domingo, 20 de septiembre de 2009

El camino a la Reserva Divina, ¡Ser Amor! (2)

Hoy les traigo la segunda y última parte de esta serie que explora más en detalle el concepto de la Reserva Divina.

----

Un Rosario dado en la Danza Cósmica del Amor

No fue sino hasta que El Morya enseño el amor por el Padre, a un grupo de los que asistieron a la conferencia en Colombia, que yo pude realmente entender lo que significaba “Reserva”, y así pasarles este conocimiento a la gente de Colombia. Me pidió que le preguntase al grupo: “¿Quién ve y siente a El Morya como amor?” Muy pocos levantaron la mano. A ellos les pidió acercarse y dar un rosario con Él, mientras que el resto dio un rosario con la Madre María y Kim.

Lo que quedó claro después del rosario, fue el poder del Padre como amor. La mayoría del grupo que no eligió dar el rosario con El Morya, dudaban su amor por El Morya o encontraban más sencillo amar a la Madre María. Los que vinieron conmigo e hicieron el rosario con El Morya, sentían una afinidad especial por Él. Vinieron porque ellos percibían a El Morya como Amor. Muchos estudiantes de los Maestros Ascendidos perciben a El Morya como un Maestro severo y disciplinario. Pero en realidad, hay un lado de Amor en El Morya que no es percibido hasta que se adquiere una cierta unidad con el Padre-Madre Dios, que trasciende miedo y temor, el sentirse indigno y muchos otros atributos del ego humano.

En esa unidad con El Morya –expresando nuestro amor por el como representante del Dios Padre- sentimos un aumento de poder durante todo el rosario, que fue tangible en muchas y distintas formas, para aquellos que daban el rosario. Algunos emocionados hasta las lágrimas. Nos enseñó cómo dar el Rosario de la Luz Infinita en esta Danza de amor del Padre-Madre Dios, fluyendo atrás y adelante en el amor del Padre por la Madre, y de la Madre por el Padre. Y culminando en el nacimiento del Cristo, y luego la limpieza por el Espíritu Santo en el regalo de la Llama Violeta. Y ése rosario nos enseñó el flujo cósmico de la danza de amor, entre la Trinidad de la Sagrada Familia de la que somos parte.

Cuando estamos en ese cuerpo de la Madre, libremente expresando amor hacia ambos, Padre y Madre, mientras somos (Siendo) el Cristo aquí abajo, entonces tenemos la “Reservada” faceta de esta relación con Dios Padre. El Padre es “Reserva” y nosotros somos “Reservado”. Cuando nos mantenemos en ese flujo de amarnos como el Cristo, Hijo amado del Dios Padre-Madre, Siendo el Cristo en acción, estamos en lo “Reservado”. Entonces tenemos acceso a esa Reserva y a lo que Dios tiene almacenado para que nosotros hagamos con ese Poder en esa Reserva. Todo lo que necesitemos puede ser, y será provisto a nosotros, mientras nos mantengamos en el marco de las leyes del Padre. Pero si tenemos miedos o algún sentimiento de ser indignos, en cualquier instante que permitimos esa expresión a través nuestro, nos desconectamos de la Reserva y del Poder Divino que es nuestra herencia legítima.


4 comentarios:

Reyna García dijo...

Bueno ya que ando aqui leyendo quiero platicarles que ya hace muchos años, le tuve mucho miedo al Maestro More, me saltaba las lecciones que tenian que ver con el por el miedo que me daba el solo hecho de escuchar su nombre, poco antes de encontrar shangrala tuve una hermosa conexion con El, y comenzo una relacion mas estrecha con el, aprendi a amar la voluntad del Dios-Padre-Madre, tanto que hoy estoy literalmente enamorada asi enamorada y el lo sabe de todo lo que representa MORE, descubri que es un Padre muy Amoroso y un Gran Gran Mestro y Amigo. Gracias Ernesto y Hugo por este excelente articulo que nos ayuda a comprender mejor la reserva y reservado, lo lei en ingles pero se comprende mejor asi.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Sabes hermana, a mi pasaba algo parecido con el Maestro More, y hace poco nos toco transcribir un dictado de el, y senti su presencia llena de amor como tu dices, nada que ver con lo que antes sentia por el.
Es todo amor, Ternura y su disciplina es muy diferente a algo que provoque miedo.
Yo también te amo Maestro.
un abrazo

Hugo dijo...

Hola Reyna,

A mi nunca se me olvidan las palabras de alguien que una vez me dijo que a pesar de que el Maestro More parece tan fuerte y recio en su forma de ser, en realidad él usa "calcetines de color rosado".

Reyna García dijo...

jajajajajaj, si Asi es Hugo.
Gracias.