martes, 23 de septiembre de 2014

La mente serpentina en el aquí y el ahora


La Serpiente, en la forma de un ángel caído, fue la causante de llevar a Eva y a la humanidad a la caída. Su arma principal consistió en su refinado razonamiento, o su "lógica serpentina" como la han llamado los Maestros en dictados dados a través de Guru Má.

Así que la lógica serpentina y la mente de la serpiente asoman su cabeza una y otra vez. A menudo esta se manifiesta incluso en personas que se llaman a sí mismos espirituales, o de personas que dicen seguir las enseñanzas de los Maestros. 

Hoy traigo una enseñanza de Lady Master Luara que nos ayuda a discernir muy bien el modus operandi de la Serpiente, cómo esta a menudo muda su piel y aparenta ser nueva, pero todavía sigue ahí, la misma serpiente, solo que más larga conforme crece.

Nos dice Lady Master Luara:

Si ustedes confrontan a la serpiente por la cabeza, sólo estarán involucrándose en una argumentación y una conversación defensiva por lo cual ustedes perderán y ella, junto con la persona a través de quién se esté manifestando, ganarán tu luz, y en el proceso trataran de hacerte sentir que estás equivocado.

La esencia de la Serpiente está en el poder de la mente. Es una mente que ya ha discutido con Dios diciendo que Dios está equivocado en su plan y creación. ¿Puede alguno de nosotros hacer las cosas mejor que Dios? La mente serpentina no puede ser salvada. No puede ser convencida de que cambie de parecer. No puede entender la lógica de la mente del Cristo. No puede escuchar el corazón y aceptar el conocimiento profundo del corazón. Nuestro deber es invocar el juicio sobre esta mente que está fuera de Dios y que cree que es superior a la Voluntad de Dios.

Cuando alguien se expresa desde su corazón, la mente serpentina llegará e intentará hacer ver como incorrectas las palabras del corazón. Intentará hacerlos defender sus palabras o enfrentarlos por la cabeza al desmenuzar cada palabra hablada desde el corazón. La serpiente pondrá a esa persona a dudar de su intención y propósito en su expresión. Después de un tiempo ellos ya no querrán expresarse más ( a menos que puedan hacerlo desde su cabeza de donde la mente serpentina quiere que se expresen) e intentará evitar que hablen o ellos entrarán dentro de su mente para defenderse a ellos mismos o intentarán llegarle a la Serpiente mente a mente. Si ellos eligen cualquiera de las maneras estarán bajo el control de la Serpiente.

El corazón sabe que hacer y que decir. Confíen en el corazón y la conexión con el YO SOY. No están obligados a responder a las preguntas de la mente serpentina. Si eligen explicar algo - o si su intención es la de aclarar algo que dijeron- háganlo desde el corazón. Pero no respondan a las preguntas serpentinas.

Estudien las escrituras y noten cómo Jesús lidió con los Fariseos. Ellos siempre intentaban hacer que se equivocara al hacerle preguntas. Él les respondía indirectamente al a veces hacerles una pregunta, a veces haciendo una declaración. Y a continuación él proseguía a enseñarle a las multitudes al darles historias y parábolas en las cuales ellos podrían relacionar desde el corazón y su ojo de la mente (a través del chakra del tercer ojo). Pero Jesús nunca se defendió a sí mismo o a sus acciones o palabras. Sino que él manifestó la verdad en por qué hacia lo que hacía o decía lo que decía.

A menudo los que les sucede a los hijos de Dios es que mientras vean a la mente serpentina atacando a aquellos quienes hablan desde el corazón, nunca se atreverán a hablar ellos mismos. Y debido a que ellos son personas de corazón, no individuos mentales, ellos se sienten inferiores y sienten como si no tuvieran nada que decir que se compara con las sabias palabras de las Serpientes quienes se han elevado a posiciones de poder o de autoridad (como está ejemplificado en los puestos del gobierno) y parecen saberlo todo y saber qué hacer. Si ustedes están en contacto con el corazón y el Cristo y el YO SOY, ustedes sabrán que hacer debido a que tendrán su propia Dirección Divina.

Tengan compasión por estas personas. Ellos necesitan grupos de apoyo y atender a clases en donde puedan interactuar y aprendan cómo comunicarse. Ellos necesitan sesiones de sanación en donde puedan tratar sus emociones y aprender qué es la verdad. Nuestras mentes han sido llenadas con las mentiras de los ángeles caídos. Así que necesitamos aprender cuál es cada mentira y luego reemplazarlas con la verdad. Si nosotros escuchamos y repetimos la verdad día tras día, un día la verdad penetrará al nivel más profundo de nuestro ser y aceptaremos la verdad por encima de la mentira. Pero a veces se requiere de muchas repeticiones para dejar ir las paredes que hemos construido para defendernos a nosotros mismos de las mentiras que hemos tomado como verdades. Una vez que aceptamos una verdad por encima de una mentira estamos nos liberamos de ese agarre oscuro sobre nuestro ser.

Algunas personas tienen más mentiras que verdades como parte de su sistema de creencias y por lo tanto están lejos de aceptar la verdad que los Maestros entregan. Así que mientras más mentiras hayas aceptado como la verdad, menos habilidad tendrás para reconocer a la Serpiente y sus continuas mentiras. Estas mentiras son aceptadas debido a que son fáciles de aceptar para el ego y el ser herido. Es fácil el permitir que la Serpiente te diga que hacer y también que diga si lo que hiciste es correcto o incorrecto. Es más difícil el discernir si tus acciones son correctas y el elegir la acción correcta debido a que la Serpiente te programa que el cometer errores es lo peor que puedes hacer. Así que las personas en vez no toman decisión alguna y así ellas no pueden ser culpadas por cometer un error. La Serpiente incrementa este miedo al constantemente señalar los errores que todos cometen.
La Serpiente señala a cualquiera que hable del corazón como equivocado y sutilmente te anima a que hables sólo desde la mente. Aquellos quienes no pueden competir con las personas de la mente simplemente no hablarán. ¿Cómo podrían hacerlo?

Así que poco a poco nosotros remplazamos las mentiras con la verdad y aprendemos y conocemos quienes somos en Dios. Fortalecemos nuestra identidad y nuestra unidad con el Cristo y el YO SOY. 

No hay comentarios: