jueves, 26 de febrero de 2015

Lecciones sobre la Dirección Divina


Para mí el entendimiento de la Dirección Divina ha sido uno de los descubrimientos más maravillosos en el Sendero Espiritual. A diferencia de los impulsos del ego y de la mente, que nos dirigen a suplir los deseos y expectativas del yo inferior, la Dirección Divina nos dirige y nos guía siempre a situaciones en las que podemos desarrollar el Plan de Dios y facilitar nuestro proceso de unión con la Presencia de Dios YO SOY,

A través de la dispensación de Teosofía es el Camino, muchos tuvimos la oportunidad de compartir tiempo y experiencias con Lorraine Michaels, cuya llama de Dirección Divina nos permitió entender muchas lecciones valiosas sobre cómo Dios y los Maestros trabajan para traernos Dirección Divina a nuestras vidas.

Muchos hemos escuchado acerca del Gran Director Divino, y quizás también hemos hecho su novena para traer Dirección Divina a nuestras vidas. Sin embargo, el propósito de esta nueva serie de artículos es el de compartir, a través de historias, algunas de esas valiosas lecciones, de forma que todos podamos aprender a distinguir los signos de la Dirección Divina cuando estos aparezcan en nuestras vidas.

En la medida que vivimos la Vida Impersonal, dejamos atrás a nuestro yo humano, y de esta forma recibimos cada vez más y más Dirección Divina en nuestras vidas. Sin embargo, este regalo viene a nosotros para integrar nuestro Ser con la Jerarquía Espiritual y así trabajar de lleno en el Plan que Dios tiene para este Planeta. 

Por lo tanto, si queremos ser verdaderos siervos de Dios debemos aprender a ser Uno con la Dirección Divina, y dejarnos guiar a donde esta quiera llevarnos. Como veremos en esta serie de artículos, el seguir la Dirección Divina muchas veces nos puede llevar a lo que pueden parecer callejones sin salida, o a situaciones embarazosas e incluso desagradables. Pero también veremos como Dios, en su amplitud de miras e infinita sabiduría, nos lleva siempre a vivir las experiencias necesarias para Ser más como él.

La primera lección que vamos a ver la he denominado: de las semillas más pequeñas, pueden surgir los árboles más grandes.


No hay comentarios: