viernes, 1 de mayo de 2009

Mentira Dualística No. 2: La Creencia de que Dios es un Dios iracundo y vengativo

Hoy vamos a explorar otra de las mentíras dualísticas que han permeado de forma considerable la consciencia de la humanidad: La idea (y la imagen) de que Dios es un ser iracundo, vengativo y enjuiciador, que desde su trono en el Cielo reparte castigos y condenación para la humanidad que ha desobedecido sus leyes sagradas.


La Madre María en su libro "Las Claves Maestras de la Abundancia Divina" explora en detalle esta falsa creencia que a muchos nos ha acompañado desde épocas muy tempranas en nuestra vida gracias a nuestra cultura y a las creencias religiosas que refuerzan esta imagen de un Dios enjuciador.


Dejemos entonces que sea la Madre María la que nos guíe a través del estudio de esta falsa creencia, que por más común que sea, debemos procurar erradicar de nuestra propia psique y aceptar la imagen de un Dios que nos ama incondicionalmente porque somos parte suya:


Muchas personas han sido criadas con dos ideas que hacen muy difícil que crean que pueden volver a entrar al Reino de Dios en cualquier momento. Una de esas ideas es el concepto de que Dios es un Dios iracundo y enjuiciador que está sentado en un trono en el cielo, mirando desde allá todos tus movimientos. De acuerdo a esta creencia, este Dios está listo a juzgarte y condenarte por todos los errores que cometas –e incluso a mandarte al infierno si violas sus mandamientos.


Amados, Yo sé que este concepto de un Dios bravo en el cielo ha sido reforzado por varias religiones en este planeta. Desafortunadamente, incluso muchas iglesias cristianas refuerzan esta falsa imagen, este ídolo, de Dios. Por lo tanto, yo espero que hayas internalizado lo suficiente mis enseñanzas para que estés dispuesto al menos a considerar la posibilidad de que esta imagen de un Dios iracundo y externo es de hecho una imagen gravada en piedra, creada por la mente del anti-cristo.


Tal y como he intentado explicarte, Dios no es quien te castiga. Tú eres el que se castiga a sí mismo porque el Universo actúa simplemente como un espejo. Si tú entierras tus talentos en la tierra de la conciencia dualística, estás enviando el mensaje de que la vida es una lucha, y por lo tanto el espejo cósmico reflejará de vuelta a ti situaciones que confirmen tu creencia de que la vida es una lucha. Igualmente, si tú aceptas la imagen de Dios como un Dios bravo y castigador que te castigará por tus errores, entonces estás enviando esa imagen al espejo cósmico. Y qué crees que el espejo cósmico te retornará de vuelta?


Amados, la consecuencia de lo que te he dicho es que cuando estás atrapado en el ser mortal, en la consciencia de la dualidad, tú te conviertes en una profecía que siempre se cumple. Aquello que envías es reflejado de vuelta por el espejo cósmico. Si tú te sientes restringido de la abundancia de Dios, el universo te enviará circunstancias externas que reflejen tu creencia de que Dios es un amo injusto que deliberadamente retiene la vida abundante.


Amados míos, ¿pueden ver la inmensa importancia de esto? A través de las eras los seres humanos han sostenido la imagen de un Dios externo que es iracundo y enjuiciador. Por lo tanto, cuando algo malo le pasa a las personas, ellos tienden a razonar que esto debe ser un castigo de Dios por sus pecados.  Cada cosa mala que les sucede a las personas solamente refuerza la imagen del Dios iracundo y enjuiciador. Y a través de muchas generaciones y muchos siglos esta imagen de un Dios bravo se ha incrustado en el inconsciente colectivo. Algunas personas lo han aceptado por muchas vidas de forma que encuentran muy difícil soltar este becerro de oro.


Pero como te he dicho, el Creador está más allá de la creación. Esto quiere decir que no existe una imagen en el mundo de la forma que pueda certeramente representar la Totalidad de tu Creador. No hay palabras que puedan describir adecuadamente , y la consecuencia es que ninguna escritura religiosa puede dar una descripción completa del creador. Por lo tanto, cuando tú estableces una imagen de Dios, estás automáticamente creando una imagen gravada en piedra, y por lo tanto estás violando los dos primeros mandamientos dados a Moises (Exodo 20:3-4). Tu imagen gravada en piedra se vuelve un Dios falso que ahora empiezas a adorar en lugar de adorar al Dios verdadero que está más allá de cualquier imagen que cualquier ser humano pueda crear, cualquier imagen que pueda ser creada a través de palabras.


Mis amados, el verdadero significado de los dos primeros mandamientos dados a Moisés es que si tú creas una imagen de Dios que está basada en la dualidad de la mente del anticristo, entonces esta imagen será inevitablemente una imagen gravada en piedra, una imagen falsa. Esta imagen dualística eclipsará al Dios verdadero, y por lo tanto tú empezarás inevitablemente a adorar un Dios falso de tu propia creación o de la creación de alguien más –probablemente el falso maestro que viene vestido de oveja. Tú adoras a un Dios que está estático, mientras que Dios es el Rio de la Vida que está siempre fluyendo, siempre trascendiéndose a sí mismo.


Amados, no estoy aquí para destruir su fe en la religión o en una religión en particular. Pero si tú eres un verdadero buscador espiritual, y si estás preocupada acerca de volver de vuelta al hogar del Reino de tu Padre, debes inevitablemente llegar al punto en el que estás dispuesto a cuestionar la imagen de Dios que te han presentado desde que eras niño. Debes estar dispuesto a considerar que quizás la imagen de Dios que promueve tu religión ha sido influenciada por la mente del anticristo. Y seguramente, si tú has sido criado(a) con la imagen de un Dios iracundo y enjuiciador, puedo asegurarte que esta imagen no solamente ha sido influenciada por la mente del anticristo sino que de hecho surgió de esta mente del anticristo.


Mis amados, esto es fácil de ver cuando reconoces dos hechos simples. Te he dicho anteriormente que todo es creado de la sustancia de Dios, del Ser de Dios. Por lo tanto, tú eres creado a partir del ser de Dios, lo que quiere decir que eres una parte del Ser de Dios. Tú no estás separado de Dios; tú eres realmente una extensión de Dios. Por lo tanto, si Dios decide castigarte, Dios se estaría castigando a sí mismo, y qué sentido tendría esto para una persona en sus cabales? El otro hecho que necesitas saber es que la mente del anticristo está basada en el sentido de separación de Dios, la ilusión de que cualquier parte de Dios, algo creado por el creador o por algún co-creador, puede estar separado de su fuente. Amados, pueden ver que una vez que un ser consciente acepta la ilusión de la separación, se vuelve posible que este ser pueda crear una imagen gravada en piedra del Dios que ahora ve por fuera de sí mismo?


4 comentarios:

alde dijo...

Hola todos.

En alguna parte yo leía que en el fondo tenemos miedo de Dios porque al creer que nos habíamos de Él, seríamos castigados, un temor surgido en el momento de nuestra aparente separación, un temor original.
Yo puedo ver la falsedad del Dios castigador que la iglesia nos ha vendido y gracias a eso durante todo mi trabajo he ido poco a poco deshaciendo esta idea del castigo divino.

Al final de la enseñanza María nos dice:

“Tú no estás separado de Dios; tú eres realmente una extensión de Dios”

“…la mente del anticristo está basada en el sentido de separación de Dios, la ilusión de que cualquier parte de Dios, algo creado por el creador o por algún co-creador, puede estar separado de su fuente.”

Si esto realmente nunca sucedió, y por lo tanto todo lo que supuestamente debería acarrear tampoco sucedió ¿por qué habríamos de temer ser castigados por algo que nunca hemos hecho?


Un abrazo

Reyna García dijo...

Hola a todos, Hola Alde, estoy totalmente de acuerdo contigo, desde que era niña me negueba aceptar que Dios fuera un Dios Castigador, ya que esa fué la forma en que a muchos de nosotros nos inculcaron, sin embargo cuando cominsas a experimentar en la vida y a tomar dicisiones poco acertadas inconcientemente crees que Dios te castiga, ahora ya sabemos que eso no es asi, ahora sabemos que somos UNO con El que es AMOR INCONDISONAL. Un abrazo
a todos.
Reyna.

Ema dijo...

Hola Alde, a mi ya me quedo claro que Dios no nos castiga, sin embargo le temo a la Ley del Karma, cada vez que califico mal la energía que Dios me envía permanentemente desde mi Presencia YO SOY, se que cosechare la siembra, es por eso que, trabajo mucho en tener dominio sobre mis cuatro caballos salvajes (cuatro cuerpos inferiores) y además invoco la Llama Violeta.
Un abrazo.

alde dijo...

Gracias Reyna, gracias Ema, la verdad es que yo también cuando pienso hacer algo incluso muchas veces después de haberlo hecho siento un temor por lo que me va a venir como Karma, como tu dices por lo que cosecharé, aunque veo que el ego tiene una gran variedad de disculpas que a la final alguna carta bajo la manga saca para justificarme.
Pero, (siempre hay un pero ja, ja) a raíz de estas lecturas y enseñanzas de los maestros me ha entrado una confusión, una duda que me gustaría compartir.
Siento que el miedo es esencialmente algo inherente al mundo dualístico ( ¿o no?) así que pienso que si siento miedo de algo, esto es una señal de que me estoy identificando con un ser separado, entonces pienso que uno no debería sentir temor por el karma ( aunque una cosa es decirlo y otra hacerlo) y en general por ninguna cosa porque funcionaría igual que la culpa, solo nos llevan de nuevo a la dualidad ( uno saca el ego por la puerta y él se entra por la ventana , ja, ja)

Pero como el universo funciona como un espejo, en realidad estamos pidiendo eso que nos será devuelto, eso es inevitable. ¿Pero cómo no sentir miedo por algo que sabemos nos va a pasar? ( y lo peor es que a veces ¡ni siquiera el miedo nos detiene!)

Mi duda es (después de toda esa carreta): ¿es el miedo una “herramienta válida” para hacer o dejar de hacer? Es decir, en este caso ¿el fin justifica los medios?

Hay alternativa?


nota: cuentame más cositas sobre el rayo violeta.

Un abrazo y como siempre Gracias.