viernes, 4 de diciembre de 2009

Los Misterios de la Cábala (II)

Hoy empezamos a profundizar en los conceptos más importantes de la cábala que son El Arbol de la Vida y los Sefirots. Después de lograr este entendimiento nos concentraremos en entender la conexión que existe entre esta enseñanza y el Sendero del Ser, tal y como lo enseña la Mensajera Lorraine.

Para comenzar vale la pena enfatizar el hecho de que la Cábala es una enseñanza mística e interna que ha estado rodeada por una gran dosis de secretismo.

Pero quizás el aspecto más conocido de las enseñanzas de la Cábala es el Arbol de la Vida y su diagrama de los Diez Sefirots* (que pueden ser descritos como las emanaciones divinas o aspectos de Dios). Por medio del Arbol de la Vida, los místicos nos han revelado, a través de una forma gráfica, los orígenes místicos de Dios y la creación del alma. Dicho de otra forma, la Cábala nos enseña a entender las interacciones entre el hombre y la Divinidad.

Dos libros forma la base del Cabalismo, el Zohar (llamado el libro del Esplendor o de la luz) y el Sepher Yetzirah (el libro de la Creación). A través de los siglos, estas enseñanzas estuvieron veladas para las masas, y se las consideraba "secretas", y acccesibles solamente a un limitado de hombres religiosos eruditos. No fue sino hasta el siglo XVIII que ciertos Rabinos sintieron la necesidad de compartir estas enseñanzas y abrir este conocimiento a la gente del común.

Los cabalistas lograron una grandiosa hazaña. Ellos crearon una forma de entender la vasta personalidad de Dios, de la cual todos somos parte, al desglosarla en diez aspectos denominados los sefitot. Luego ellos agruparon esos aspectos en diferentes combinaciones y asignaron diferentes cualidades a esos grupos.

Podemos aprender a acceder al poder de los Sefirot al familiarizarnos con esta facetas de la personalidad de Dios y al entender lo que querían decir los místicos que incursionaron en sus poderes y los diagramaron en el árbol de la vida.

Los Cabalistas agrupan los Sefirot en tres columnas, o pilares, dentro del Árbol de la Vida. La columna de la mano derecha del Árbol está conformada por Hokhmah (o Chokmah), Hesed (o Chessed) y Netzah. Los Sefirot en esta columna tienen una polaridad positiva y masculina. La columna de la mano izquierda está conformada por Binah, Gevurah y Hod. Los Sefirot en esta columna tienen una polaridad negativa y femenina. La columna central la conforman Keter (o Kether) en la parte alta, Tiferet (o Tipheret) en el medio y Yesod con Malkuth en el fondo. Las tres columnas asumen cualidades propias. Los cabalistas llaman a la columna de la derecha el Pilar de la Misericordia. La columna de la izquierda se denomina el Pilar del Juicio o el Pilar de la Severidad. Estas dos columnas se asocian con las fuerzas de oposición en el universo.

Los cabalistas definen a Dios en su esencia como el Ein Soft o "infinito" y que no puede ser conocido. Para conocerlo y para conocernos a nosotros como Seres con potencial Divino, él despliega sus atributos o Sefirots como emanaciones de Luz. Es solamente a través de estos Sefirots que Dios se puede conocer. Pero los Sefirot -los atributos de Dios- siguen siendo uno con, e inseparables de, Ein Soft (la esencia de Dios, el Absoluto). Uno no debe ver o pensar en los Sefirot como etapas intermedias entre el Absoluto y su creación, sino más bien como fases del Ser equivalentes a la trinidad Cristiana que expresa al Ser Supremo como un tres en uno (Padre-Hijo y Espíritu Santo).

En nuestro próximo artículo empezaremos a explorar cada uno de los Sefirot y sus atributos.

Nota: Parte de la información de este artículo viene del libro "La Cábala, la clave para tu poder interno" de Elizabeth Clare Prophet.

*La imagen que acompaña este artículo muestra el Arbol de la Vida y los Sefirots. Puede darle doble click a la imagen para verla más grande.

No hay comentarios: