domingo, 21 de febrero de 2010

La relación Gurú-Chela (II)

Hoy les traigo otra entrega de la serie la relación Gurú-Chela. En esta Lorraine nos explica cómo reconocer al verdadero Gurú.

Las señales de un Verdadero Gurú

Si pudiera resumir lo que para mí significa ser un gurú, diría que significa que tengo un objetivo y esa es la de ayudar a alguien a que se conecte con su Ser en Dios y YO SOY. Por lo tanto, si veo algo que está alejando a esa persona de su Verdadero Ser, puede que hable o que no hable. Sólo hablo cuando percibo el impulso de hacerlo. No hablo, no escribo, no reprendo, no hago nada a menos que sienta el YO SOY y l Voluntad de Dios a través de mí queriéndose expresar. Para relacionar lo que eso significa para mí es que a veces Dios en mí es Más y a veces yo soy menos.

Debido a que vivimos en el mundo no podemos mantener la alegría del Ser/Siendo las 24 horas del día. Y debido a que siempre tenemos karma que equilibrar – nuestro o del mundo- es como si tuviéramos un lastre proveniente de la conciencia de la dualidad y las mentiras que permean el mundo. A veces el lastre es tan grande que apenas podemos movernos, otras veces solamente es sólo un poco, dependiendo de que tan “buena” nuestra vida es alrededor nuestro. Mientras más problemas haya en el mundo externo alrededor nuestro – tormentas, dificultades financieras, muertes y pérdidas – más difícil es lidiar con el karma del mundo y el propio, y elevarse rápidamente por encima de él.

Con ese entendimiento, sé que para poder ser un canal limpio de Dios y de los Maestros y que para moverse sólo cuando sea necesario como un Gurú, espero hasta que siento el empuje de Dios YO SOY a través de mí, en lugar de esperar a que no esté manifestando algo de está conciencia lastre que no es de Dios a través de mí en mi deseo de hablar. A veces puede que no escuché el empuje y pierda la oportunidad, o la racionalice. Otras veces puedo pensar que es Dios a través de mí y actúo desde mi ser inferior. Pero en cada caso después veo la luz para corregir la situación al estar en una conciencia más elevada.

Hay dos maneras en las que un Gurú trabaja con un chela o chelas – en una situación personal o en una situación de grupo. Cuando es una situación personal, puedes recibir guía para lo que el Gurú percibe que es la realidad de lo que está sucediendo y el remedio para Ser el Más. Un verdadero Gurú siempre será amoroso pero en muchos niveles de amor, que van desde la suavidad muy rosada y la compasión hasta el muy fiero rayo rubí, lo que algunos en el mundo dirían que es “amor duro”. Pero todo es amor. Es el chela quien lo percibe a través de sus ojos y conciencia de cualquier manera en que lo pueda entender. A veces ellos perciben el amor rosa como todo lo que necesitan y capaz de sanar y crecer, y otras veces ellos perciben el fuego rubí como muy retador pero extremadamente recompensante y necesario, si es que ellos no rechazan al gurú o sus palabras. Pero no depende del chela el decidir cómo y qué tipo de amor el Gurú entrega.

El amor rosa de un Gurú puede ayudar en muchos casos, pero a veces es sólo a través del fuego rubí que el chela puede ser liberado de alguna limitación que el suave amor rosa no le ayudará a superar. El gurú sabe que nivel de amor dar y cómo darlo a través del YO SOY y el Espíritu Santo. NO es a través de un proceso de pensamiento, en el cual ellos se sientan a decidir cómo, cuándo y dónde administrar a un chela. Es a través del vehículo del YO SOY y el Ser/Siendo y por lo tanto es una tutoría de caso por caso.

Un verdadero gurú no se sienta detrás de un escritorio y nunca actúa personalmente con sus chelas. Un verdadero gurú no es alguien que escribe un libro y pone enseñanzas en un website y nunca interactúa con los chelas. Esa es simplemente una relación unilateral, donde algunas verdades pueden ser entregadas, verdades que pueden ayudar a una persona a crecer, pero eso no es lo que conlleva una relación Gurú-Chela. Un Gurú conoce a las personas personalmente, y es a través de la relación personal que el Gurú sabrá específicamente cómo ayudar al chela a crecer. Por lo tanto, un Gurú tiene que tener una buena relación con Dios como Madre y Padre, tiene que ser capaz de dar los varios niveles del Amor de Dios así cómo también capaz de dar Dirección Divina de Dios, lo que sea que el individuo necesite. A veces es mejor no dar ninguna dirección, sino solamente administrar apoyo amoroso. Otras veces es muy necesario dar una dirección externa para que un chela sea guiado a tomar la próxima dirección correcta.

3 comentarios:

LUZ MARINA dijo...

Hola Huguito

En este caso me queda una inquietud que tal vez tu me puedas ayudar a entender mejor. Es decir en un caso puntual que yo quisiera que Lorraine fuese mi gurú y que de hecho me encantaría que así lo fuera; No lo podría ser puesto que no tenemos un relación tan personal solo no conocimos el día que ella estuvo en Jamundi y la verdad interactuamos muy poco ; tendríamos que tener una relación más estrecha algo así como Walter y yo y en este caso aplicaría que nuestro mensajero (Walter Javier) si podría ser mi Gurú. ummmmm

Me va a tocar hablar seriamente con Walter cierto??? Jejejejejeje.

Un abracito y Bendiciones

Hugo dijo...

Hola Luzma,

Tienes mucha razón en lo que dices y en especial en que la relación gurú-chela es una relación muy personal.

Es escenario ideal es el que planteas. Sin embargo, vale la pena anotar que los Maestros no le han entregado a Walter el manto de gurú. En el momento él tiene el manto de mensajero, aunque es posible que gane el otro manto con su esfuerzo personal.

En ese momento se podrá tener una relación gurú chela con el, similar a la que muchos tienen con Lorraine.

Saludos,

Hugo.

LUZ MARINA dijo...

oK Hugo

Me queda muy claro, gracias

saludos

luzma