domingo, 12 de julio de 2009

Liberándonos de nuestros deseos insaciables (V)

Siguiendo con nuestro estudio de los deseos inferiores, Jesús nos entrega otra información básica que será para nosotros de mucha utilidad.

Para esto es importante remitirnos al segundo capítulo del evangelio de Lucas, que nos muestra el último registro que tenemos de la vida de Jesús, previa a su misión:


41 Iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la pascua;

42 y cuando tuvo doce años, subieron a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta.

43 Al regresar ellos, acabada la fiesta, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin que lo supiesen José y su madre.

44 Y pensando que estaba entre la compañía, anduvieron camino de un día; y le buscaban entre los parientes y los conocidos;

45 pero como no le hallaron, volvieron a Jerusalén buscándole.

46 Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles.

47 Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas.

48 Cuando le vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia.

49 Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? (Lucas, Capítulo 2)


El próximo registro que tenemos de él es cuando aparece en la bodas de Canán, cuando convierte el agua en vino. Entonces la pregunta lógica es: ¿Qué sucedió durante todo este período del cuál no tenemos registro?


El Maestro nos dice que durante ese tiempo no hizo cosa distinta a prepararse para el cumplimiento de su misión. En otras palabras, se dedicó a caminar su sendero de Cristeidad estudiando y aplicando las enseñanzas espirituales que lo convirtieron en el Maestro de Galilea. Nos cuenta que pasó por Egipto, la India y el Tibet, a pesar de que esto sea tan difícil de aceptar por los cristianos tradicionales. Jesús se autodefine como un buscador que no puede ser etiquetado bajo ninguna doctrina en particular, así que si queremos ponerle una etiqueta podríamos decir que fue verdaderamente un místico o un buscador espiritual que buscaba la verdad divina en cualquier lugar que pudiera encontrarla.


Durante su travesía espiritual, Jesús nos cuenta que estudio la filosofía del Budismo, la cual contiene muchas enseñanzas prácticas y profundas. De hecho, muchas personas han encontrado similitudes entre los dichos de Jesús y los de Buda, lo cual no es una coincidencia. En parte porque Jesús nos cuenta que estudió las enseñanzas de Buda y en parte porque ambos bebieron de la misma fuente de verdad universal.


Con base en esta introducción, me complace enormemente decirles que a partir del próximo artículo estudiaremos una enseñanza del budismo esotérico que tiene mucho que ver con los bloqueos que encontramos en nuestra mente.


Sigan conectados.


2 comentarios:

alde dijo...

Hola a todos!

Leyendo estas historias sobre la vida y el aprendizaje de Jesús me acordé de un libro que leí (no completamente en realidad) hace ya algún tiempo y se llama “El libro de Urantia” y al final tiene un capitulo sobre toda la vida de Jesús, incluso aquella que no se narra en la biblia y dice cosas como las que Hugo nos cuenta.
No se si alguien lo ha leído y que opinión les merece o han escuchado de los maestros u otras personas.
Me entusiasma mucho este tema del budismo pues aunque no he leído mucho ( bueno sin contar que el libro Siddhartha lo he leído como cincuenta veces, ja, ja) he visto mucha afinidad con estas enseñanzas, y a veces dicen las misma cosas desde enfoques diferentes y si uno no la coge por un lado la coge por el otro, eso es lo bueno de mirar varias enseñanzas creo yo.

También me gustaría escuchar comentarios sobre la película “samsara” que me la volví a ver en estos días. (Bueno, no se si es apropiado eso aquí)

Un abrazo

Ema dijo...

Hola Alde,
Leí un poco del libro Urantia, la última parte tenía partes interesantes, No se conoce al autor se habla de una canalización,no sabemos realmente si se trato de una canalización o no, Por lo que escuche en la enseñanzas de los Maestros siempre han dejado en claro que los mensajeros de los Maestros no canalizan,Algunos se reúnen para estudiary dar cursos sobre este libro, trata sobre la creación y llaman al Planeta Tierra Urantia, mucho más no se de este tema.
La película no la vi, si leí el libro el príncipe Siddhartha, no se si será el mismo que tu has leído tanto.
Un abrazo