sábado, 1 de agosto de 2009

Liberándonos de nuestros deseos insaciables (X)

Debido al flujo de enseñanzas acerca del sendero del YO SOY que recibimos esta semana habíamos dejado en un segundo plano nuestro estudio del sendero de la Cristeidad. Por eso hoy quiero retomar la serie "Liberándonos de nuestros deseos insasiables". Esta serie es muy importante y si bien es bastante larga, su estudio juicioso y aplicación nos traerá a cada uno enormes beneficios.

Los dejo entonces con las palabras del Maestro Jesús:

Como con todo lo demás, existe un aspecto Alfa un aspecto Omega, y solamente cuando ambos estén equilibrados por la mente Crística, podrás lograr el crecimiento sostenible. El aspecto Alfa es que no estás aquí para simplemente experimentar los placeres de la Tierra. De hecho, tú no estás aquí para aceptar las condiciones actuales de la Tierra. Si tú eres una persona espiritual, tienes un plan divino, y parte de ese plan es la de hacer tu contribución individual –expresano tu individualidad espiritual- para elevar la vibración de la Tierra hasta que el Reino de Dios –la vida abundante- se manifieste para todos. De acuerdo a esto, tu cuerpo físico tiene como propósito ser una herramienta para esta meta, y por lo tanto necesitas ver el cuerpo como tu siervo y tu ser espiritual como el amo de tu morada.


Esto solamente puede ser hecho a través de la mente Crística. Si tú estás desequilibrado en el aspecto Alfa, empezarás a ver el cuerpo como un impedimento, incluso un enemigo y empezarás a luchar por SUPRESS. En lugar de trabajar con el cuerpo, estarás trabajando en contra del cuerpo –sintiendo que él trabaja en contra tuya- y esto te hará una casa dividida contra sí misma, convirtiendo tu vida en una lucha que consume tu energía creativa de forma que quedas con poco espacio para expresar tu Plan Divino.


Por otro lado, si tú te vuelves desequilibrado en el aspecto Omega, dejarás de ver tu cuerpo como tu siervo, y probablemente empezarás a verlo como un fin en sí mismo. Por lo tanto, lo que estaba destinado a ser tu siervo, arruinará tu vida y toda tu energía creativa será consumida en la búsqueda de las necesidades y placeres del cuerpo. De nuevo, la única forma de equilibrar el aspecto Omega es la mente Crística, que te ayuda a ver que tu cuerpo no es un enemigo de tus metas espirituales sino más bien el fundamento para lograr dichas metas.


Yo Soy un Maestro Ascendido, y como la biblia dice, se me ha dado “todo poder en el Cielo y en la Tierra”. Esto quiere decir que debido a que me he unido plenamente con mi ser Superior –El Cielo- yo ahora tengo el poder supremo de la mente sobre la materia. Yo podría –instantáneamente- remover todas las enfermedades de la Tierra. Pero la Ley de Dios –la Ley del Libre Albedrío – dice que yo no puedo usar mi poder en la Tierra ya que no estoy en un cuerpo físico. Tal y como explica el Génesis, Dios le ha dado el dominio sobre la Tierra a aquellos que tienen un cuerpo físico y moran en este planeta. Por lo tanto, aunque tengo el poder de cambiar la Tierra, no tengo la autoridad para hacerlo. Solamente las personas en encarnación tienen esa autoridad, pero ellos no tienen el poder. El propósito de mi encarnación fue demostrar que todas las personas tienen el potencial de lograr el poder de la mente sobre la materia, por medio de lo cual pueden usar su autoridad para manifestar la vida abundante en la Tierra. Yo quiero mostrarte cómo lograr mi poder –o al menos una medida de él- mientras aún estás en encarnación y por lo tanto tienes la autoridad de producir cambio real.

Por lo tanto ahora ves que tu cuerpo físico es la propia plataforma para el cumplimiento de tu plan divino. Esto quiere decir que en lugar de en contra de tu cuerpo, necesitas aprender a trabajar con él. También quiere decir que para trabajar con tu cuerpo, necesitas estar en el puesto del conductor, porque si dejas que el carro se maneje a sí mismo, tú y él terminarán en un foso. Con esto yo quiero decir que si tu dejas que el cuerpo y tu mente inferior te dirijan, ellos seguirán ciegamente los deseos insaciables y tú entonces serás un seguidor ciego.

No hay comentarios: