del amor, y sobre cómo evitar caer en los extremos negativos de la ira o el enojo. También nos mostró que debemos trascender el miedo que tiene nuestro ego a que otros lo rechacen o lo critiquen, porque lo realmente importante es expresar nuestra Luz y manifestar a la Presencia YO SOY que muchas veces quiere hablar a través de nosotros expresando este aspecto recio del amor que despierta al ego de otras personas de su sueño dualístico.

Esta es la totalidad de la respuesta que dió el Buda de la Compasión a la pregunta de cómo debemos expresar este aspecto fuerte del amor:

Hay una pregunta sencilla que debes hacerte en este momento y es: ¿A quién sirves?, ¿Sirves a Dios, al YO SOY ESE YO SOY, o acaso sirves al ego de las demás personas que necesita ser mimado o acariciado?. Este es el punto en el cual se llega al cruce de caminos, a la “Y”. A la izquierda está el camino en el cual puedes seguir trabajando para el ego de las personas, mimándolo y acariciándolo para caer bien. De esta forma mantendrás tu máscara humana. Por otro lado puedes tomar el camino de la derecha y decir: “De aquí en adelante voy a servir a Dios y cuando Él me inspire en mi corazón que tengo que decirle algo a alguien lo haré”. 

Esto no quiere decir que le tengas que decir las cosas a las personas con odio, con rabia o con cólera, porque incluso podrías hacer mucho más daño que quedándote callado. Se trata de decirlo con fuerza, desde el corazón pero sin caer en la cólera, sin caer en la crítica, sin caer en la condenación ni en el juicio de esa persona. 

Realmente la clave es exponerle a otros de una manera imparcial toda la situación que estás viendo y que esa persona necesita mejorar. Pero si se lo dices involucrando tus emociones o lo haces emitiendo un juicio hacia esa persona, poniéndola en un paredón, entonces realmente estarás traicionando los principios que queremos dar. 

Existe una línea muy delgada entre juzgar a una persona y ayudarle a que vea la viga en su propio ojo. Recuerda que nunca se debe hacer este trabajo con cólera ni con rabia. Además, debes entender cuál es la motivación profunda que hay en tu corazón. ¿Es acaso la de hacer sentir mal a la otra persona, incluso humillándola?, o ¿realmente quieres ayudar a esa persona a que se eleve en consciencia, a que sea Más, a que despierte, y entonces queriendo ayudarla le expones esos aspectos?. 

Entonces hazte la pregunta cuando quieras exponer un aspecto del ego de alguien: ¿Lo hago realmente por amor a esta persona o lo hago porque esta persona me cae tan mal, me fastidia tanto que voy a hacerla sentir mal y voy a humillarla para que se sienta como una basura?. 

La motivación es muy importante en este caso y a la pregunta que me planteas “¿Cómo hacer para hacer esto?”, pues no hay otra forma de hacerlo sino haciéndolo. Realmente hay que empezar soltando ya la tontería de querer mantener la máscara humana ante el ego de otros. Debes soltar las expectativas de que la gente te vea como la buena persona, como la persona cariñosa y amorosa. 

Pues amados, no se esmeren tanto en cultivar esa máscara humana porque sin importar que lo que ustedes hagan sea bueno o malo siempre van a ser el blanco de las críticas de las personas. De todas maneras van a ser criticados, de todas maneras se van a mofar de ustedes. Así que simplemente díganse a sí mismos: “pues bien si de todas maneras las personas de alguna u otra manera me van a criticar por lo que hago, pues lo voy a  hacer a la manera de Dios y si me critican por hacerlo a la manera de Dios pues que lo hagan”. Eso es mejor que a ustedes los critiquen por estar haciendo las cosas a la manera del ego.

Así que amados, suelten ya esas expectativas y esas tonterías de estar pensando en lo que la gente debería pensar de ustedes y realmente digan: “voy a servir a Dios de aquí en adelante y voy a ser un instrumento de Dios para despertar a la gente, para moverla, para darle la cantidad de amor que necesitan y para darle la cantidad de poder que necesitan en un momento dado”. 

En nuestro próximo artículo sobre el amor exploraremos el otro aspecto, el aspecto tierno y comprensivo del amor a través de un ejemplo sacado de una experiencia real.

5 comentarios:

Ema dijo...

Gracias Hugo,
muy importante la enseñanza del Buda de la compasión, a mi también me cuesta mucho mostrarles a las personas algún hábito negativo que para mi esta muy a la vista, por temor a lastimarlos más que al temor de que me den la espalda, me alivia mucho comprender mejor que a veces uno mima al ego sin darse cuenta. Espero mejorar en esto, teniendo al mismo tiempo la vigilancia de que no sea mi ego que quiera empezar a mostrarles la viga en el ojo a los demás creyéndose que es el Buda de la compasión encarnado, es muy probable que nos suceda esto más de una vez.

Walter me gustaría si puedes explicarme o alguno de mis hermanos o algún Maestros, sobre este asunto que no lo tengo muy claro, puedo a veces darme cuenta cuando actúa el ego y cuando puede ser El Cristo, pero no se cuando es el alma y cuando es el ego ¿Qué actitud o sentimiento tendría el alma a diferencia del ego? ¿Cuando es el alma que sufre y cuando es el ego? Pensé que cuando me venía el pensamiento que la meta de la Ascensión para algunos individuos comunes como yo era inalcanzable era mi ego en plena acción, pero cuando vi. que Walter en el plan de las 24hs. Dice cuando nos prometemos dejar un hábito por el resto de nuestras vidas nuestra alma ve esto como una meta inalcanzable y cae presa del desaliento. Desde ya muchas gracias a los hermanos a Walter o a algún Maestros por lo que puedan aclararme.
Un abrazo.

hernando s. dijo...

ola veo como el amor del BUDA nos da otra oportunidad para ayudar a trascendes o que alguien nos ayude, porque si estamos cometiendo un error y no tenemos quien nos diga lo malo que estamos haciendo, terminamos mal. no sabia que la pregunta que te hacia wualter estaba en el blot. se que dios nos ilumina cuando somos uno con el , espero que alguien me diga cuando estoy cometindo alguna falla, asi como la ayuda que puedo prestarle a elisa para que no se karme,abrazos a todos y otro paso al frente.

Hugo. dijo...

Hernando,

Tienes razón, parte de la compasión es ayudarle a otros a sacar la viga de su propio ojo. Aunque eso es difícil a veces porque hemos crecido en una cultura donde eso no es bien visto, debemos aprender a desarrollar esta cualidad espiritual de forma que nuestra Presencia YO SOY pueda expresarse a través de nosotros sin bloqueos.

Saludos,

Hugo.

Walter dijo...

Hola Emma, ya tengo tu respuesta pero ha salido un poco larga, así que la enviaré a Hugo para que me haga el favor de ponerla como articulo. Es muy interesante abrir un foro a cerca de este tema tan importante.

Ema dijo...

Gracias Walter!
Esta pregunta me ronda desde hace un tiempo, te agradezco de todo corazón.
Un abrazo.