jueves, 13 de enero de 2011

La forma de pensamiento para el año 2011

Por la Mensajera Lorraine Michaels

En el Summit Lighthouse y en la Iglesia Universal y Triunfante existía una tradición. Consistía en que los estudiantes decretaban durante horas y la Mensajera aparecía más tarde, a lo mejor decía unas pocas palabras y luego daba un dictado de los Maestros Ascendidos. Yo lo sé, yo estuve allí durante veinte años. ¡Amaba eso! Yo amaba decretar. Amaba escuchar sobre los Maestros. Amaba escuchar a Gurú Ma (Elizabeth Clare Prophet) hablar y compartir su sabiduría en diversos temas. Yo me sentía en el cielo.

El problema era que yo me sentía en el cielo al asistir a esas conferencias y luego regresaba a casa e intentaba quedarme en el cielo –pero no lograba hacerlo por mucho tiempo. La realidad de la cotidianidad mundana afectaba e incidía en mi felicidad y dicha absolutas por mis experiencias con Dios, con los Maestros, con Gurú Ma, con la comunidad. Sin embargo, año tras año yo hacía el esfuerzo de asistir en persona a tantas de estas conferencias como yo pudiera, incluso desde donde vivía, en la Florida.

Un día tuve un sueño que compartiré en un momento. Yo había vivido cerca de Malibú y de la sede principal del Summit Lighthouse y estaba sumergida en las Enseñanzas, en cuerpo, mente y alma. Cada momento libre de mi semana lo gastaba en la sede de la Iglesia en Malibú, asistiendo a todos los servicios que podía, así como a cualquier conferencia. El sueño que tuve consistió en que yo estaba en la playa, en la orilla del mar. Pero, como ocurre con la mayoría de los sueños, experimenté un fenómeno en esa playa. ¡Estaba en un carro! El carro era yo misma. Y llegó una ola enorme y me elevó y luego se retiró y yo caí en picada al piso, de regreso a la arena.

Yo sabía lo que significaba ese sueño. No soy una experta en sueños pero el YO SOY sabe y yo sabía lo que el YO SOY en mí sabía. Era un sueño del YO SOY, quien con frecuencia me hablaba de esta manera. En ese entonces, yo no escuchaba a los maestros ni a mi Ser Crístico como aprendería a hacerlo años más tarde, luego de haber limpiado mis chakras y de haber equilibrado algo de mis cuatros cuerpos inferiores y mi Llama Trina. Sin embargo, continué escuchando a mi Ser Superior a mi manera. Y yo sabía que ese vehículo era yo misma y que ese vehículo representaba a mis cuatro cuerpos inferiores: mis cuerpos físico, emocional, menta y etérico. Lo que ese sueño me enseñó fue que Camelot era una experiencia muy elevadora – y verdaderamente lo era tanto a nivel literal como espiritual. Yo vivía en el cielo durante los seis meses que vivía y trabajaba cerca de Malibú. El sueño me mostró que las Enseñanzas, la Luz, los Maestros, los decretos me elevaban y luego, cuando los Maestros retiraban su apoyo físico, directo, yo me quedaba sola y caía en picada a la realidad de lo que conocía del mundo. Yo no podía mantener la dicha absoluta que experimentaba en la Presencia de ellos, en la presencia de Gurú Ma.

Aprendiendo sobre lo que significa Ser Esa experiencia y el sueño ocurrieron en 1982. Yo estaba aprendiendo qué significaba Ser. Yo sabía que lo más importante era que yo no dependiera de los Maestros ni a esperar “lo mejor del día” una vez me dieran su Luz, la Luz de Dios que me elevaría. Yo sabía que tenía que salir al mundo y Ser esa Luz, sin importar que no tuviera la aparición inmediata de la Presencia de ellos. Yo sabía que tenía que invocar esa luz en cualquier lugar del mundo en el que me encontrara y luego Ser ella cada instante de mi vida. La prueba era: ¿Podía yo mantener la Luz que había invocado o recibido de los Maestros? Esa era mi meta. Y yo sabía que teníamos las herramientas para aprender a hacerlo a través de los centenares de dictados y enseñanzas que ya habían sido dadas a través del Summit Lighthouse y a través del Movimiento YO SOY.

Aún así, yo amaba asistir a las conferencias y en cada una de las que iba yo decía lo mismo: “¡Esa fue la mejor experiencia que he tenido hasta el momento!”. Lo que quería decir era que la última conferencia a la que había asistido era superior a la anterior. Realmente, así lo sentía. Más tarde tome un curso trimestral del Summit University en Camelot. Aproveché cada instante y me dediqué por completo a purificar mis cuatro cuerpos inferiores. Regresé al mundo real y continué con mi devoción a los Maestros. Inicié un grupo de estudio en mi casa de la Florida y organicé tres o cuatro servicios por semana en mi hogar. Teníamos, incluso, una noche de estudio, sólo para leer y estudiar juntos sobre las Enseñanzas. Aquella fue una época feliz para mí – muy feliz. Yo estaba divorciada y vivía con mis hijos, quienes se iban cada quince días donde su padre. Yo utilizaba los fines de semana en que no estaban para organizar actividades con otros miembros del Summit Lighthouse y me sentía en el cielo. La vida me sonreía y cada reto era una oportunidad para crecer y yo lo sabía.

Mi entrega al Ser

Y ocurrió que, en 1999, Gurú Ma se retiró debido a su enfermedad neurológica. La Iglesia fue rápidamente tomada por ángeles caídos y supe que ese ciclo se había terminado en mi vida. Ya no tendría yo una mensajera externa que me guiara, a la que pudiera admirar y respetar, que me enseñara como Ser. Yo sabía que tenía que tomar la antorcha y Ser la Palabra. Durante aquellos años que siguieron al retiro de Gurú Ma, atravesé por la Noche oscura del Espíritu. Ese proceso por el que todos debemos atravesar en algún momento, fue la preparación final para esta misión que tengo hoy en día. Renuncié a todo aquello que aprendí en el Summit Lighthouse. Solté la idea de que tenía que hacer o ser cualquier cosa. Y luego busqué al YO SOY para que me devolviera lo que yo era en el YO SOY, la realidad de lo que era justo y correcto para mí como una hija de Dios que deseaba Ser el YO SOY con todo mi corazón, mi alma y mi mente.

Eventualmente, empecé a decretar muy temprano cada mañana. Era mi momento para trabajar con los Maestros. Yo había aprendido cómo escucharlos al interior de mi ser como si alguien me estuviera hablando. Esto tuvo lugar en los años anteriores al retiro de Gurú Ma, luego de haber sanado mis cuatro cuerpos inferiores y de haber trabajado intensamente en sanar mi alma. Inauguré un consultorio para trabajar en sanación en 1995 y traté de ayudar a que otros se contactaran con su Ser Superior, vieran la realidad de quiénes eran y así ayudarles a sanar su alma y sus cuatro cuerpos inferiores. A través de años de práctica y de mi entrega a servir, me preparé para ser un cáliz para que Dios lo utilizara en la entrega de la Palabra –si era la Voluntad de Dios. No busqué ser una mensajera. Jamás soñé con asumir un rol así. Tan sólo deseaba ayudar a sanar a las personas. Pero Dios tenía otros planes diferentes a los que mi mente externa tenía en ese momento. A cada instante, estaba siendo preparada, y siendo instruida desde el interior, para ser una mensajera de Dios.

Los Maestros me dieron muchas tareas y pruebas, especialmente El Morya. El fue mi Gurú personal interno y externo durante años. Era un Gurú estricto y exigente pero, jamás dudé un instante de su amor. Una noche me torcí la espalda mientras que estornudaba, de tal forma que no podía moverme un centímetro sin que sintiera un dolor extremo. Tuve que dormir toda la noche sentada entre almohadas porque no hallaba una manera de recostar mi cuerpo boca abajo sin sentir un dolor extremo. El Morya me dijo: “Yo te sostendré para que puedas dormir”. Éste era mi Padre, un padre muy amoroso, hablándome. Tuve la bendición de conocer y experimentar el que un verdadero representante del Padre estuviera conmigo a cada instante del día. No dejó mi lado ni siquiera en mis momentos más privados –incluso cuando tomé una ducha ni en momentos de intimidad con mi esposo. Él me enseñó que nada de lo que yo hiciera estaba por fuera de Dios y, que si yo pensaba que era así, ¡no debería hacerlo!

Tú eres co-dependiente del Gurú


Y luego, un día, mi Gurú había partido. Sus últimas palabras para mí fueron: , “¡Estás co-dependiendo del Gurú!” Yo no podía creer esas palabras, ¡cómo podía hacerlo!, yo, la persona más independiente que conocía, ¡ser co-dependiente de alguien! Viví los siguientes dos años sola –pero no del todo, sólo en el sentido en que no tenía a los Maestros hablándome ni guiándome en lo externo pero sí al interior de mí. Ya no tenía la Gurú externa en Gurú Ma. Más tarde, no encontraría más al Gurú interno en El Morya. Tan sólo tenía el YO SOY y mi ser Crístico. Mi YO SOY rara vez me hablaba, dado que era yo, y no podía separar una entidad aparte de mí misma. Pero, mi ser Crístico era diferente porque yo sabía que era un ser separado de mi YO SOY. El ser Crístico es tan sólo un Gurú y guía interno temporal que nos ayuda a reconectarnos con el YO SOY. Entonces, trabajé muy duro con mi ser Crístico durante aquellos años solitarios para mantenerme conectada con el cielo y con la Luz. Al mismo tiempo, me sentía desconsolada y aislada de Dios porque yo sabía cómo era estar en el Cielo y en la Tierra. Ahora tenía que entender cómo Ser en el Cielo y en la Tierra sin ninguna dependencia del Gurú para recibir su guía y dirección. ¡El Morya me hacía tanta falta! pero yo continué con mi camino sabiendo que lo más importante era continuar limpiando mi karma y mis cuatro cuerpos inferiores y equilibrando mi Llama Trina. Llegué a comprender que el Gurú externo jamás puede remplazar o sustituir tu Gurú interno pero que necesitamos a ambos.

Yo he compartido muchas de estas historias antes y estoy, una vez más, repitiéndome a mí misma. Pero existe un propósito en el hecho de compartirlas una vez más. Continué recibiendo muchas más pruebas e iniciaciones para prepararme para la misión que tengo hoy en día. Esa misión consiste en Ser y en ayudar a otros a Ser quienes realmente son en el YO SOY. Eventualmente, me guiaron hacia la comprensión de que mi llama Divina es la Dirección Divina y que yo sería una con el Gran Director Divino mientras estuviera en la Tierra. Pero, ¡qué es el Gran Director Divino sino el título de un cargo en el cielo que un Ser Divino “enalma” u ocupa!

Nosotros llamamos a ese Ser Divino el “Gran Director Divino” pero yo aprendí durante los años que siguieron que este Ser también era El Morya, la Madre María, muchos otros Seres en el cielo. Se me dijo que yo era la Llama gemela del Gran Director Divino. Esto ocurrió muchos años antes de que El Morya me enseñara que todos éramos Seres Divinos con llamas Divinas únicas. Mi llama Divina única era la Dirección Divina y la Paz y yo aprendí a Ser aquello que yo fui creada para Ser –y Más. El Morya me enseñó el verdadero significado de Más Dios.

El verdadero significado de la Unidad

Yo era gemela del cargo del Gran Director Divino y, a través de los años que siguieron, aprendí que los Maestros deseaban verme a mí como una con muchos otros Maestros: Kuthumi, Saint Germain, la Diosa de la Libertad, Palas Atenea, Teosofía y más. Eventualmente, aprendí a comprender que, si realmente creía que yo era Shiva o Saint Germain, tenía que actuar desde ese lugar de unidad. Aprendí el verdadero significado de la unidad superior al creer y verme a mí misma como una con cada Maestro Ascendido y su Ser Divino. Aprendí que a través del YO SOY, YO SOY una con todos aquellos en el cielo que son uno con el YO SOY. Aprendí a Ser YO SOY ESE YO SOY.

El Morya regresó un día y se comunicó conmigo a través de mi corazón y de mi mente pero así mismo lo hicieron tantos otros Maestros en la medida en que me enseñaban cada aspecto de mi llama Divina y cómo Ser ese YO SOY. El Poderoso Victory, el Maha Chohan, la Maestra Ascendida Lady Master Clara Louise Kieninger, el Gran Director Divino y otros. A través de esos meses trabajando con cada Maestro, llegué a conocer los otros aspectos de mi llama Divina: gozo extasiado y entusiasta, victoria amorosa y dirección divina. Y un día estaba yo Siendo. Sanat Kumura me visitó y me dijo: “Esta es mi hija en quien YO SOY y estoy bien complacido”. Me dijo que yo estaba Siendo y yo respondí: ¿Cómo? ¿Qué hice? ¿Cómo hace uno para Ser?” He gastado el resto de mi vida, desde ese entonces, enseñando a Ser y lo que ello significa. En los años que siguieron, trabajé al lado de Kim, mi esposo, quien era co-mensajero conmigo.

Irónicamente, Kim no podía aceptar mi llama Divina. No me permitía Ser. Él rechazaba cada aspecto de mi llama Divina, muy especialmente la llama de la Dirección Divina y la llama de la Victoria dentro de mí. Se oponía a mí una y otra vez, tantas veces que con frecuencia busqué ocultar la parte de victoria de mi llama para no molestarlo. Yo veía la victoria por todo lado y en todo y, no sola sino, una con la Dirección Divina. Yo seguía cada directriz que me daban el Gurú interno y el externo y Kim observaba cómo se desarrollaba mi vida –y la suya. En varias ocasiones, nos llevaron de un lado al otro, a través del país, bajo esa dirección. Compramos y vendimos casas. Dejamos de salir y de trabajar para otras personas a causa de esa dirección. Nos convertimos en mensajeros de la Gran Hermandad Blanca bajo esa dirección. Cosas victoriosas y milagrosas ocurrieron en nuestras vidas bajo esa Dirección Divina y, sin embargo, Kim tan sólo se centraba en lo que no funcionaba bajo esa dirección. Kim empezó a retirarse más y más de mí, de mi dirección divina y de mi victoria, creyendo que era inferior a su sabiduría y a su manera lógica de hacer las cosas.

Sin embargo, yo continué enseñando que la Dirección Divina era El Camino. Escribí libros que enseñaban El Camino y los llamé “El Camino: Sabe que YO SOY Tú” y “El Camino al Ser” y “El poder oculto del YO SOY”. Estos libros tan sólo empujaron a Kim más lejos de mí y del Camino que yo enseñaba. Él sintió que la Dirección Divina era controladora e ilógica, impredecible y con frecuencia te hacía ver como un tonto. Yo contaba a las personas sobre lo que recibía a través de esa dirección y, con frecuencia, no era cierto. Era obediente y seguía esa dirección sin importar nada más. Sabía que mis palabras eran provocadoras, que a veces eran el juicio, y que jugaban un papel muy decisivo en cuanto a producir la separación de la cizaña del trigo. Las personas que permanecen en la misma conciencia de Kim me desprecian profundamente en su fuero interno. Eran muy amables frente a mí en su falso amor de incondicionalidad, así como Kim, pero en su interior, hervían de resentimiento y rabia —lo que a veces terminaban reflejando sin importar cuánto creyeran que estaban por encima de mí en su falsa paz e incondicionalidad.

Lo realmente espeluznante fue ver a Kim entregarse a la paz falsa, a la sabiduría falsa, a la mujer falsa, a la verdad falsa, al amor falso y rechazar al Cristo en mí y a mi Ser. Dijo que su llama Divina era “Verdad Amorosa” y muchas veces admitió a sus seguidores que él deseaba mantener la paz y tener a todo el mundo pensando que él era bondadoso y caerles bien en vez de confrontar a las personas con la verdad. Quería ser visto como sabio y como un gran maestro. Soñaba con convertirse en un autor famoso y en un líder espiritual que todos pudieran admirar y respetar. Entonces, jamás retaba el Anticristo en las personas y sentía rabia internamente porque yo sí lo hacía. Cuando conocimos a su novia actual, Helen Parmas, su nueva compañera en unidad espiritual, pensó que había llegado al cielo. Ella creía todo lo que él hacía, que la dirección divina estaba por debajo de la sabiduría de la mente, que ser el Cristo realmente significaba ver a través de las mentiras e ilusiones que sostienen que el mundo contiene alguna realidad. Que el Tú Conciente es la nueva parte de sí mismo que es la realidad – la única realidad dentro de uno. Ellos estaban de acuerdo con muchas otras falsas creencias de la Gran Ramera, en las que la unidad era la igualdad en la sabiduría de la mente, que todo lo que es Madre es tan sólo un producto del Espíritu y no tiene ninguna realidad permanente en Dios. Estaban de acuerdo en tantas falsas creencias sobre Dios que sintieron que eran uno por encima, incluso, de las llamas gemelas donde Kim dijo incluso que, “Tenemos una unidad superior porque ¿cómo puede la Llama de la Unidad dividirse?”. Ahora tenía la igualdad y creía que esa unidad con Dios era conciencia pura. Dejó, entonces, nuestro matrimonio y el cargo de mensajeros que compartíamos para irse a vivir con Helen Parmas y su unidad con la sabiduría de la mente, donde la lógica tiene una respuesta para todo y, sin embargo, contradice todo lo que Kim Michaels había entregado como mensajero en años anteriores.

Hoy en día, Kim Michaels ya no es más un mensajero de la Gran Hermandad Blanca, si bien cree que él y Helen Parmas lo son. Ellos entregan la mentira del Anticristo, burlándose de las verdaderas enseñanzas de los Maestros Ascendidos. Le han dado la vuelta a cada enseñanza verdadera de los Maestros Ascendidos, haciendo de la verdad una mentira y de la mentira una verdad. Las personas que me desprecian profundamente, y a la Dirección Divina en lo íntimo de su ser, dejaron Shangra-la cuando Kim me dejó y dejó a Shangra-la y esa mayoría continuó con Kim. Lo que tenemos en Teosofía hoy en día es el verdadero Sangha del Buda, las verdaderas enseñanzas de la Gran Hermandad Blanca, el verdadero Sendero de la Unidad con el YO SOY, no una “Presencia YO Seré lo que YO Seré”. Nosotros tenemos la unidad vertical a través del YO SOY con todo lo de Dios, uno con el YO SOY, no una unidad horizontal con una persona que se proclama como el sendero a la conciencia pura.

Teosofía se expande a través de las Américas


Acabo de dar dos conferencias en Sur América. Al principio de año dicté una conferencia en América Central. Fui invitada a asistir a México para una conferencia que había sido planeada con otras personas de Colombia. Yo no deseaba ir. No podía entender por qué me invitaban. Pero fui, sin ninguna dirección de los Maestros. Al final, las cosas terminaron en que a último minuto el representante de Colombia no pudo obtener la visa y no pudo asistir y yo tuve que organizar la conferencia sola. Lo que ocurrió fue una experiencia realmente hermosa. Ninguno de nosotros tenía ninguna expectativa sobre lo que yo iba a compartirles ni yo tenía ninguna expectativa sobre ir a compartir algo diferente a mi Ser. Gracias a ese claridad entre nosotros, permitimos que los eventos se desarrollaran en la medida en que el Espíritu Santo nos guiara momento a momento, bajo la Dirección Divina. Nadie objetó a mi presencia ni a lo que hicimos una vez reunidos. Ellos compartieron su Ser y amamos cada instante que pasamos juntos. Recibimos un dictado, pero no en vivo. Yo lo recibí una mañana al despertar mientras que el grupo daba un rosario y trabajaba en lo que ellos sentían que debían manejar. Todo aquello en lo que trabajaron fue discutido en el dictado y allí vimos la sinergia de Dios Siendo a través de nosotros. ¿Es que necesitaban ellos este dictado? Sólo para ayudarlos a ver que ya estaban Siendo.

¿Saben? en Teosofía hemos crecido y nos hemos convertido en Seres Divinos que no necesitamos la atención constante de un Gurú externo, ni dictados frecuentes que nos muestren la Luz y nos eleven a una conciencia superior. Estamos intentando Ser la Luz y elevarnos hacia una conciencia superior. Estamos intentando Ser la Luz en todo lo que hacemos, permanecer en esa conciencia superior a través de nuestras decisiones correctas día a día. Y, cuando nos reunimos en las conferencias de Teosofía, lo hacemos con la idea de que estamos allí para Ser Más, para trabajar con empeño a través de la comunicación y para contribuir con nuestro Ser. No suponemos que vamos a sentarnos y decretar ni dar restauraciones y que luego llegará un dictado como premio a nuestro servicio. No esperamos recibir ningún dictado. Nos reunimos con la idea de que es el Sangha del Buda donde la paz IS-IS a través de nuestro Ser YO SOY uno con Dios Padre-Madre. Nos aceleramos en estados superiores de conciencia a través de ese Ser, no recibiendo de manera pasiva. El Espíritu Santo nos guía, no sólo a través del manto de Mensajera sino a través de cada uno de los que se abre a sí mismo a través del Ser Divino. Por lo tanto, todos tienen el potencial de contribuir a la Unidad a través del YO SOY.

La semana pasada terminé el año dando una conferencia en Santa Rita, Colombia. Fue uno de los momentos más interesantes de mi vida. Fui testigo de líderes naciendo como mensajeros de la Gran Hermandad Blanca. Esto ha implicado años de gestación. Yo he trabajado de la mano con una mensajera desde el año 2004. Trabajé personalmente con otro mensajero que despertó a su misión luego de la conferencia en Armenia, en el año 2005. Conocí a la otra mensajera en México en el 2010. Y en Santa Rita, los cuatro mensajeros se reunieron para compartir su corazón y su Ser. Constituyó la inauguración de una nueva era, la era del llegar a Ser. Yo vi el proceso de estos mensajeros trabajando hacia el Ser, mientras luchaban con sus propias batallas conscientes para ser mensajeros puros de Dios. Yo vi cómo quedaban atrapados en el formar parte del espectáculo bajo las expectativas de aquellas personas cuyos corazones no son justos ni correctos en Dios.


De izquierda a derecha: Mónica Chaves, Lorraine Michaels, Walter Javier Velásquez, Reyna García

Lo que ocurrió en Santa Rita jamás será olvidado en las enseñanzas de los Maestros Ascendidos. Cuatro Mensajeros de Dios se reunieron, algunos ni siquiera hablando el mismo idioma. Cada uno se colocó de pie y dio testimonio de sus imperfecciones, de sus deseos de hacer lo correcto ante los hombres, de ser aceptados por aquellos a quienes servían. Ellos hablaron de su dolor al tratar de dar gusto a aquellos que servían y cuántas expectativas se habían colocado sobre ellos. Hablaron desde su corazón y compartieron las lecciones que habían aprendido de sus pruebas para servir como mensajeros de Dios.

Cada uno compartió el hecho de que ya no serviría más a Dios de esta manera. Ya no servirían para complacer al hombre, para caerles bien a las personas a las que servían ni actuarían de acuerdo a las expectativas de las personas. Juraron servir como Mensajeros de la Gran Hermandad Blanca, colocando siempre a Dios de primeras, sabiendo muy bien que pueden fallar en esta promesa muchas veces sin importar cuánto hayan tratado de no hacerlo. Decían que uno puede tener expectativas de su impecable trabajo o de actuar de cierta manera para cumplir con los criterios que ustedes tienen de lo que debe ser un mensajero de Dios pero, ya no servirían más ninguna expectativa.

Ahora tenemos cuatro Mensajeros en la Misión Shangra-la. Somos Teosofianos pero, todos servimos bajo el paraguas de Shangra-la. Shangra-la fue fundado en enero de 2003 como una organización patrocinada por los Maestros Ascendidos. ¿Saben quién patrocinó esta organización? Fue el amado Alfa, nuestro Dios Padre. Él trabajó conmigo para desarrollar las metas de esta organización y luego me inspiró su nombre, su emblema y su lema “¡El amor es la Clave!”

Cuando Kim dejó Shangra-la, de inmediato fui inspirada para formar la rama, Teosofía es el Camino. Pensamos que eso significaba que Teosofía Es el Camino remplazaría a Shangra-la porque Shangra-la estaba teñida con la animadversión de Kim contra la misma y contra lo que ésta representaba, incluso habiendo llegado a dar un dictado falso en el que su Maestro MORE había cerrado el patrocinio y había terminado esta dispensación. Pero, todos nosotros sabemos que el Maestro MORE no es real y no es el verdadero Maestro Ascendido El Morya. Entonces, ningún Maestro se ha retirado de Shangra-la. Más bien, ellos han expandido a Shangra-la a través de Teosofía Es El Camino. Ellos han continuado lo que empezaron a través de mí hace tantos años, enseñando el Camino del Ser, sólo para expandirlo y enseñar el Camino del Ser la sabiduría de la Madre.

Antes de dejar a Colombia, escribo este mensaje para anunciar que la Gran Hermandad Blanca ha inaugurado la reapertura de la Misión Shangra-la y de su propósito sagrado de esparcir las Enseñanzas de los Maestros Ascendidos a través de muchos Seres Divinos en la Tierra. Hoy en día, tenemos entonces a cuatro Mensajeros patrocinados por la Gran Hermandad Blanca, uno en Norte América, uno en Centro América y dos en Sur América. Este es un sueño hecho realidad. Las Américas de Saint Germain, patrocinadas como el lugar de la Era Dorada que se avecina, como el lugar del nacimiento de la Séptima Raza Raíz, el lugar del patrocinio del Gran Director Divino, se abren ante nuestros mismos ojos en la medida en que llegamos a Ser. Es mi sueño hecho realidad. Yo he vivido para este momento durante miles de años, para ver cuando las personas de Dios se despertarían a lo que son y retomarían este planeta para Dios.

Todas las Américas ahora tienen un Mensajero patrocinado para anclar el Ser Divino y traer la Palabra del YO SOY a su gente, deseen o no deseen escucharla. Éste será el momento de cambio, de juicio, de muchas victorias para Dios. Nosotros fuimos testigos en Santa Rita de muchos seres muy hermosos del Norte, Centro y Sur América reuniéndose para Ser y compartir su Ser. Algunos vinieron por otras razones. Pero era importante pasar por esa experiencia juntos y ver cómo los caídos siempre vienen por razones alternas fuera de Ser y estar juntos. Ellos vienen a detener el flujo de la Luz, del Ser, y del Más. Ellos vienen para desterrar y humillar a los Mensajeros de Dios y a los mensajeros potenciales. Literalmente, vienen a detener el flujo del Ser.

Yo experimenté esto en mi matrimonio y las lecciones que aprendí las he sabido utilizar. Jamás volveré a permitir a ninguna persona que se coloque ante mí y proclame que ellos o que su sabiduría se sobrepone al Dios Siendo YO SOY a través de mí. Las serpientes me han probado una y otra vez. Algunas veces han tenido éxito convenciéndome de que su sabiduría estaba por encima del Dios Siendo YO SOY porque no creí en mi sabiduría a través del Cristo que YO SOY. El año en Teosofía me convenció de que jamás ninguna lógica serpentina es superior al Siendo YO SOY. Ni que sus mentiras tienen más poder en su lógica torcida para despojar del poder al YO SOY ESE YO SOY.

La forma de pensamiento para el año 2011


La forma de pensamiento para el año 2011 me llegó un día antes del Año Nuevo. No necesité dar un dictado de Gautama para dar la forma de pensamiento. Tan sólo necesité Ser y, en el momento de meditar en el Ser, fui la forma de pensamiento y supe qué era. Yo estaba Siendo el Buda a través de la Madre. La Madre en mí estaba sentada en posición de loto, pareciéndose mucho a Kuan Yin o a la forma masculina de Kuan Yi, Avalokiteśvara. Ella era el Buda. La Madre y el Buda eran Uno. Esta es la forma de pensamiento para este año, que cada uno de nosotros crea en, ame, y Sea esa Madre, una con el Buda, no en la falsa sabiduría del Tú Conciente ni en las enseñanzas falsas del Buda alrededor del planeta, sino en la sabiduría que tan sólo puede ser lograda Siendo la Madre.

Ningún hombre puede llegar a la sabiduría de Dios sino a través de la Madre. Este es el mensaje del año 2011. La Sabiduría de Dios tan sólo puede ser encontrada a través del Ser, a través de la Madre, quien se convierte en una con el Buda. Y la Madre es Una con el Padre, por lo tanto Kuan Yin es ambos, masculino y femenino, y ella se sienta en el Loto, el verdadero Buda que regresa. No necesitamos esperar a que ningún Buda venga, nosotros somos el Buda que viene.


Los Maestros tienen mucho que decir sobre la Madre y su verdadero rol en la esfera de la Mater.

Ellos tienen mucho que decir pero no lo van a decir sólo a través de dictados. Esta es la lección que debemos aprender en este año 2011. Somos el Buda que viene, somos la Madre. En esa verdadera Unidad, cuando hablamos, los Maestros, todos uno con la Madre y el Buda, hablan. No busquen dictados como la única fuente de entrega de la Palabra o de mensajes del cielo, o se sentirán tristemente desilusionados por la falta de comunicación. Cada palabra que los cuatro Mensajeros pronuncien es potencialmente la Palabra de Dios, si ellos se mantienen en el Siendo YO SOY.

Esas palabras que ellos hablan y que no provienen del Siendo YO SOY se constituirán en una prueba para que ustedes disciernan y aprendan a discriminar a través del Ser el Cristo. Cada juicio que hagan contra estos Mensajeros será su propio juicio. Cada paso que den para hablar a través del YO SOY en un juicio correcto y justo será su victoria. Este es el año donde se medirá su temple en cuanto a discernimiento. Pero, si lo hacen desde la crítica, la condena y el juicio, ustedes lo recibirán de vuelta multiplicada por el poder del 10. Ninguna persona está exenta de esta prueba en su interacción con Teosofía ES el Camino o con la Misión Shangra-la. Todos serán expuestos por lo que son.

Unas últimas palabras. En este año del discernimiento y del Siendo la Madre en el Buda le pido a cada uno y a los muchos que compartan su Siendo YO SOY con el mundo. Tenemos ahora siete páginas web, seis páginas web independientes y dos páginas web en una, la Misión Shangra-la. En la página web de Shangra-la tenemos dos partes, el lado del Padre, el Shangra-la y el lado de la Madre, Restaurando a la Madre.

Pueden visitar todas estas páginas web y ver el potencial que existe de compartir las Enseñanzas de los Maestros Ascendidos. La página web de Shangra-la se acaba de abrir con muy poco contenido y con páginas que están incompletas y aún no aparece nada en la sección de Restaurando a la Madre. Estamos buscando escritores, para aquellos que simplemente desean compartir, desde el corazón, sus experiencias, sus pruebas, sus victorias, sus fracasos. No estamos buscando ensayos perfectos ni discursos intelectuales. Estamos buscando vivencias que provengan del corazón. Nosotros podemos corregir la gramática y el lenguaje. No estamos buscando trabajos perfectos. Por favor, den una mirada a estas páginas y permitan que Dios despierte en ustedes aquello con lo que pueden contribuir para compartir su Ser. Contáctennos con artículos o preguntas que tengan que ver con cómo ayudarlos a compartir sobre ustedes mismos. Esperamos con gusto escuchar de ustedes y recibir sus contribuciones.

Que Dios los bendiga en este año de la Madre Siendo el Buda, en el 2011, el año del discernimiento.

2 comentarios:

Hrenando suarez dijo...

Desde la pesencia de DIOS YO SOY EL QUE YO SOY doy agradecimientos`por el mas grande regalo que recibimos,escuchar este relato abre la puerta en cada uno,que reconocemos nuestras devilidadesy esramos dispuestos a retar aquellos,actos en los que emos formado parte. cuatro hermanos juntos nos daran la mno cuando caigamos, como me sucede a mi actuar, pero se que esta ooportunidad es muy grande como para no aprobecharla. guardamos en nuestros corazones tus venciones VENDITA MADRE.

Jorge Acuña dijo...

Gracias Shangra-la por seguir dandonos tu luz.

om shiva babaji