sábado, 5 de diciembre de 2009

Los Misterios de la Cábala (III)
















Keter, Hokhmah y Binah: La Primera Tríada

En el artículo anterior vimos cómo los cabalistas definieron unas características para la agrupación vertical de los Sefirot en el Arbol de la Vida. Los diez sefirot son las fuerzas del poder que Dios creó y que gobiernan el universo, y la idea es que el hombre use esos poderes para traer a Dios a la tierra. Los cabalistas explican que el lado izquierdo del árbol de la vida es femenino, "siendo la fuerza del juicio" y el derecho es el lado masculino, "siendo la fuerza la misericordia". Adelantandome un poco puedo decirles que la meta del hombre consiste en unificar estos sefirot en uno solo convirtiendose (Siendo) Malkuth, que tal y como lo muestra la Gráfica del Árbol de la Vida, es el sefirot que se encuentra en la parte inferior.


Otra de las formas en que los cabalistas agrupan los sefirot en el árbol de la vida consiste en dividirlos en tres tríadas (grupos de a tres), cada una de las cuales expresa un elemento único de la personalidad de Dios. La primera tríada está conformada por Keter, Hokhmah y Binah y representa el reino de la Sabiduria y el Entendimiento, pero desde la perspectiva Divina. En otras palabras se refiere al proceso de pensamiento de Dios, que sin embargo se puede volver el proceso de pensamiento en nosotros. Recordando las palabras del apóstol Pablo: "Que en vosotros esté también esa mente que estuvo en Cristo Jesús".


Keter o Corona, es el sefirot más elevado en el Árbol de la Vida. Keter y Ein Soft (el absoluto o la "nada") son muy identicos. En el Zohar, Keter es llamado "el Anciano Sagrado". Algunos cabalistas dice que debido a su proximidad con Ein Soft, Keter no puede ser conocido. La Mensajera Lorraine nos dice que Keter es la máxima y más elevada sabiduría, que está más allá de la comprensión humana y más allá de este mundo. Es como una corona que se coloca por encima de la cabeza. Pero solamente a través de Ser Malkuth es que logramos acceder a Keter y traer a la manifestación la divina esencia (Ein Soft) siendo y expresando los diez sefirot.


Hokhmah, o Sabiduría es el segundo Sefirot. Los cabalistas la llaman el "Principio" porque Keter es eterno y no tiene principio. También representa el principio masculino y a menudo se le llama Abba, o Padre. Por lo tanto Hokhmah, o Sabiduría, es el Padre de toda la creación.

El tercer sefirot se denomina Binah, que puede ser traducido como Entendimiento. Binah es el sefirot superior en el Pilar del Juicio o de la Severidad tal como Hokhmah es el sefirot superior en el Pilar de la Misericordia. Aquí vale la pena anotar que una cualidad que asociamos como maternal que es la Misericordia, en la Cábala representa la naturaleza del Padre, mientras que una cualidad que consideramos paternal como el Juicio o la Severidad, en la cábala representa a la Madre. En la cábala Hokhmah es masculino y activo mientras que Binah es femenina y receptiva. Mientras que Hokhmah es llamado Abba o Padre, Binah es llamada Imma o Madre. Y así, Binah es la Madre Divina. Hokhmah y Binah son nuestros padres originales. Juntos crearon los siete sefirot inferiores y luego toda la creación animada e inanimada. Los cabalistas enseñan que así como Binah es el utero de la Gran Madre de la cual surgió toda la creación, también es la Madre amorosa a la cual la creación retornará al final del tiempo.


Si uno mira a los evangelios, se puede observar que Jesús se identificaba con la Sabiduría de los Salmos y de Proverbios. Esta sabiduría representa a Hokhmah, y era precisamente a él a quién Jesús se refería como Padre (Abba). Sin embargo, hay un conocimiento que se perdió cuando la consciencia de la serpiente se apoderó del Cristianismo original, y es que Jesús también se refería a su Madre Binah (Imma).

Porque la Sabiduría de Hokhmah solamente está presente cuando es acompañada por su contraparte femenina: Binah, que es el Entendimiento Divino (En Apocalípsis 13: 18 se habla de "el entendimiento que tiene sabiduría"). Cuando esta Unidad no se manifiesta, la Dirección Divina se convierte en la sabiduría intelectual de los ángeles caídos, o sino en el entendimiento desprovisto de la Luz y de la Dirección Divina de Hokhmah porque uno no está encarnando la Pureza de la Madre y por lo tanto no está en capacidad de recibir su Espíritu. En el caso de Jesús, él solamente puedo convertirse en el Cristo cuando se convirtió en un recipiente para el Espíritu Santo, que es la Presencia de la Madre Divina, porque la palabra “espíritu” es femenina en hebreo.


Esta primera tríada representa la cabeza en el cuerpo humano y se asocia al elemento fuego. El Sefer Yetzirah dice que los cielos fueron creados a partir del fuego. Keter, Hokhmah y Binah son los que le dan el nacimiento a la segunda triada, y que estudiaremos en nuestro próximo artículo.

Quiero darle mis agradecimientos más profundos a Lorraine Michaels y a Johan Aanen de Holanda, por sus aportes valiosísimos a este artículo.

1 comentario:

HERNANDO SUAREZ. dijo...

Y TAMBIEN AGRADECIMIENTOS A HUGO POR SU LABOR EN ESTE MEDIO. QUE NOS SIRVE A TODOS Y A TODAS. SALUDOS .