miércoles, 2 de septiembre de 2009

La oración más efectiva

Quiero compartir con ustedes algunas de las preguntas que respondieron los Maestros en el retiro de verano.

----


Pregunta: Amado Buda, ¿Qué hay cuando el YO SOY en mí o cualquiera de mis hermanos hace llamados para que las situaciones en este hogar planetario mejoren?, ¿Hasta qué punto pueden esos llamados ayudar para equilibrar esas situaciones?


Respuesta: Los Llamados son importantes, la oración es importante. Si ustedes sienten en sus corazones la necesidad de orar para pedir cambios a nivel planetario, hay que seguirlo haciendo porque eso es poderoso y realmente genera un impacto.


Pero orar para que haya un cambio afuera, si ustedes no han generado un cambio adentro, no es sino hipocresía mis amados. Este es el enfoque de querer arreglar afuera lo que ustedes no han arreglado dentro de ustedes mismos.


Es decir, si no te puedes llevar bien con tu esposa, ¿Cómo puedes orar para que Hugo Chávez y Álvaro Uribe se lleven bien?, eso es hipocresía. Lo que yo digo es que primero tienes que trabajar contigo mismo haciendo que se haga en ti ese cambio que quieres ver afuera.


Cuando tú no generas el cambio interno y pides que se genere un cambio afuera, esa oración tiene muy poco impacto mi amado, el impacto es tan mínimo que ni siquiera se siente. Pero cuando tú haces las paces con tu esposa, o con tus hermanos, o con aquellas personas que han decidido ser tus enemigos y estás en paz con ellos, y luego haces una oración por la paz del mundo, esa oración es muy poderosa amados, esa es mucho más poderosa.


¿Sabes por qué es esto así? porque toda oración que hagas invoca Luz, y esa Luz que invocas de la Presencia YO SOY primero entra a ti y luego se va al mundo.


Tú no puedes dar de los que no tienes. El cambio que quieras ver afuera hazlo primero adentro. Porque cuando lo de adentro y lo de afuera, se vuelvan Uno, entonces vendrá la integridad. Mientras tanto estarás dividido entre el “aquí” y el “allá”.


2 comentarios:

Ernesto dijo...

Qué importante esto. Me llamó mucho la atención esta parte, dado que rara vez pensamos en esto:

"Cuando tú no generas el cambio interno y pides que se genere un cambio afuera, esa oración tiene muy poco impacto mi amado, el impacto es tan mínimo que ni siquiera se siente"

Realmente para detenerse a pensar y revisar nuestras costumbres, no?

Hugo dijo...

Recuerdo que ese día en la conferencia que dimos sobre Paradigmas y Principios, basado en el libro de los 7 hábitos de Covey, lo que él propone es una nueva forma de pensar, es decir, un paradigma que trabaja las cosas de adentro hacia afuera. Es decir, si quiero cambiar lo externo debo reconocer que lo primero que debo cambiar soy yo mísmo.

Ese día estabamos muy sintonizados con este paradigma, con este enfoque. Y creo que al estar abiertos a esto los Maestros pudieron reforzar la enseñanza de este concepto, que como dice Ernesto, nos obliga a pensar y revisar nuestras costumbres y enfoques.

Saludos,

Hugo.