domingo, 9 de agosto de 2009

Liberándonos de nuestros deseos insaciables (XI)

Estos días he tenido la oportunidad de leer algunas enseñanzas de la física cuántica, tal como la que habla del átomo y que colocamos recientemente en este blog. Esta enseñanza se integra de forma muy precisa con esta enseñanza que traigo hoy del Maestro Jesús, y que hace parte de esa serie de artículos sobre los deseos insaciables y el cuerpo.


Creo que aquí hay una sabiduría que a todos nos será muy útil, y que se compenetra mucho con ese aspecto del camino espiritual que estamos trabajando y que consiste en percibirnos como Seres Espirituales usando un cuerpo humano.


La enseñanza de hoy es el fundamente de una explicación posterior en la cual Jesús nos mostrará cómo logró hacer milagros aparentemente imposibles como caminar por encima del agua, y cómo se podrían llevar a cabo milagros como los de traspasar paredes.


Todo esto tiene que ver con esta ciencia de la física cuántica que ha venido surgiendo en los círculos científicos, y cuyos descubrimientos se van volviendo del dominio público con mayor rapidez.


Los dejo entonces con la enseñanza de Jesús:


Con el fin de ponerte en control de tu cuerpo, necesito que comiences un cambio muy profundo en la forma en que miras el cuerpo, e incluso el Universo material. Ya te he dicho que todas las cosas –incluso la materia “sólida”- es hecha de energía. En últimas, incluso la energía física –tal como la electricidad o la luz del sol- está hecha de energía espiritual que ha sido reducida en vibración dentro del espectro material de frecuencia. Yo te he explicado que existe una corriente de energía espiritual que fluye hacia el Universo material y gradualmente es disminuida en vibración a través de los cuatro niveles, el de la identidad, el mental, emocional y finalmente el espectro físico. En el nivel material, la energía primero aparece como ondas de energía, pero luego es disminuida al espectro que los seres humanos llaman materia. Esto es aún energía, pero para los sentidos humanos, esta aparece como materia sólida –esto a pesar de que sabes que los átomos tienen una gran cantidad de espacio vacío entre el núcleo y los electrones. ¿Cómo forma este conocimiento la base para esta nueva visión del cuerpo?


Desde que fuiste a la escuela, has sido programado para ver el mundo en una forma que está muy enfocada en los sentidos físicos, lo que quiere decir que está centrada en la materia. La ciencia esta igualmente enfocada en la materia, incluso al punto de que muchos científicos creen que si una teoría propone una causa que está más allá de la materia, no es en realidad una teoría científica. Como un ejemplo de esto, sin duda has visto el experimento que muestra un imán y cómo se forma alrededor de él un campo de fuerza en forma de líneas elípticas concéntricas. Incluso desde que eras niño te han dicho que es el imán el que produce el campo de fuerza, y tú has creido esa afirmación, ya que no conocías nada diferente. Muchas personas espirituales han llegado a creer que todas las cosas tienen un campo de fuerza a su alrededor, incluyendo sus cuerpos físicos. Pero la mayoría de ellas creen que esto funciona de la misma forma que el imán, o sea que creen que el cuerpo físico produce el campo energético. ¿Puedes ver que esta visión del mundo es una visión del mundo basada en los sentidos? Los sentidos físicos pueden ver el cuerpo pero no pueden ver el campo de energía, y por eso los sentidos automáticamente asumen que lo que ven es la causa y que lo que no ven es meramente el efecto.


En realidad, la ciencia debió hace tiempo librarse de esta –anticuada-visión del mundo basada en los sentidos. Por lo tanto, tú deberías haber sido criado con una visión del mundo mucho más amplia. Pero dado que este no ha sido el caso, depende de las personas espirituales liberar sus mentes de la visione del mundo materialista y basada en los sentidos, y en la cual cada fenómeno debe tener una causa material.


Por lo tanto, ¿Cuál es la consecuencia para el cuerpo? La consecuencia es que tu cuerpo no produce el campo energético; es el campo energético el que produce el cuerpo. Tu campo de energía tiene cuatro niveles. El más alto en vibración es el nivel de la identidad. Incluso a este nivel superior, existe una matriz para tu cuerpo físico. Si tú tienes un sentido correcto de ser un ser espiritual con un propósito superior, la matriz de tu cuerpo será una que soporte tu plan divino (que en algunos casos puede implicar el tener que experimentar una enfermedad física). Existe otra –y más detallada- matriz de tu cuerpo en la mente mental y otro en el emocional. Finalmente, existe una matriz del cuerpo en el espectro material y esa matriz es –naturalmente- la que da como resultado las características físicas de tu cuerpo. De hecho, el campo energético en el espectro material tiene una parte que es tan densa que parece física para tus sentidos –esto es lo que llamamos tu cuerpo.


Yo necesito que medites profundamente en lo que estoy diciendo aquí, aunque reconozco que para la mayoría de las personas tomará cierto tiempo integrar estas ideas. Tú sin duda has visto la figura de un átomo que parece como un sistema solar en miniatura con un núcleo y unos electrones girando en una órbita, tal como lo hacen los planetas. Todo lo que denominamos materia sólida es producto de dichos átomos, pero cuando miran la figura, puedes ver que el átomo es principalmente espacio vacío. Sin duda has escuchado que tu cuerpo está conformado en un 70% por agua, por lo tanto no es tan sólido como se ve. Pero vamos un paso más allá y entendamos que tu cuerpo está conformado en un 100% por átomos, pero los átomos son en un 99% espacio vacío. La distancia entre el núcleo y los electrones en la mayoría de átomos son relativamente mayores que la distancia entre la tierra y el sol. En otras palabras, un átomo está conformado por una pequeña fracción de lo que se denomina partículas subatómicas y el resto es puro espacio vacío –y esto es así para TODA la materia.


6 comentarios:

alde dijo...

Hugo, interesantísimo este tema, de todo mi gusto. Leyendo el comentario me surge una inquietud. ¿A que crees tú que se refiere la palabra vacío?, ¿puede existir realmente algo vacío, sin nada? (esa es de las fáciles ja, ja)

Un abrazo

Hugo dijo...

Alde,

Si esa es de las fáciles, no me quiero ni imaginar cuando venga la difícil...je,je

Para mí el vacío es algo así como el eter, o la luz mater. Me das una idea para hablar de eso en otro artículo posterior.

Es un tema complejo, pero vale la pena abordarlo y estudiarlo con más detenimiento.

Te prometo que no me voy a olvidar de tocarlo cuando se de la oportunidad.

Saludos,

Hugo.

Ernesto dijo...

Hola Alde, con espacio vacío se refiere simplemente a que no encuentras otra partícula. Es decir (y esto pensando en función a un sólo átomo, y no a una molécula como varios átomos juntos)la distancia o espacio que resulta entre las partículas integrantes (de un sólo átomo), en relación a que es mayor la distancia entre las partículas que componen el átomo, comparada al tamaño que estas partículas tienen.

alde dijo...

Gracias Hugo, Ernesto.

A ver, yo siempre he creído que Dios es todo, es decir es la unidad, entonces no debe existir ningún sitio "vacío", es decir alguna parte (algo separado, dualidad) donde no está Dios, bueno a menos que el vacío también haga parte de lo que es Dios.

Espero disculpen a esta mente loca, ja, ja. esto se parece tal vez a la discusión sobre cuantos ángeles caben en la cabeza de un alfiler.

un abrazo.

Ernesto dijo...

Hola Alde,
lo que sucede, es que no hay vacios (como la ausencia del ES), sino vacio como espacio sub-atómico no ocupado en ese instante por una partícula. Pero recuerda que se refiere a eso, espacio, y no a la ausencia del ES, ya que todo es mente, y la manifestación en la materia sólo es energía u ondas en una vibración más baja, entonces donde no hay materia, hay mente o luz o energía vibrando más alto. Si vas más allá, y piensas en todo como energía, la única diferencia es que en este plano una parte vibra tan bajo que se materializa, entonces puedes ver que no hay vacíos. Al menos no a nivel atómico. La física cuántica ha comprobado que a nivel sub-atómico la materia se forma al ser observada, y cuando no, se mantiene en forma de onda o energía. Por lo tanto, no hay vacío. No hay ausencia de Mente, de lo que ES. Un abrazo!

alde dijo...

Gracias Ernesto, ya la pillé. todo es mente, que bien!.

Un abrazo.