sábado, 19 de septiembre de 2009

Siendo el Buda (III)

Hoy les traigo la última parte del discurso de Gautama Buda acerca de cómo ser el Buda, o el YO SOY en la Tierra.

-----

Amados, qué interesantes son todas estas experiencias que hemos vivido, porque por miles de años has recorrido un sendero espiritual para alcanzar algo que ya eras desde antes de empezar el sendero. ¿No es acaso gracioso? Que demos la vuelta por decenas de miles de años: de Lemuria a la Atlántida, de la Atlántida a India, de India a Europa, de Europa a América… Y siempre viajando por el mundo buscando una experiencia espiritual. Fuiste católico, y fuiste judío. También fuiste musulmán y fuiste hinduista, y algunas veces no fuiste nada de esto. Otras veces presumiste de ser ateo, y estuviste aquí y allá buscando algo. Y después de todos estos miles de años de dar toda la vuelta, esta vuelta gigantesca de este ciclo de 25.800 años, llegas al mismo punto donde empezaste; y te das cuenta simplemente, que llegas aquí para saber que ya eras lo que habías tratado de ser todo este tiempo. ¿No vale la pena amados… no vale la pena amados, reírse de este proceso? Que simplemente es tan loco. ¿Cómo la mente humana puede ir a buscar algo, y a tratar de ser algo, que ya es?


A mí, personalmente, me hace mucha gracia. Porque Yo vine desde la estrella hermana Venus, y trasegué por todos los aspectos espirituales que ustedes se puedan imaginar, hasta llegar a ser el príncipe Sakyamuni. Pasé por todo este proceso para darme cuenta, que todo lo que había tratado de lograr hace mucho tiempo, simplemente ya lo era; y que Yo era el YO SOY en la Tierra.


Así que ahora debo decirles, que otro de los grandes problemas del Sendero espiritual y del Sendero de la Budeidad es el siguiente -y éste es el paso definitivo de la Cristeidad a la Budeidad- en la Cristeidad estás viendo las reglas que dicen “no comas esto”, “no comas aquello”, “no hagas lo otro”. Están bien, amados, esas reglas son necesarias y no estoy discutiendo contra ellas.


Pero en la Cristeidad, muchas veces, tienes un miedo profundo a cometer errores. Tienes un miedo profundo a equivocarte. Y ése paso decisivo que deben dar, amados, y es uno de los rasgos claros de un YO SOY. Un YO SOY en la Tierra toma decisiones, hace lo que siente que tiene que hacer en su Corazón. Sigue los impulsos de su Corazón, y hace lo que tiene que hacer, y dice lo que siente que tiene que decir. Ése es un YO SOY en la Tierra.


Pero ser un YO SOY en la Tierra no significa que se es perfecto, porque aunque sea un YO SOY caminando en la Tierra, todavía una porción de su consciencia está anclada en el mundo de la dualidad: en el mundo etérico, metal, emocional y físico; y existen muchas probabilidades de que cometa errores. Pero, ¿saben qué sucede, amados? Un YO SOY en la Tierra no teme cometer errores. ¿Y saben por qué, Mis amados? Porque cuando el YO SOY en la Tierra se arriesga, está Siendo el YO SOY. Eso es lo que significa el Siendo. Es actuando, viviendo. No siendo perfecto, nunca dijimos eso, sino Siendo, actuando y moviéndose en el mundo de la forma.


¿Y saben qué pasa, Mis amados, cuando un YO SOY en la Tierra comete un error? ¿Qué sucede? Pues que aprende de él. Aprende la lección para no volver a cometerlo. ¿Y saben qué pasa cuando un YO SOY en la Tierra sigue un impulso interno, pensando que estaba en lo correcto, y termina equivocándose? Pues le sirve para aprender a diferenciar los verdaderos impulsos puros de su Corazón, y los falsos impulsos que vienen de la mente, o del cuerpo emocional, coloreados y parecidos a los impulsos del YO SOY. O sea que, nunca hay pérdida.


Un YO SOY en la Tierra nunca pierde, porque sea que se equivoque, o sea que haga lo que tenía que hacer, siempre va a ganar, porque siempre va a aprender una lección. Siempre va a aprender a afilar y desarrollar más su discernimiento. Pero en cambio, muchos de los estudiantes espirituales que Yo veo, prefieren quedarse quietos, cruzados de brazos, con tal de no actuar, con tal de no hablar, con tal de no equivocarse y de no cometer un error. Y al negarse el derecho legítimo a equivocarse, se están negando el derecho legítimo a aprender y a Ser MÁS.


Un ejemplo de esto son las personas que han trabajado en la Fundación Caridad Yo Creo en Mí. Las cuales se han equivocado tantas veces, Mis amados, ¿pero saben qué? Ellos estuvieron dispuestos a equivocarse, a aprender de los errores, y a seguir adelante. Mientras que hay personas que no sirven, porque se creen esta mentira que dice: “Hasta que yo no haya sanado mi alma, no puedo ir a servir”. Eso es una mentira del ego, que trata de evitar que sean prácticos. ¿Saben cuál es el mensaje detrás de esto? El mensaje inconsciente es que ustedes tienen que ser perfectos para servir. Entonces nunca van a servir, porque humanamente nunca serán perfectos. Yo Gautama Buda, nunca fui humanamente perfecto. Yo fui perfecto y Soy perfecto porque Soy el Buda, pero humanamente tenía un cuerpo etérico, mental, emocional y físico dentro de la dualidad. Tenía un rango de errores que cometía, Mis amados. No quiero decir que era tan imperfecto como la mayoría de las personas de esta Tierra; sin embargo tenía un rango de errores que cometía, Mis amados. Y eso no estaba mal, en realidad eso no representaba un problema para Mí. Porque ¿saben qué? Este es otro aspecto del Sendero del YO SOY: aquí desaparece el sentido de culpa, de empezar a culparse y darse golpes de pecho cuando cometen un error. Aquí ya no existe el sentido de culpa. Aquí ustedes, simplemente, están en un sentido de constante aprendizaje; y saben que cuando cometen el error, tienen que aprender de él y tienen que salir del error, y tienen que aprender la lección, Mis amados.


Así que, entrar al YO SOY no significa ser el ser perfecto que se han inventado que yo era. Porque ¿saben qué, Mis amados? A través de estos 2.500 años desde que estuve en la Tierra se han inventado miles de leyendas sobre Mí. ¿Y saben qué dicen esas leyendas? Que Yo realicé Mi Iluminación de un día para otro. Y que a partir de ese momento, Yo, me convertí en un ser perfecto y ya jamás volví a cometer errores. Ésa es la más grande mentira, Mis amados.


Colocaron a Gautama Buda en un pedestal tan alto, que ya nadie cree que Me puede alcanzar. Y entonces se creó la religión budista. Yo nunca creé la religión budista. ¿Y saben cuál es el problema con los budistas? Que son eso: budistas. Yo no necesito budistas, Yo necesito Budas. Porque budista significa “seguidor de Buda”. ¿Y Yo para qué necesito que me sigan, o que sigan el Sendero, o que me adoren, o que coloquen una imagen de oro o de marfil, en algún lugar, y me canten mantras? ¿Para qué me sirve eso a mí? ¿En qué forma podría Yo beneficiarme con un budista en este planeta? En cambio, cuando despierta un Buda, Yo sí me beneficio. Porque, entonces, es uno más que se une para generar un cambio planetario, y un cambio en consciencia.


Para que despierte un Buda es necesario que estén dispuestos a dejar el temor a equivocarse, ese temor a cometer errores que proviene del ego, que proviene de la religión, ese temor que está basado en la mentira de que Jesucristo era perfecto, que Mark Prophet era perfecto, que Gautama Buda era perfecto. Eso es pura cháchara, pura charlatanería del mundo, Mis amados. La perfección, nunca se va a alcanzar en este plano.


Sin embargo, ustedes pueden saber qué es lo perfecto, porque ustedes son el YO SOY en la Tierra. Y pueden saber que, en esencia, ustedes son perfección; aunque, humanamente, a veces se equivoquen, Mis amados.


YO SOY Gautama Buda


OM Buda


Buda OM


6 comentarios:

Ernesto dijo...

Hay algo que me he estado preguntando. Entiendo más o menos el por qué un Yo Soy en la Tierra puede cometer errores, ya que aún está envuelto en la dualidad. Pero lo que me pregunto es, antes de la caída, antes de ser envuelto en la dualidad, ¿por qué los individuos en el "Edén" cometieron el error de comenzar a caer gradualmente? Es decir, en ese momento, aún no estaban en la dualidad. Y lo otro que me pregunto es: ¿Por qué no se puede llegar a un punto en este plano, en que la dualidad ya no afecte al individuo antes de la ascensión? Sería interesante saber un poco más de la dualidad, además de que nos lleva a pensar en extremos opuestos. Otro punto interesante sería saber cómo son las características del Yo Soy que recién comienza a experimentar en este plano, ya que se toca el tema inocencia como motivo de caer en el engaño. O tal vez yo he simplificado mucho algo que tomó mucho tiempo...

Hugo dijo...

Hola,

Ese es un tema complejo que Maitreya trata en gran detalle en su libro de las Claves para la libertad espiritual.

Lo que yo recuerdo es que parte de la vulnerabilidad de los individuos del Edén era que comenzaron en un estado de no dualidad pero no tenían muchas experiencias almacenadas y además sentían un enorme deseo de experimentar. Maitreya dice que a muchos se les explicó el concepto de la dualidad y que eso los dejó contentos. Esas almas ascendieron posteriormente.

Otras almas por su parte decidieron probar de la dualidad y poco a poco se fueron alejando de su conexión divina, hasta que esta se rompió bruscamente.

Otro de los puntos claves es que una vez las almas sucumbieron al tentador, y se equivocaron, tenían la oportunidad de volver. Pero en ese momento la serpiente les hizo sentir auto-condenación por su error y les instó a pensar que Dios no los perdonaría por haberse alejado. En ese momento, estos seres inocentes aborrecieron el momento en que les tocó tomar desiciones y vieron este proceso como el causante de su caída.

Se negaron entonces a tomar más decisiones y necesitaron que alguien las tomara por ellos. Aquí fue que nació el ego.

Pero en últimas los individuos del Edén cayeron porque la ley les permitía experimentar, pero les daba el beneficio de hacerlo con un gurú que los guiaba y orientaba a pesar de sus errores. Lo que yo siento es que la influencia de la serpiente era lo suficientemente fuerte como para "descarrilar" a muchas de estas almas inocentes, lo cual efectivamente sucedió.

Hugo dijo...

volviendo entonces a las preguntas de Ernesto:

¿por qué los individuos en el "Edén" cometieron el error de comenzar a caer gradualmente?

Eran almas inocentes, sin mucha experiencia, y altamente influenciables tanto para bien como para mal. Además sentían el deseo de experimentar.

¿Por qué no se puede llegar a un punto en este plano, en que la dualidad ya no afecte al individuo antes de la ascensión?

Yo no creo que no sea posible. Lo que si creo es que requiere un esfuerzo grande, ya que la dualidad ha permeado prácticamente todas las esferas de la interacción humana. Creo que uno de nuestros objetivos espirituales debería ser llegar a este punto.

¿Otro punto interesante sería saber cómo son las características del Yo Soy que recién comienza a experimentar en este plano?

Para mí este es un tema muy interesante, porque lo que he visto es que a pesar de que un ser logre o tenga conexión con el YO SOY, esto no garantiza que pierda esta conexión por su deseo de experimentar y someterse al mundo exterior.

O sea que debe haber una experiencia de unidad maravillosa, pero al no conocer el alma nada más probablemente se ve atraída al exterior, al mundo dualístico, y termina creyendo que este mundo dualístico tiene más para ofrecerle.

En el caso de nosotros que hemos probado de este mundo de la dualidad, y hasta cierto punto estamos cansados de él, y de estudiar por tantos eones en la "escuela de los golpes duros de la vida", creo que una vez logremos la unidad con el YO SOY la vamos a valorar tanto que no vamos a querer perderla nuevamente.

Ernesto dijo...

Excelentes respuestas Hugo! Gracias! Entonces, no es errado pensar que al principio, en el Edén (por referirnos de alguna forma a ese estado primero), el individuo no era tampoco la plenitud del Yo Soy?
Y lo otro, la Presencia Yo Soy ha experimentado antes en otros planos previo a su experimentación en el plano de la matter? O la Presencia Yo Soy es creada a partir del Yo Soy ese Yo Soy para experimentar como individualidad de Dios en los planos de la matter?

Walter dijo...

El YO SOY es pleitud en sí mismo,pero proyectó una parte de sí al mundo de la materia. Esa extensión del YO SOY vivía en un estado de consciencia muy elevado, pero aún no habia madurado completamente el concepto de Unidad con el YO SOY.
La Presencia YO SOY ha tenido experiencias anterioren en los planos del Espiritú donde se ha alimentado de diversas vivencias en cada uno de los Rayos en el Sol Central.

Ernesto dijo...

Gracias por las aclaraciones Walter!