lunes, 15 de junio de 2009

El Sendero de la Curación (I)

Durante estos días estaba yo preparando una nueva serie de enseñanzas para los lectores de este blog, pero sucedió un evento muy especial que ha hecho que yo deje a un lado mi material por un momento y le dé paso al amado Maestro Jesús que nos quiere dar una enseñanza maravillosa acerca de cómo curarnos de las enfermedades que aquejan nuestro cuerpo físico.

Esta enseñanza surgió de una visita de nuestro mensajero a un grupo de médicos de la ciudad de Cali, que han venido estudiando de manera continua y persistente, las enseñanzas que los benditos Maestros han entregado a través de esta dispensación e inclusive la enseñanza que se entregó a través de la dispensación anterior.

Estos médicos han mostrado un interés grande por combinar en su práctica profesional, los principios espirituales que nos entregan los Maestros, y por esa misma razón fueron capaces de magnetizar la Presencia del Maestro Jesús, que a través del mensajero de habla hispana, se dedicó a resolver una serie de preguntas e inquietudes al tema de la salud, que seguramente serán de gran ayuda para otros profesionales de la medicina así como para todos aquellos que estén buscando la curación de sus enfermedades.

Hoy quiero arrancar con esta pregunta sobre el libro de "La enfermedad como camino", el cual contiene enseñanzas muy útiles que nos ayudan a reconocer las causa detras de la enfermedad.

Pregunta: Amado Jesús, yo como paciente, si me quiero ayudar a mí mismo y no tengo acceso a un médico sanador como tú lo has planteado, ¿Cómo me puedo ayudar?. Sé que hay un libro que es “La enfermedad como camino” que da unas indicaciones de cómo reconocer la viga en el propio ojo. Sé que hay un libro de Lise Bourbeau que también da unos planteamientos similares.

¿Cuál es la forma adecuada para uno saber detrás de una enfermedad particular?, ¿Cuál es el comportamiento que está detrás? Porque incluso siento que en algunos libros o se contradicen, o plantean causas diferentes.

¿Tú qué nos recomiendas al respecto para aquellos de nosotros que no somos médicos, pero que queremos ayudarnos a sanarnos a nosotros mismos?.


Respuesta de Jesús: Lo primero que recomiendo al paciente es que te dejes guiar por tu intuición. Pero yo no voy a tolerar que estudiantes de los Maestros Ascendidos se conviertan en personas fanáticas, y ahora, porque creen que están estudiando las causas emocionales de la enfermedad, van a dejar de acudir al médico.

Lo primero que yo les recomiendo amados es que acudan al médico. Para que el médico, quien es un instrumento de Dios, les ayude a reconocer cual es la causa física de su enfermedad. Y también les recomiendo amados, que sigan el proceso médico, incluyendo los medicamentos y los cuidados que les recomienden amados.

Yo sé que la medicina no está perfeccionada. Sin embargo, en este momento, y en el estado de conciencia en el que se encuentran muchas personas, es ahí a donde deben acudir.

Así que al mismo tiempo si el paciente encuentra que su médico solamente se va a enfocar en su cuerpo físico, entonces, es el papel del paciente convertirse al mismo tiempo en su propio sanador y buscar libros como los que has nombrado, para que empiece a buscar la causa de su enfermedad.

Les recomiendo que hagan la meditación del Cristo Interno, y que en el centro de esa meditación me pidan a mí, Jesucristo, que les ayude a ver las causas de la enfermedad. Les recomiendo que hagan los rosarios de la Madre María, y que le pidan a mi madre bendita, quien también es una sanadora por excelencia, que les ayude a ver la viga en su propio ojo, que les ayude a ver las causas de la enfermedad.

Pero en este punto hay un problema con el que se encuentran los estudiantes del sendero espiritual. Y es que muchas veces, de boca para afuera le piden a los Maestros que le ayuden a ver la viga en su propio ojo, pero realmente, en el fondo de su ser no quieren hacerlo. Lo dicen de boca para afuera y suenan como palabras bonitas, pero muchas veces son palabras huecas como el címbalo que retiñe amados míos.

Entonces, no es simplemente pedir de boca para afuera que les muestren las causas espirituales de su enfermedad. Sino que deben realmente estar dispuestos a verlas. Y les digo que en todos y cada uno de los casos, ver la causa emocional de su enfermedad va a resultar algo molesto, va a ser incómodo. Porque su ego se va a resistir a querer que ustedes asuman la responsabilidad por sus vidas. La Era de Acuario, a diferencia de las eras anteriores, es la era de la responsabilidad individual, es la era en la cual el individuo se hace responsable por su vida y por sus actos amados míos.

Pero el ego ha adormecido a las personas para que no se hagan responsables por sus actos, para que culpen de su salud al sistema médico, para que culpen la información genética que le han transmitido sus padres, para que culpen el smog, para que culpen a la alimentación o cualquier otra cosa. Pero no están dispuestos a mirar realmente dentro de sí la causa de su enfermedad mis amados.

Entonces, aunque este proceso resulte molesto, hay que hacerlo. Y es ahí donde se distingue el verdadero estudiante de los Maestros Ascendidos.

Amados, un estudiante de los Maestros Ascendidos muchas veces va a tener que hacer cosas que no le van a gustar, va a tener que hacer cosas que no son de su agrado, y sin embargo, si está dispuesto a cumplir la Voluntad de Dios las tendrá que hacer, amados. Es por esto que el ángel se le reveló a Juan, mostrándole el librito profético, un libro que resulta dulce a la boca pero amargo al vientre.

Amados, en el campo de la salud esto quiere decir que lo dulce a la boca es la enseñanza sobre las causas de las enfermedades, y lo que se siente amargo en el vientre es cuando realmente entras a verte a ti mismo como el responsable y creador de tus enfermedades. Esto no resulta cómodo de ninguna manera, y de hecho resulta molesto para ese sentido de paz y tranquilidad en el que quieres vivir.

Cada uno de ustedes sueña con vivir en una paz y tranquilidad absoluta. Pues amados, el hecho de sentirse responsable por la enfermedad y de ver la viga en su propio ojo, rompe con esa paz y esa tranquilidad. Pero no es la Paz de Dios, porque yo dije que no vine a traer la paz al mundo, sino la espada.

Así que la paz del ego es una falsa paz, una falsa tranquilidad, un adormecimiento, un letargo, un dopaje que mantiene al individuo centrado en sí mismo, buscando un sanador externo, buscando a alguien que venga y solucione sus problemas desde afuera, buscando un gurú de la India o del occidente que venga y le solucione su vida y que le otorgue su salvación. Esta es la paz del ego, esta es la paz que yo vine a destruir cuando dije que traía la espada de la verdad, la espada que separa lo real de lo irreal.

Así que para concluir tu pregunta, el papel del paciente consiste en estar dispuesto a romper con esa paz del ego, con esa paz fingida que te mantiene en el letargo, tomar la espada de Jesucristo que YO SOY, y romper lo real de lo irreal, y ver las causas de tu enfermedad aunque eso resulte molesto.

Si tú me pides a mí o a Madre María o a cualquier Maestro Ascendido, de corazón, sincero y honestamente que te muestre las causas de la enfermedad, ten por seguro que lo vamos a hacer.

Pero si me lo pides de dientes para afuera sin un deseo y una convicción verdaderos en tu corazón, no hay forma de que te lo muestre, porque yo no puedo violar tu libre albedrío. Y no creas que por el solo hecho de hacer una oración, de decirme que te muestre las causas de tu enfermedad, lo puedo hacer. Porque incluso si me lo dices con tus palabras, pero en tu corazón no hay la intención sincera de asumir la responsabilidad por tu vida, yo no puedo violar el libre albedrío, que es la creencia de tu corazón, aunque tus palabras digan otra cosa.

Ahora, el otro punto de tu pregunta, es que en algunos libros difieren el significado de las enfermedades del de otros libros,y en algún libro, por ejemplo, la diabetes pueda tener un significado, mientras que en otro libro pueda tener otro. Este tema es muy interesante amados. Y es que ningún libro sobre las causas de la enfermedad es una verdad en sí misma, y no existe una verdad absoluta sobre este tema, amados.

Lo que pasa es que dependiendo del paciente, dependiendo del enfermo en sí mismo, las causas pueden variar y pueden ser diferentes. Por esto, lo que hacen los libros es servir de guías. Es decir, son una guía para empezar a buscar y saber si uno se identifica con las causas que este o el otro libro dicen, si uno se identifica y siente que lo que están diciendo es verdad.

Pero amados, deben elevarse por encima de esto y buscar una técnica para ustedes mismos, encontrar sus propias causas de las enfermedades. Y esto muchas veces no lo podrán hacer solos, sino que van a necesitar de un sanador que no les va a sanar su enfermedad, sino que les va a ayudar a hacer el proceso, para que ustedes mismo hagan la sanación.

2 comentarios:

Ema dijo...

Muy buena enseñanza, gracias Hugo, es muy bueno saber que podemos contar con nuestro Amado Jesús para que nos muestre las causas de nuestras enfermedades, lo pondré en práctica.
Un abrazo.

JAIRO DE JASUS dijo...

Gracias AMADO JESUS por èsta aclaraciòn en relaciòn a la sinceridad,pues si èsta no proviene del corazòn nò es vàlida, cuanto te agradezco por Ella, pues os confieso que ahora vislumbro una claridad precisa al respecto;gracias Huguito,gracias Walter.