jueves, 10 de diciembre de 2009

El verdadero amor (II)

Parte de la falsa enseñanza que han entregado los falsos gurues y Maestros, y especialmente muchos que se autoproclaman como parte del movimiento "Nueva Era" tiene que ver con el concepto del amor incondicional. Estos Maestros, proclaman con gran fanfarria que debemos amar a los demás incondicionalmente. ¿Pero, es esto lo que nos han enseñado los Verdaderos Maestros?

Hoy quiero traer un extracto del Maestro Jesús, que entregó hace varios años a través de Elizabeth Clare Prophet, donde nos da una interesante explicación de cómo ellos definen su amor:

Bien, amados, no existe eso del amor incondicional por parte de los Maestros Ascendidos para sus hijos en la Tierra, porque esto sería una imposibilidad. Ya que amar a un hombre es amar su carácter y sus acciones, así que tendríamos entonces que amar aquellos con deseos asesinos, aquellos que son de la Oscuridad y del sendero de la izquierda, que no aman la Luz, porque sus actos son malignos. Tendríamos entonces que amar la infamia del hombre en contra del hombre y amar al hermano que mata al hermano.


Tal como Caín fue rechazado por el Señor Maitreya por su pecado, igualmente hubiera sido aceptado si su ofrenda hubiese sido aceptable. Sin embargo, amar el punto de Luz dentro del corazón, el punto de Luz que es Dios, es amar el potencial de la semilla. Pero si un hombre no ama ese potencial para ser en Dios, él no dará a Luz el fruto de la consciencia Divina. Por lo cual Jesús maldijo la higuera que no daba frutos y Juan el Bautista extendió el hacha a la raíz del árbol del fruto malo diciendo: “Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego” (Mateo 7, 19).

Por lo tanto, a menos que un hombre confirme y frutifique el don de la identidad Divina él la perderá. Y un hombre sin la auto-consciencia Divina no es sino un robot de carne y hueso que no tiene capacidad para el Amor Divino, ni para recibirlo ni para entregarlo. De todo lo que es capaz es del flujo y el reflujo de la simpatía humana.

Amados corazones, se necesita que exista, sin embargo, el amor incondicional de tu parte por Dios y por la gran jerarquía spiritual de la Vida enviada por Dios para gobernar y enseñar a las razas raíces de la Tierra. Y esto implica confianza. Porque para que le des amor incondicional a Dios y a su jerarquía deben extender confianza a veces a un Dios desconocido y a un Gurú desconocido.

No hay comentarios: