lunes, 16 de noviembre de 2009

Los Serafines de Dios (III)

Cuatro Serafínes son asignados para proteger a los buscadores espirituales que adoran a Dios en su corazón de la arremetida del karma mundial que desciende. Los Serafínes también preparan las almas para el proceso ascensión. Podemos invocar todos los días la plena armadura de Justinius para que sea colocada sobre nosotros, así como su espada, escudo, sus placas protectoras y su casco sobre los cuales están escritas las palabras, "Santo es el Señor"

Los Seráfines traen el fuego del Ser desde el Sol hacia las esferas inferiores. Por lo tanto ellos son Seres de fuego y manifiestan ese fuego como un amor por Dios. Tal y como lo expresa la teología Cristiana, los Serafines son seres de pura luz y tienen comunicación directa con Dios. Ellos resuenan con el elemento fuego que simbólicamente se asocia a la purificación y al amor. El origen de la palabra Serafín viene de la palabra "Saraph". Saraph en todas sus formas se usa para denominar un estado ardiente, ígneo.

El poder del Gran Sol Central es transmitido y transformado por y a través de los Serafines. Justinius ha explicado que los Serafínes pertenecen a la orden de Serapis, el Maestro del cuarto rayo de la pureza de Dios.

No hay comentarios: