miércoles, 3 de marzo de 2010

El Linaje del Morya y el Linaje del Buda (IX)

Hoy les traigo la última parte de la serie El linaje del Morya y el linaje del Buda, que fue una enseñanza que nos entregó la mensajera Lorraine.

La Cuestión Esencial –
Orgullo Equilibrando la tríada de Netzh y Hod: Esta es la tríada del Reino de la Naturaleza, representando la guía que gobierna el mundo. Para equilibrar la tríada de Netzah y Hod, Victoria y Gloria, usamos Yesod/Fundamento, el Chakra de la Sede del Alma. Ahora hemos llegado al núcleo de la separación del Ser de Dios. Este es el Fundamento que fue pervertido, para crear un ser separado del Dios Yo Soy, un mundo separado de la Realidad de Dios cuando nos vemos en dualidad y gobernados por las cosas de este mundo, en lugar de Hijo/a Espiritual que verdaderamente somos.

Yesod es el Chakra del Asiento del Alma, y nuestra oportunidad de traer Misericordia y Justicia Siendo Victoria. En vez de eso, vemos a muchos en la humanidad que han mal-cualificado la Energía de Dios en el pasado, viéndose en dualidad, separados de Dios, y por consiguiente los hacedores. La Victoria es de Dios. La Belleza/Majestad es de Dios. Estamos en el mundo para Ser Dios y traer Su Victoria a través del Chakra del Alma, por medio de vernos uno con el Yo Soy. El creerse a uno mismo como majestuoso y lleno de esplendor (Hod) es negar tu Unidad con el YO SOY. Sólo Dios es bueno, nada fuera de Dios es bueno. Pero existe un ligero giro aquí del linaje del Buddha y de El Morya.

El Pilar Izquierdo del Árbol de la Vida es femenino, y vemos esas cualidades en el lado de El Morya en la gráfica de los linajes. Y el lado derecho del Árbol es masculino, y vemos esas cualidades en el Linaje de Buda. Pero cuando vemos orgullo en el mundo, no es generalmente de aquellos que están deseosos de Ser el Cristo, Ser el Juicio, y de seguir la Dirección Divina interna y externa. Más bien, vemos orgullo en el Linaje “sabio” de Buda, quienes creen que su sabiduría es superior al Cristo, que Buda está por encima de la Consciencia Crística y de los seguidores del Sendero. Y de donde el linaje del Buda obtiene ese orgullo, es a través de la Sefirah de la victoria (Netzah). Pero ellos no muestran este orgullo, más bien, lo proyectan en el Linaje de El Morya a través de la Sefirah femenina del Árbol de la Vida, Hod (Gloria y Majestad). Es entonces el lado masculino, y no el femenino, el que tiene orgullo en el mundo. Pero no sólo los hombres, sino también el lado masculino de las mujeres. El lado masculino del hombre, Adán, cayó; justo como el lado femenino de la mujer cayó a través de Eva. Eva dejó de seguir la Dirección Divina. Adán comenzó a sentirse superior, y a creer que él sabía mejor que Dios lo que era bueno para Eva; y comió del Fruto del Árbol del Conocimiento, porque no podía evitar su apego a la gloria femenina que él no podía conseguir por sí mismo.

Es el rasgo masculino del orgullo en el hombre, lo que causa guerras y peleas. Y sin embargo, la mujer es culpada por las peleas de los hombres, incluso por las guerras. Las mujeres son culpadas por su belleza y atracción sexual, como responsables por atraer al hombre causando que este caiga en lujuria. Y este es también el lado femenino del hombre. Ellos culpan a la Luz de la Madre en ellos de ser constrictiva, controladora y restrictiva. Ellos quieren la Victoria sin el trabajo de la Maestría. Y ellos culpan al lado femenino del ser como aquello que los despoja de su victoria. Y la consciencia de los caídos convierte a la mujer en la representación de todo lo que restringe su victoria; y así ellos la rebajan al proyectar que su belleza y esplendor de Luz es orgulloso. Y así, donde sea que uno vea la verdadera Luz de Dios, en las personas, en las organizaciones, en las familias, ahí verán el lado masculino caído, a través de hombres o mujeres, intentando rebajar esa Sagrada Familia o Dios Ser/Siendo, al proyectar sobre ellos que son orgullosos y demasiados controladores.

El linaje de Buda nunca aparenta ser orgulloso. De hecho, ellos serán los primeros en decirte que tú eres el orgulloso, que tú no puedes ver, que eres ignorante, que eres juicioso, que te falta entendimiento y que te falta misericordia, amor y sabiduría, todo lo que ellos son. Y en esta misma acción, el linaje de Buda, y lado masculino de la vida, denigran el verdadero esplendor y majestad femenina.

Y este mismo acto de sutil agresión, es el Mentiroso Serpentino y la mentira que causó que Eva, Malkuth, el Chakra de la Base de la Espina y la sede de la Luz Madre sean reprimidas, sean mal-cualificadas, y que sean abusadas, en ambos individuos masculinos y femeninos. Y la única manera de restaurar el Reino de Dios sobre la tierra, representado por Malkuth, es elevando a la Luz Madre. Esto no puede ser logrado si el linaje de El Morya no cree en sí mismo, no puede ser logrado si constantemente se los menosprecia por sus atributos y se les acusa de ser orgullosos. De la misma manera, los individuos del linaje del Buda quienes tienen el orgullo, pero lo proyectan sobre los individuos del linaje de El Morya, no ascenderán en la medida que continuamente nieguen que están haciendo algo mal o equivocado. Ellos han creado un mundo del “Yo en Unidad” Contigo, en donde ellos se “creen” en unidad a través de la mente -pero a través de la elevación de la mente inferior del hombre, la cual no tiene realidad permanente en Dios. Ellos no tienen un acceso verdadero a la Mente de Dios debido a que no pueden obtenerlo a través de la mente.

Simplemente es imposible tomar el cielo por la fuerza y llegar/obtener el Reino de Dios o la Corona de Dios/Keter, a menos de que camines el sendero. Y aún así lo intentan y aparentan, luchando hasta su último aliento para demostrar que están en lo correcto y que Dios está equivocado, al mismo tiempo que niegan la Voluntad de Dios y la Dirección Divina. Ellos hacen guerras con la Mujer y su Simiente, a quienes representa el linaje de El Morya, para demostrar que Dios está equivocado y hacer que su plan falle. Y en el proceso intentan frustrar todo el equilibrio y la elevación de la Luz de Dios, a través de lo que está señalado en el Árbol de la Vida de la Cábala.

Yesod es el fundamento y la clave para salir de este embrollo/desorden de la caída de Eva y de la toma del planeta tierra por los caídos. ¿Pero cuál es el fundamento? El fundamento en Dios es la Ciudad Cuadrangular*. Es la base de la vida. Así que la base es Padre, Madre, Hijo y Espíritu Santo. Y así, lo que ven a los caídos hacer, es sistemáticamente quitar a Padre Dirección Divina de aquí, y a Madre Luz y Pureza de allá, y reemplazar al Cristo con el anti-Cristo y con las filosofías del Tú Consciente, y traer maestros falsos y falsos cristos, y falsos testigos del falso espíritu santo.

A medida que continúe la serie sobre el Tú Consciente, empezarán a entender cómo curar la destrucción sistemática de la base de la Vida; conforme vayamos mirando cada mentira que fue creada para rebajar al Padre, la Madre, el Hijo y el Espíritu Santo dentro de tu templo, tu Ser/Siendo. Cuando te aceptas a ti mismo como la Madre, como el YO SOY, y cuando aceptas la Dirección Divina del Padre como superior a tu sabiduría, y cuando te aceptas a ti mismo como la Consciencia Crística y usas tu Luz Crística para llevar a cabo el juicio justo, y cuando permitas que el Espíritu Santo se manifieste a través de ti, tú estarás SIENDO el Reino de Dios sobre la tierra. Tú serás Padre Madre Dios. Tú Serás aquí abajo ese que YO SOY arriba. Esa es nuestra meta. Y eso es lo que hacemos -restaurar el Reino de Dios sobre la tierra, empezando con nosotros mismos.

No hay comentarios: