sábado, 8 de agosto de 2009

El valioso vacío atómico

Antes de seguir adelante con nuestro estudio sobre los deseos inferiores, quiero traer un pequeño extracto que me llegó recientemente sobre la física cuántica. Este extracto nos dará mejor contexto para entender mejor lo que Jesús nos va a explicar.

Aunque ya los filósofos griegos especularon con su existencia, el átomo es una realidad científica desde principios de siglo XX. La física atómica dio paso a la teoría de la relatividad y de ahí, a la física cuántica. En las escuelas de todo el mundo se enseña hoy día que el átomo está compuesto de partículas de signo positivo (protones) y neutras (neutrones) en su núcleo y de signo negativo (electrones) girando a su alrededor. Su organización recuerda extraordinariamente a la del Universo, unos electrones (planetas) girando alrededor de un sol o núcleo (protones y neutrones). Lo que la mayoría desconocíamos es que la materia de la que se componen los átomos es prácticamente inexistente. En palabras de William Tyler, profesor emérito de ingeniería y ciencia de la materia en la universidad de Stanford, “la materia no es estática y predecible. Dentro de los átomos y moléculas, las partículas ocupan un lugar insignificante: el resto es vacío”.

3 comentarios:

Ernesto dijo...

La física cuántica es clave para desmitificar la materia. (al menos, para aquellos que sólo creen lo que se puede demostrar científicamente).

ybety dijo...

¿PERO REALMENTE EXISTE EL VACIO?
¿NO SERA LA SUBSTANCIA QUE LO LLENA TODO EN EL UNIVERSO?.... NO SERAN LA ESENCIA DEL DIOS ....

alde dijo...

Ybety, totalmente de acuerdo, si miras la entrada "Liberándonos de nuestros deseos insaciables (XI)" encontrarás una explicaciones cheverísimas de nuestros hermanos.

Un abrazo.