jueves, 28 de mayo de 2009

Los enemigos del SER (Parte V)

Hoy retomamos nuestro estudio de "los enemigos del SER". Ya hemos visto que son los desencarnados y que son los demonios. Hoy veremos un tipo de seres un poco diferentes, pero que en general están detrás de todas las adicciones conocidas por el hombre: las entidades.

Yo recuerdo de mi experiencia personal que cuando conocí estas enseñanzas había una parte de mí quería avanzar en el sendero, pero había otra parte de mí que me empujaba fuertemente a seguir disfrutando de las cosas del mundo. Hasta ese momento nadie me había explicado nada acerca de lo que eran las entidades. En algún momento empecé a sentirme agobiado por mis viejos deseos y por no poderlos ver satisfechos. También empezaba a superar algunas adicciones a sustancias o a procesos, pero a veces era tal la presión interna por hacerlas que terminaba cediendo, para luego sentirme culpable por no haberme sostenido en una vibración superior.

Un día le comenté esta situación a otra persona en uno de los grupos de estudio de Summit Lighthouse, y esta persona me entregó el conocimiento del círculo y espada azul de la poderosa Astrea, el cual podía invocarse a través de los decretos dinámicos, que son una forma de oración que los Maestros entregaron en esa dispensación. Puedo decir que a partir de ese momento experimenté un alivio inmediato en mi campo áurico y una liberación de esos deseos que me mortificaban. Obviamente puse mucho de mi parte, y esto facilitó enormemente el proceso. Pero en ese punto entendí que la limpieza espiritual de nuestro campo de fuerza es un elemento clave en nuestro caminar espiritual.

Para entender un poco mejor qué son y como operan las entidades, los dejo con un extracto del libro de Lorraine Michaels "El sendero del SER":

Una entidad es una creación que surge del reino del plano astral. El plano astral es un cinturón mental y emocional de energía que rodea el planeta físico. Está formado por los deseos de la humanidad, así como de sus creaciones mentales que no hacen parte de la Realidad de Dios. Una vez una entidad ha sido creada, esta puede juntarse con otras entidades similares y formar una entidad conglomerada que también se puede denominar "la bestia". Una entidad puede contribuir negativamente a cualquier mal hábito que un ser humano pueda haber adquirido. Una "bestia" puede contribuir negativamente hacia una masa de personas en un área, por ejemplo en una empresa, en una ciudad, en un país o incluso en una familia en particular.

Por cada hábito negativo que exista en los seres humanos existe una entidad. Por lo tanto, para todas las cosas creadas en este mundo -que no son parte de la Realidad de Dios, y que surgieron a partir de la mente y las emociones de los hombres- habrá una creación en el plano astral que sostiene ese hábito o negatividad. Por lo tanto, pueden haber cientos de tipos de entidades. Estas en su mayoría se "pegan" a un ser humano que tiene vibraciones similares. Muy parecido a un imán que atrae fragmentos de metal a sí mismo, una entidad o varias entidades serán atraidas a una persona con la misma polaridad.

Al igual que los desencarnados, la única forma de remover las entidades consiste en soltar los hábitos mentales o emocionales negativos que las atraen. Así que no habrá nada que las mantenga en uno, una vez que uno haya escogido no involucrarse más en cualquier forma de perversión de la Luz.  Los ángeles y las huestes angelicales las removerán de ti cuando así lo pidas en tus oraciones. Pero si continúas generando la negatividad que las atrae, entonces los ángeles dejarán de responder a tus llamados.

Al igual que la historia de las fábulas de Esopo, en la cual un pastorcito pedía ayuda gritando "Lobo", cuando no había ningún lobo. Después de que las personas vinieron a ayudarlo muchas veces y no vieron ningún lobo, ellos ignoraron sus súplicas sinceras cuando un lobo real amenazó sus ovejas. Por eso, si tú pides ayuda, solicitando que te liberen de las entidades, y no haces nada para cambiar los hábitos y su causa, los ángeles te harán un bien dejándote solo con ellas para que aprendas tus lecciones.

¿Cómo puedes saber que tienes entidades? No hay una forma definitiva para distinguir a las entidades de los desencarnados o de otras fuerzas oscuras a menos que uno sea un hábil sanador o un estudiante espiritual avanzado. Pero una forma de reconocer si tú posiblemente tienes algunas es mirar a tu vida y encontrar algo que sabes que no es bueno para ti, o reconocer un hábito que te daña a ti o a otros. Si tienes algo que haces o que consumes que te gustaría soltar pero no puedes, este es un buen signo de que tienes una adicción y de que esa adicción es fortalecida por una entidad de algúna clase. Algunos ejemplos de creaciones humanas que estan asociadas a entidades son:

La nicotina.

El alcohol.

La cafeína. 

Los juramentos.

Las mentiras.

El azúcar refinada.

Las adicciones al sexo, a la comida, a la violencia.

El egoísmo extremo.

Muchas personas quisieran soltar las adicciones pero se dan cuenta de que o no tienen la voluntad o no tienen la fortaleza para luchar contra aquello que les causa que continúen con sus malos hábitos.  La razón de que siempre es difícil soltar estas adicciones  tiene que ver con los refuerzos que de estos hábitos hacen las entidades. Por eso es que necesitamos la intercesión de los ángeles y de las huestes celestiales para que nos ayuden a deshacernos de estas fuerzas oscuras. Además, la oración para ayudarnos a reforzar nuestra voluntad y nuestra fuerza -si uno tiene problemas con esto- también es importante. Se necesita determinación, voluntad y desición para superar una adicción hasta su extinción. Pero una vez que la adicción se ha ido -junto con las fuerzas oscuras que la acompañan- sentirás un alivio y libertad para disfrutar la vida sin ese peso que te hala hacia abajo a hacer cosas dañinas para ti y para otros. Y sentirás una sensación de victoria por ser capaz de ser el maestro de tu propio mundo.
 

4 comentarios:

Ernesto dijo...

Hola a todos!
Me quedaron algunas dudas, con este artículo:
La entidad no tiene inteligencia propia, ¿verdad? ¿O sí? ¿Sólo actúa por el tipo de calificación de la energía y se agrupa a afines intensificando sin una acción inteligente?(Como una cierta cantidad de energía actuando en masa). ¿O busca con algún grado de inteligencia influenciar para generar más de su calidad y de esa manera alimentarse?(por el simple hecho de que la energía lleva inherente inteligencia). ¿Cuál es la relación entre el hábito y la entidad? ¿La entidad hizo al hábito o el hábito a la entidad? ¿Las entidades fueron creadas "concientemente" (a propósito, con fin determinado) o también en forma inconsciente? Estas dudas me quedaron ya que creo que si entendí bien, la entidad no sería un ser autoconciente como en los dos casos anteriores pero si la creación de seres conscientes. ¿Es así?
Gracias y hasta pronto!

Hugo dijo...

Hola Ernesto,

Algunas de tus preguntas son muy interesantes. He decidido ampliar un poco sobre el tema en el próximo artículo. Allí veremos cosas muy interesantes sobre estos seres que nos darán mucho más entendimiento sobre el tema.

Saludos,


Hugo.

LUZ MARINA dijo...

Me crea una duda al respecto ... quisiera que me corrigieran si estoy errada. Nosotros atraemos a estas entidades y les damos entrada a nuestro campo energético;ellos son seres independientes que solo busca quien cómodamente los acepte y les entregue luz, los miro como una especie de larva, parásito o algo así ???

Bueno afortunadamente contamos con estas enseñanzas para empezar a trabajar y así ir erradicando todos estos seres de nuestro de nuestro ser.

Les cuento que desde la semana pasada, he estado muy juiciosa y disciplinada trabajando con astrea y pureza, y a lo largo de esta semana he estado muy tranquila, igual mi hijita. A este trabajo le he agregado un dosis lo suficientemente grande de amor y las cosas van superbien.

Gracias nuevamente a todos por su apoyo y sus oraciones, Los amo de manera incondicional y agradezco a DIOS por contar con una Familia espiritual como los son todos ustedes.

Carlos A dijo...

Hola,
Debo admitir que ha sido una tarea díficil abandonar mi adicción, pero gracias estas entregas y la los 12 pasos de la Comunidad del Amor, he venido soltándome de estas entidades, me pasa algo particular y es que en momentos e los que me encuentro en paz, es cuando más me asalta este instinto por consumir aquello que me tiene atado. Creánme que han sido muchos años tratando de dejarlo, sólo ahora entiendo, gracias a estas enseñanzas, el verdadro camino de la liberación. Dios los Bendiga y gracias.