lunes, 4 de enero de 2010

Zaratustra y los antiguos misterios persas

Zaratustra encarnó alrededor del año 1,000 AC, como un profeta y un avatar (una encarnación de Dios). Su principal objetivo consistía en erradicar el mal. El vino con la visión, la unción y el fuego sagrado de Ahura Mazda (Sanat Kumara), y convirtió al rey Vishtaspa y la reina Hutaosa al mensaje de su guru. El enseñó la ley del karma y la reencarnación, y entró en guerra contra los malvados a través de la mano de los Arcángeles.

Zaratustra es ahora un ser ascendido que tiene el cargo en la jerarquía espiritual de Iniciado del Fuego Sagrado. El es el más alto iniciado del fuego sagrado en este planeta, y gobierna las energías del fohat, que el poder del sonido que se recibe por medio del mantra. Como un maestro ascendido, Zaratustra preside sobre los sacerdotes del fuego sagrado y el sacerdocio de Melquisedeq.

El día de ayer, Zaratustra dió un dictado a través de la mensajera Lorraine que nos permite entender mejor quién es y qué representa. Estos son algunos extractos del dictado:

Primero Me presento. Yo Soy Zaratustra. Yo Soy un ardiente Ser y Yo Soy MÁS. Hace mucho tiempo vine a esta Tierra, viviendo en un cuerpo muy parecido al vuestro, al que usan hoy. Salí del mundo del Espíritu por un ardiente propósito: Vine a traer la comprensión del Siendo, como esta mensajera lo ha hecho durante sus años como mensajera de la Gran Hermandad Blanca. Yo también fui un mensajero de Dios. Mi Maestro fue Ahura Mazda, el Gran Ser que ustedes conocen hoy como Sanat Kumara. Para Mí, en esa vida, Él era el Creador de Todo; tal era Su Luz y Talla para Mí. Él me enseñó las verdades que yo necesitaba entregar a mi prójimo en la antigua Persia, una tierra que en ese momento estaba poblada de mucha oscuridad, con sacerdotes de hombres cuyo único deseo era manipular y controlar a otros.

Sobrepasaba esta oscuridad la previa caída del hombre, y antiguos registros de la destrucción de los baluartes de la Luz, en culturas dedicadas a la Madre. Así que, Ahura Mazda, Mi Señor, vino a Mí para enseñarme el propósito de Ser (Siendo) y cómo elevar la Luz de la Madre. Me enseñó, o mejor dicho despertó en Mí, mi saber interno de las Leyes de Dios y la naturaleza del Fuego Sagrado dentro del hombre. Desde esa posición del saber interno, anhelé conocer a Mi Dios y Ser MÁS. Fui despertado a mi ardiente propósito de Ser (Siendo) -establecer un nuevo orden, basado en el antiguo orden que está más allá de este mundo. Fui despertado a la antigua Orden de Melquisedec, de la que Yo era parte, más allá de este mundo. Supe que necesitaba Ser ese ardiente Ser (Siendo) que Yo era y que Yo Soy; y compartir ese Fuego Sagrado con el mundo. De este modo nació una religión, Zoroastrismo (o Mazdeísmo. N del T); cuyo ardiente propósito, algunos fieles creyentes aún observan hoy.

¿Cuáles fueron las creencias que enseñé y compartí en este ardiente Ser (Siendo)? La primera y principal, fue el propósito del Fuego Sagrado dentro del cuerpo del hombre. El cuerpo como un templo sagrado, de por sí como un puro recipiente para que el espíritu del hombre viva. El espíritu del hombre como un fuego, un Fuego Sagrado, una Llama de Individualidad y singularidad que sólo puede aspirar a Ser MÁS. Que esta Llama está más allá del reino físico, y que fue creada salida del Corazón de Dios, con el propósito de expandir a Dios, desde un punto de singularidad hacia el Siendo. Así nacieron Chispas Espirituales de Dios únicas, puntos de Luz con el potencial de Ser MÁS de ese primer Ardiente Ser de donde vinieron.


Esta era la base de las enseñanzas que Yo recibí y enseñé. Busqué traer las verdades de mi Dios, Ahura Mazda, y disminuir Su Gran Luz y Ser para aquellos a quienes enseñé en la Tierra. Esta es la Jerarquía, amados; esta es la base de la Orden Sagrada de Melquisedec, y los santos sacerdotes de esa antigua Orden. Donde hayan mundos que expandan a Dios, hay sacerdotes y sacerdotisas de la Orden de Melquisedec; compartiendo el Fuego Sagrado y trayendo las verdades eternas y Leyes de Dios a la vida, aquí abajo.


No hay comentarios: