domingo, 8 de agosto de 2010

Los Suernis y el Rai de Suern (1)

Para entender un poco mejor estos dictados que hemos recibido del Maestro Ascendido Rai Ernon de Suern, he preparado algunos extractos sacados del libro "Habitante de dos planetas o la división el camino" de Phylos el Tibetano.

En este extracto, Phylos, que en ese momento estaba encarnado como un habitante de la Atlántida llamado Zailm, nos cuenta sus impresiones al llegar al territorio de Suern (el territorio que hoy en día abarca la India):

Los Suerni eran gente muy extraña. Los ancianos padecían nunca sonreír, no porque estuvieran ocupados en estudios ocultos, sino porque estaban llenos de ira.

Sobre cada semblante se reflejaba una expresión perpetua de enojo. ¿Por qué será esto?, me pregunté. ¿Es el resultado de las habilidades mágicas que poseen? Por lo que nos parecía nosotros los de Atlántida sólo un fiat de voluntad, esta gente aparentaba trascender poderes humanos y dominar las inmutables leyes de la naturaleza, aunque no se puede decir que Incal (Dios) no los había limitado tan seguramente como había limitado a nuestros químicos y físicos. Los Suerni nunca usan las manos en labores manuales; se sientan a desayunar o cenar sin haber puesto en la mesa nada de comer o sin haber preparado los alimentos; inclinan la cabeza aparentando orar y luego, elevando los ojos, empiezan a comer lo que misteriosamente ha aparecido ante ellos -saludables viandas, nueces, toda clase de frutas y tiernas Y suculentas verduras. Pero no comen carne, ni ninguna cosa que no sea el producto final de su fuente, conteniendo dentro de sí el germen para una vida futura.

Noté en nuestras visitas por toda la capital una cosa que me entristeció -que su gente no amaba a Ernon, por mucho que lo respetara y temiera Su poder. Fue obvio que el Rai se había dado cuenta de que yo tenía conocimiento de este hecho, por su conversación.

No hay comentarios: