miércoles, 15 de julio de 2009

Liberándonos de nuestros deseos insaciables (VI)

El concepto que Jesús introduce en este punto es el de los venenos espirituales. La enseñanza tradicional del Budismo dice que en el principio existía un Buda primordial llamado Vajrasattva. Este ser se dividió a sí mismo en otros cinco Budas, que en Occidente llamamos los Cinco Dhyani Budas. Estos no son Budas que encarnaron en la Tierra sino que existen en un reino superior. Cada Buda encarna ciertas cualidades espirituales, y la perversión de estas cualidades son los venenos espirituales. Estos venenos son lo que causan el sufrimiento humano, y en consecuencia, la forma de superar el sufrimiento es liberárse a uno mismo de esos venenos. Esto puede ser hecho en parte invocando la asistencia y las cualidades espirituales de los Dhyani Budas y también superando las creencias que abrieron tu mente a esos venenos.


En el lenguaje de hoy, los Budas son miembros de las Huestes Ascendidas y sus cualidades corresponden a ciertas energías espirituales que fueron usadas para crear el Universo material. Los venenos son las perversiones de las cualidades de los Budas, en la forma de energías de baja vibración que no son capaces de fluir de vuelta al reino espiritual. Por lo tanto, al involucrarte en los venenos, tú disminuyes el flujo natural en forma de "8" entre tu Ser Superior y tu Ser inferior. Para darles una idea de los venenos veamos la lista de ellos:


-Ignorancia


-Ira y Odio


-Orgullo intelectual y espiritual


-Deseos insaciables y codicia


-Envidia y celos


-Carencia de voluntad y del deseo de ser.


Existen dos formas en las que uno puede ser afectado por los venenos. Una es producirlos internamente y la otra es tomarlos del exterior. En nuestro próximo artículo explicaremos la conexión entre ambos.


No hay comentarios: