sábado, 2 de enero de 2010

Anatomía de un alma que cayó (IV)

Hoy les traigo otra entrega de las enseñanzas de Kuthumi acerca de la vida de Ignacio de Loyola. En este fragmento el Maestro nos muestra cómo la compañía que él creó desde su estado de unidad con la mente luciferina, ha infiltrado la Iglesia y también como esta orden ha sabido neutralizar el descenso del karma por sus obras, gracias a su cercanía con la iglesia católica y a las almas de luz que hacen parte de ella.


Nos dice el Maestro:


A pesar de la aparente sumisión de su compañia para “la mayor gloria de Dios” y al bien de las almas, la falsa jerarquía buscó usar la orden militante de Loyola para hacer de la educación un fin en sí mismo y no el medio para la espiritualidad y la vida espiritual. Su obendiencia jurada al Papa, “el principio y el fundamento” de la sociedad, era otro mecanismo ingenioso de la falsa jerarquía –no solo la forma para justificar los fines de control del Anticristo dentro de la Iglesia, sino también el medio para lograrlo. Esta lealtad jurada al vicario del Cristo logró para los Jesuitas una inocencia externa y una inmunidad interna a su propio karma. Les voy a explicar.


La historia de la Compañía está rodeada de la desconfianza por parte de la iglesia y el estado hacia Loyola y hacia todos los que lo siguieron. Esta desconfianza está basada en la vibración siniestra que emanaban muchos de sus miembros, una vibración que siempre era registrada por las almas de los seres de luz, aunque una prueba fehaciente con hechos y datos nunca pudo establecerse. Ellos fueron expulsados de un país tras otro por sus prácticas nefarias y por sus desmesurados deseos de poder, riqueza y control de los gobiernos y de las economías de estado. En 1773 la orden fue suprimida por el Papa (Clemente XIV), solo para ser aceptada nuevamente por el Vaticano en 1814 (Papa Pio VII). Tan solo en 1957, los Jesuitas fueron reprendidos por el papa (Pio XII) durante la congregación de la compañia que se celebró en Roma.


Pero los ángeles caídos que controlan desde el plano astral la manifestación externa de los falsos maestros y sus enseñanzas saben que a fin de lograr sus fines, a menudo deben hacer componendas permitiéndoles a sus representantes manifestar alguna semblanza de obediencia a Dios y a sus leyes, haciendo por lo tanto solo el suficiente karma positivo que los pueda proteger de su propio karma negativo. Al declarar su lealtad al Vicario del Cristo, el cuarto voto que toma la élite de la compañía, los miembros de la orden ganaron aceptación que incluso los llevo a lograr la canonización dentro de la Iglesia.


Además, por medio del juramento de obediencia ellos han logrado la protección de la Iglesia para su filosofía y prácticas luciferinas dentro de sus mismas paredes. Al aceptar la Compañía de Jesús como parte de sí misma, la Iglesia le ha extendido a esa compañía el momentum de su propio karma favorable logrado en el servicio al Cristo y a la humanidad. Este buen karma entonces se interpone en el descenso del mal karma de la compañía sobre ella misma. Y la misma presencia de seres de luz dentro de la orden era en sí una forma de expiación por las obras de los malvados.


Esta es la psicología de los caídos y la forma en que trabajan su ciencia punto por punto, siempre buscando atar a las almas de luz a almas de oscuridad y viceversa para detener la mano del karma inminente; porque ellos saben que los Señores del Karma siempre protegerán a los Hijos de la Luz. Sin embargo, ese “siempre” no quiere decir para siempre. Porque después de haber tenido las suficientes oportunidades para separarse a sí mismos de los ángeles caídos y de la consciencia de las masas en la alquimia del Cristo y habiéndose rehusado a obedecer el mandato “apartaos y sed un pueblo separado y escogido, elegido por Dios”, los hijos de Dios, por su propia desición o por su falta de decisión, por su simpatía con el malvado, deben juntos llevar el karma que desciende de los malvados y de su generación de maldad.


Esta manipulación de la compañía de Jesús dentro de la Iglesia “funcionó” porque la Iglesia misma nunca ha estado libre de la mancha de la filosofía luciferina de que el fin justifica los medios.


Continuaré entonces con la historia de la infamia de los caídos.


Lo peor está aún por venir.


Kuthumi.


4 comentarios:

Ernesto dijo...

Gracias por publicar todo esto Hugo! Realmente ilumina y enseña que tan intrincada puede ser la manipulación de los caídos, en esa apariencia de oveja. Es realmente para meditar bastante.

Jorge Acuña dijo...

Gracias hugo, sustraigo las opiniones de Ernesto.

Queria hacerte una consulta.... me llama la atencion que estas enseñanzas del maestro kuthumi, no estan incluidos en un CD de Perlas de Sabiduria de Summit que solo incluye las cuatro primeras, existe un faltante de varias dictados en el volumen correspondiente.

pronam

Hugo dijo...

Hola Jorge,

Realmente esa es una muy buena pregunta, que sinceramente nunca pude entender.

Lorraine cuenta la anecdota de que ella compró el volumen de perlas recién salió y también quedó totalmente perpleja cuando no las volvieron a editar ni tampoco las incluyeron en el CD.

Será que no las publicaron por ser tan polémicas?....honestamente esa es la única respuesta que se me ocurre.

En otra de las perlas de esa misma serie Kuthumi expone a Krishnamurti y a Maharishi. Al igual que a otros falsos Maestros (creo que entre ellos a Sai Baba). Esas perlas inexplicablemente tampoco se incluyeron.

Lamento no poderte responder, pero siento que la inquietud es totalmente válida y pertinente.

Saludos,

Hugo.

Jorge Acuña dijo...

Gracias hugo.

Te comento que en una busqueda que hice en la red encontre un blog donde se exponen los cuatro dictados iniciales, pero nada de los restantes.

Y como bien señalas, tambien tenia la informacion que en esos dictados se expone a krihsnamurti, Maharishi, Sai baba y otros mensajeros que cayeron en desgracia.

Creo que es muy interesante exponer nuevamente esas enseñanzas y estoy muy pendiente de tu trabajo para replicarlo.

muchas gracias un abrazo.