lunes, 18 de mayo de 2009

Trascendiendo las diferencias por medio del ES

Hace un par de años el Maestro Jesús entregó unas enseñanzas maravillosas a través de la mensajera Lorraine, aunque ciertamente diferentes en estilo y forma, a las enseñanzas que habíamos recibido a través del mensajero Kim. Estas enseñanzas tienen como propósito entregarnos unas lecciones avanzadas de Cristeidad, y sobre el concepto del ES.

El lenguaje de Jesús en esta serie es ciertamente complejo y tiene como objetivo trascender algunos de los esquemas mentales a los cuales nos aferramos, y retar algunos de nuestros paradigmas tradicionales. 

En una de las células de trabajo de la Orden Fraterna estamos teniendo algunas diferencias que aún no hemos podido superar de una forma superior. En general he notado que cuando se defienden posiciones contrarias a veces pensamos que uno de los dos bandos tiene que ceder para que se llegue a una solución, y cuando esto no sucede la misma lucha de posiciones impide llegar al acuerdo.

Por cierta "casualidad" estaba buscando una enseñanza en uno de los libros y me topé con un extracto que aparece en la lección 6, que quiero compartir con ustedes, y especialmente con todos aquellos que tienen que llevar a cabo proyectos, iniciativas o desarrollos con otros buscadores espirituales que a menudo tienen una forma diferente de ver las cosas. Por lo menos a nosotros nos ha ayudado a enfocar la situación desde una perspectiva nueva y diferente.

Dice el Maestro Jesús en la lección No. 6:

No necesitamos luchar en el cielo, en la medida en que estamos de acuerdo incluso cuando no estamos de acuerdo. En otras palabras, nosotros siempre estamos de acuerdo en que existen diferencias de opinión. Cuando existen diferencias en cuanto a cómo poner en práctica un plan, estamos de acuerdo en que esas diferencias tienen un propósito y buscamos una manera de retarnos a nosotros mismos para elevarnos más y descubrir y develar alguna nueva idea en la que todos podamos estar de acuerdo.

En tu mundo, el disentir asume la forma y el modelo de lo correcto e incorrecto, discusiones tipo “yo estoy en lo correcto y tú estás equivocado”. Eventualmente, alguien se va enfurruñando porque son percibidos como los que están equivocados, o el uno se va en contra del otro y empieza la guerra. Los desacuerdos de la tierra son tan predominantes que, incluso, los hemos visto últimamente en nuestra presentación en grupo de esta enseñanza. Incluso dentro de las organizaciones que hemos patrocinado, donde le hemos dado a nuestros chelas cualquier cantidad de herramientas inimaginables para manejar el conflicto, pero todavía quedan temas sin resolver entre nuestros estudiantes.  

Nos gustaría que reflexionaran en el hecho de que si uno puede hacerlo, todos pueden hacerlo. Y lo que nosotros hacemos en el Cielo es muy posible hacerlo, incluso, mientras están atrapados en aquel nivel considerado el menos grave del plano de la dualidad. 

Es interesante la frase del Maestro, difícil de aceptar para nuestra mente acostumbrada al pensamiento dualístico, que dice "en la medida que estamos de acuerdo, incluso cuando no estamos de acuerdo". Como ven, el propósito de esta enseñanza en particular es ayudarnos a acabar con algunos de los esquemas mentales que manejamos y que nos impiden la comunión con la Verdad superior.

Para aquellos que estén interesados en darle una mirada a estas lecciones, pueden encontrarlas haciendo click aquí. Esta enseñanza en particular es ciertamente difícil de digerir, pero esta lista para aquellos que quieran hacer el intento.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es sumamente valioso ese extracto, pues llegando al acuerdo de que se está en desacuerdo, se puede seguir la ruta de encontrar en un nivel superior, que supere la diferencia, el acuerdo que se requiere para hacer efectivo un plan de acción.

Ahora bien, en relación con la comprensión de las enseñanzas espirituales esto también puede ocurrir. En ese caso será necesario tener mutua paciencia y misericordia entre los hermanos para reconocer la diferencia en las comprensiones y evitar así actitudes dogmáticas. Habrá de entenderse que cada hijo o hija de Dios está recorriendo un camino específico dentro del Sendero de acuerdo con su Plan Divino. Por ello las comprensiones pueden ser diferentes según la necesidad a satisfacer por cada alma. Habrá recordar el Camino medio del Buda, que es la Sindéresis que evita la posición dual irreconciliable.

Lo mejor será compartir cada uno sus comprensiones y cada cual tomará aquello que alimenta su alma, sin descalificar ni despreciar la visión de su hermano. Cuando se manifiesta esa comprensión es por que se está amando al otro en su singularidad en medio de la Unidad de la que somos parte.

Un abrazo,

Francisco

alde dijo...

Hay que resaltar la idea de estar de acuerdo. Cuando hay un desacuerdo esto no constituye en si un problema siempre y cuando se vea como la posibilidad de aprender algo y se asuma con la actitud de querer encontrar algo más en lo que todos estén de acuerdo. Los desacuerdos sólo son formas distintas de ver una misma cosa y no deben ser asumidos de forma negativa, no deben seguirse los consejos del ego cuando nos dice que somos disminuidos cuando alguien no ve de igual forma y que es un ataque que se nos está haciendo y en consecuencia debemos defendernos contraatacando.
Y también aprendí una nueva palabra: “Sindéresis” está bacanísima.

Un abrazo.