martes, 3 de mayo de 2016

40 días por la vida




Hoy quiero invitar a todos los lectores de este blog a ser parte de una iniciativa que busca acabar a través del ayuno, la oración y la protesta pacífica, con la monstruosa práctica del aborto. Esta iniciativa llamada 40 días por la vida se originó en Texas, Estados Unidos, y hoy en día se realiza en 32 países y cuenta con 600,000 voluntarios que dos veces al año se reúnen al frente de las clínicas de abortos para llevar a cabo una protesta pacífica en una vigilia que dura al menos doce horas cada día.

Entre los resultados que se han logrado estas vigilias, estos son algunos de los más relevantes:

-más de 11,000 bebes salvados.
-más de 70 centros de aborto han sido cerrados.
-133 trabajadores de esta industria han renunciado.

Si bien el aborto se ha venido legalizando en varios países de Latinoamérica, y seguramente esta tendecia seguirá expandiéndose, es importante cómo hijos e hijas de Dios, y como estudiantes espirituales serios, tomemos una posición clara y tengamos la valentía de hacer algo concreto en contra de este flagelo. Esta organización nos permite hacer algo en pro de esta causa, usando las herramientas espirituales más poderosas a nuestro alcance: la oración y el ayuno.

Aparte de México y Colombia donde hay un movimiento que ha venido creciendo, se necesita con urgencia más personas que tomen esta bandera en distintos países y nos permitan expandir esta causa. Si está interesado en saber más sobre esta iniciativa o en convertirse en un voluntario en su país puede escribirme al correo: hugo.delgado94@gmail.com

viernes, 24 de julio de 2015

Reflexiones desde Medjugorje

Quizás algunos de los lectores de este blog han escuchado de las apariciones de la Madre María en Medjurgorje. Para los que no, la historia se remonta al año de 1981 donde la Virgen se le apareció a 6 niños en esta población de la actual Bosnia. Desde ese entonces ellos han recibido innumerables mensajes, que al principio iban dirigidos a la Parroquia, pero luego han ido transcendiendo y hoy esos mensajes llegan al mundo entero.

De acuerdo a la comprensión que nos dan las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, a veces estas apariciones se producen como resultado de una dispensación espiritual, y tienen como propósito despertar o acelerar un grupo específico de almas. Por el mensaje dado a los videntes, podemos ver cómo el objetivo de dicha dispensación es llegarle a muchas almas católicas, y por eso se ven como temas recurrentes el ayuno, el rosario, la eucaristía, la confesión y la lectura de la biblia.

Hay muchas cosas interesantes respecto a Medjugorje, como por ejemplo los 10 secretos que le han sido entregados a cada vidente y que no pueden revelar al mundo hasta tanto la Virgen no se los permita. También se habla de un signo que será dado a la humanidad en el lugar donde la virgen hizo su primera aparición, y que será capaz de convertir a muchos que aún dudan. En internet hay abundante literatura sobre el tema para aquellos que quieran conocer más detalle sobre dichas apariciones.

Hoy sin embargo quiero hablar de algo poco explorado en relación a Medjugorje pero igualmente importante, y es el rol de los videntes. Los videntes, al igual que los mensajeros, están llamados a entregar los mensajes de las huestes celestiales, pero lo más importante de todo es que están llamados ante todo a convertirse en el mensaje.

Recuerdo que hasta hace poco sabía muy poco sobre Medjugorje en parte porque sentía que es una dispensación para un grupo muy específico de personas más relacionadas con la religión católica. Sin embargo, recientemente leí una entrevista a Vicka Ivankovic, una de las videntes, y quede muy positivamente impresionado por sus palabras por dos razones en particular: (i) debido a la universalidad y profundidad de su mensaje y (ii) porque ella misma se ha convertido en un ejemplo viviente del mensaje.

Este punto es a menudo subestimado, pero es un punto muy importante, dado que cuándo los Maestros nos entregan una dispensación, el objetivo principal es que nos convirtamos en el mensaje viviente, en ejemplos vivos de la Palabra.

En un libro reciente sobre Medjogorje, le hacían algunas preguntas a Vicka, y sus respuestas están llenas de la sabiduría práctica propia de aquellos que se han convertido en la Palabra. Estos son algunos extractos de la entrevista:

Pregunta: Cuándo seguimos nuestros planes humanos siempre queremos saber qué va a pasar en cada paso del camino. Cómo se compara esto con la Voluntad de Dios?

Respuesta de Vicka: Lo que pasa es que muchas personas dicen que quieren hacer la Voluntad de Dios, pero en realidad, cuando tienen que tomar una decisión y escoger un camino, ellos escogen lo que más les gusta, lo que más placer les trae. Pero uno no puede hacer la Voluntad de Dios algunas veces y otras seguir sus propios sentimientos!. Muchos dicen, "Señor, muestrame el camino", pero en lo profundo de sus corazones no han tomado la firme decisión de poner a Dios primero en sus vidas. Ellos mantienen acercándose y alejándose de Dios, y carecen de paz. Después de un tiempo, se quedan atorados y sin salida, y esto les produce gran dolor. Luego ellos le imploran a Dios diciendo: "Señor, por qué dejaste que esto me pasara?". Desafortunadamente, estas personas han creado sus propios problemas!. Pero Dios es misericordioso. Cuando vuelves a seguirlo, el te ayudará a encontrar soluciones. Cuando comienzas con la firme decisión de cumplir con el plan de Dios para tu vida, entonces Dios ve tu deseo y te da todo!. Dios siempre está listo a dar! y si tú te has desviado del sendero correcto, El siempre es´ta dispuesto a acogerte de nuevo en sus brazos y consolarte! Pero todo este tiempo que se gastó yendo en el sendero equivocado y luego volviendo al mismo punto donde empezaste, vez cuanto tiempo se ha perdido? Tú no tienes tiempo que perder! Todo lo que tienes que hacer es pedir por las cosas que necesites y luego estar atento a recibir las bendiciones de Dios. La gente simplemente no pide esto. Dios está en los corazones de todas las personas. Todas las personas saben que Dios existe pero algunos evitan pensar en él e incluso lo niegan.

No es correcto seguir nuestros sentimientos? No son nuestros sentimientos también de Dios?

Respuesta de Vicka: Primero tienes que ver primero la Voluntad de Dios para poder tener seguridad interna y paz en tu corazón! Cuándo tienes miedo en tu corazón, no puedes sentir correctamente. Tú no estás en armonía contigo mismo y no puedes confiar en tus sentimientos. Busca primero ser feliz contigo mismo y amarte. Cuando algo viene de Dios, uno siente gran alegría, paz y armonía. Cuando sientes miedo, confusión y ansiedad, esto viene del enemigo. Si es la voluntad de Dios, habrá problemas, si, pero Dios suavizará el sendero para ti. Cuando es la Voluntad de Dios, Dios te dará todo lo que necesitas, y los problemas y las dificultades se desvanecerán.

Pregunta: Esto suena muy fácil para ti!

Respuesta de Vicka: Tienes que hacerlo paso a paso, no pensando en nada grande. Esto no pasa de la noche a la mañana. En general, la parte más difícil es el comienzo. Tú tienes que comenzar lentamente a entender y a escuchar la voluntad de Dios. Tú descubrirá que las bendiciones de Dios trabajan para ti. Tú recibiras las bendiciones de Dios cuando sigues su Voluntad. Hay momentos en los que Dios desea probarte para ver si estás realmente dispuesto a seguir su Voluntad. Dios quiere que escojas. A menudo, tienes luchas por causa de otras atracciones y alternativas. Dios le ha dado a todos un gran regalo: el libre albedrío, la libertad, él quier que escojas y que uses tu libre albedrío. Dios no quiere forzarte a hacer algo que no quieres. A veces fallamos y escogemos las cosas equivocadas. Dios es misericordioso y conoce. En la medida que tengamos la buena voluntad de seguirlo, Dios nos ayudará.


Pregunta: Cómo podemos lograr la victoria sobre esos sentimientos que nos atormentan?

Respuesta de Vicka: No tengan miendo de nada, simplemente rindanselo y entreguenseló a Dios. Tu no puedes orar si dejas que esos problemas surjan. Tu sabes, Satan está siempre tratando de traer problemas a nuestros corazones. Tenemos que ser conscientes de él, de sus acciones, y no dejarlo trabajar en nuestros corazones. El va a introducir preocupaciones y miedos, y te afectará de muchas formas. Pero todo esto, entrégaselo a Dios y acepta su paz! La gente no se da cuenta de todo lo que él quiere darnos, de todo lo que él nos ama!. Tú no necesitas tener miedo de nada.



lunes, 18 de mayo de 2015

El Padre Pío y los Angeles

Los dejo con una fantástica carta donde el Padre Pío da consejos espirituales a una joven devota. Sus consejos en el sendero espiritual son de aplicación universal y por eso he decidido publicarlos en este blog.

El artículo original es tomado del website www.oleadajoven.org.ar.

Querida hija de Jesús:
Que tu corazón siempre sea el templo de la Santísima Trinidad, que Jesús aumente en tu alma el ardor de su amor y que él siempre te sonría como a todas las almas que él ama. Que María Santísima te sonría durante todos los acontecimientos de tu vida, y abundantemente sustituya a la madre terrenal que te falta.

Que tu buen ángel de la guarda vele siempre sobre ti, que pueda ser tu guía en el camino escabroso de la vida. Que siempre te mantenga en la gracia de Jesús y te sostenga con sus manos para que no puedas tropezar en una piedra. Que te proteja bajo sus alas de todas las trampas del mundo, del demonio y la carne.

Tienes gran devoción, Annita, a este ángel bueno; ¡Qué consolador es saber que cerca de nosotros hay un espíritu que, desde la cuna hasta la tumba, no nos deja ni por un instante, ni siquiera cuando nos atrevemos a pecar. Y este espíritu celestial nos guía y protege como un amigo, un hermano.

Pero es muy consolador saber que éste ángel ora sin cesar por nosotros, ofrece a Dios todas nuestras buenas acciones, nuestros pensamientos, nuestros deseos, si son puros.


Por el amor de Dios, no te olvides de este compañero invisible, siempre presente, siempre dispuesto a escucharnos y listo para consolarnos. ¡Oh deliciosa intimidad!, ¡Oh deliciosa compañía! ¡Si tan sólo pudiéramos comprenderlo!

Mantenlo siempre presente en el ojo de tu mente. A menudo recuerda la presencia de este ángel, dale las gracias, órale a él, siempre mantén la buena compañía. Ábrete tu misma a él y confíale tu sufrimiento a él. Ten un miedo constante de ofender la pureza de su mirada. Sabe esto y mantenlo bien impreso en tu mente. Él es muy delicado, muy sensible. Dirígete a él en momentos de suprema angustia y experimentarás su ayuda benéfica.

Nunca digas que estás sola en la batalla contra tus enemigos. Nunca digas que no tienes a nadie a quien puedas abrirte y confiar. Harías para este mensajero celestial una grave equivocación.

Por lo que respecta a las locuciones interiores, no te preocupes, pero ten calma. Lo que se debe evitar es que tu corazón se una a estas locuciones. No les des demasiada importancia a ellas, demuestra que eres indiferente. Ni desprecies tu amor, ni el tiempo para esas cosas. Siempre da respuesta a estas voces:

“Jesús, si eres tú el que está hablandome, dejame ver los hechos y las consecuencias de tus palabras, es decir, la virtud santa en mí”.

Humíllate delante del Señor y confía en él, gasta tus energías por la gracia divina, en la práctica de las virtudes, y luego deja que la gracia obre en ti como Dios quiera. Es la virtud la que santifica el alma y no los fenómenos sobrenaturales.


Y no te confundas a ti misma tratando de entender qué locuciones vienen de Dios. Si Dios es su autor, uno de los signos principales es que en cuanto escuchas esas voces, llenan tu alma con miedo y confusión, pero después, te dejan una paz divina. Por el contrario, cuando el autor de las locuciones interiores es el diablo, comienzan con una falsa seguridad, seguido de agitación y un malestar indescriptible.

No dudo en absoluto de que Dios es el autor de las locuciones, pero hay que ser muy cauteloso porque muchas veces, el enemigo mezcla una gran cantidad de su propio trabajo a través de ellas. Pero esto no te debe asustar, éste es el juicio al que fueron sometidos, incluso los más grandes santos y las almas más ilustradas, y que fueron aceptables al Señor. Debes sencillamente tener cuidado de no creer en estas locuciones con demasiada facilidad, sobre todo cuando ellas se relacionen en cómo debes comportarte y lo que debes hacer. Debes recibirlas y enviarlas a juicio de quien te dirige. A continuación, debes resignarte a su decisión.

Por lo tanto lo mejor es recibir las locuciones con mucha cautela e indiferencia constante. Compórtate de esta manera y todo va a aumentar tu mérito ante el Señor. No te preocupes de tu vida espiritual; Jesús te ama mucho, y trata de corresponder a su amor, siempre avanzando en santidad delante de Dios y de los hombres.

Ora vocalmente también, que aún no ha llegado el momento de dejar estas oraciones, y con paciencia y humildad soporta las dificultades que experimentas en hacer esto. Que estés pronta también a someterte a las distracciones y la aridez, y no debes, de ninguna manera, abandonar la oración y la meditación. Es el Señor que quiere tratarte de esta manera para tu provecho espiritual.

Perdóname si termino aquí. Sólo Dios sabe lo mucho que me cuesta escribir esta carta. Estoy muy enfermo, reza mucho para que el Señor pueda desear librarme de este cuerpo pronto.

Te bendigo junto con la excelente Francesca. Que puedas vivir y morir en los brazos de Jesús.
F. Pio

lunes, 6 de abril de 2015

Sobre la homosexualidad y la libertad religiosa

Recientemente en Estados Unidos se ha dado un debate muy interesante entre los que apoyan la comunidad LGBT y los que apoyan el derecho de los miembros de grupos religiosos de no prestar servicios a homosexuales con base en sus creencias religiosas.

Hace algunos días escribí en un artículo sobre la homosexualidad, en el que contaba la historia de una mujer que ha perdido prácticamente todo su patrimonio afrontando demandas por discriminación, al no querer prestar sus servicios de arreglos florales para bodas homosexuales, amparada en sus creencias religiosas que le dictan que la homosexualidad es algo ilégitimo ante los ojos de Dios.

Pues bien, la semana pasada dos estados (Indiana y Arkansas) en Estados Unidos aprobaron leyes para proteger a las personas cuyas creencias religiosas no les permiten servir a personas homosexuales, tal como la historia de la florista que comentamos en nuestro artículo.

Casi que instantes después de aprobarse la ley en Indiana, poderosos grupos de influencia así como reconocidas figuras del mundo de los negocios se manifestaron en contra de esta. Los argumentos en contra de la ley son muy dicientes del estado actual de la humanidad.

Veamos por ejemplo lo que manifestó Tim Cook, el poderoso Presidente de Apple:

Esta ley racionaliza la injusticia al pretender defender algo que es valioso para nosotros. Esta va en contra de los principios sobre los cuales fue fundada nuestra nación y tiene el potencial de deshacer décadas de progreso hacia una mayor igualdad.  

La comunidad de negocios en Estados Unidos reconoció tiempo atrás que la discriminación, en todas sus formas, es mala para los negocios...esta es la razón por la cuál, en nombre de Apple, siento mi posición para oponerme a esta nueva ola de legislación donde quiera que emerja. 

Dice Tim Cook que esta ley racionaliza la injusticia. Pero dónde está la justicia para defender a aquellos que quieren vivir sus vidas de acuerdo con la voluntad de Dios?

Por otro lado, está el tema de la libertad. Los Maestros nos han enseñado sobre dos tipos de libertad: la falsa libertad y la verdadera libertad. La falsa libertad trabaja en base al lema: yo soy una ley para mi mísmo, es decir, yo uso mi libertad como yo quiera sin importar si esta se opone a los preceptos de la Ley Divina, la Ley más elevada. La verdadera libertad es la libertad enmarcada dentro de los parámetros de la Ley de Dios, es decir, una libertad basada en la obediencia y en el cumplimiento de los preceptos sagrados y en seguir la Dirección Divina. Esta es la verdadera libertad, porque es en últimas el camino para la liberación del alma, y el fundamento para unirnos con el manantial interno, la Presencia de Dios YO SOY, dentro de cada uno, la cuál es la fuente de la verdadera felicidad.

Así que hoy en día vemos cómo se habla de la libertad, pero esta libertad se refiere en casi todos los casos a la falsa libertad, la libertad del ego, que está lejos del concepto de libertad verdadera que Dios quiere para nosotros.

Pero entonces, qué mantiene vivo este engranaje de la falsa libertad?. Tim Cook nos da la respuesta en su escrito: el dinero. Dice él que la discriminación es mala para los negocios, lo que en otras palabras significa que la falsa libertad es buena porque trae progreso económico, cómo si producir dinero fuera sinónimo de felicidad duradera.

La esencia del sendero espiritual verdadero consiste en poner siempre a Dios primero en nuestras decisiones. El pensamiento más común en el mundo hoy es que los negocios, el bienestar de la economía y el dinero son más importantes. Para ellos, la ley de Dios es prácticamente irrelevante. Detrás de todo esto hay una creencia fundamental que dice: Yo no me tengo que adaptar a lo que Dios quiere para mí, sino que Dios (y la religión) se tienen que adaptar a lo que yo quiero.

Todos nosotros, sin importar dónde estamos o quiénes somos, tenemos que tomar decisiones todos los días, y estas tienen el potencial de llevarnos más cerca de Dios o cada vez más lejos, quizás hacia una nueva encarnación. El mundo sigue el camino de cumplir los deseos del ser inferior, pero nosotros tenemos la libertad de elegir nuestro propio camino y siempre podemos escoger seguir el camino de Dios.

De toda esta situación surgen varias reflexiones y preguntas que nos podemos hacer, que al mismo tiempo nos ayudan a determinar en qué etapa del sendero espiritual nos encontramos:

-Qué es lo más importante para mí: cumplir mis metas humanas de ser esto o poseer aquello, o realmente nos interesa más conocer la voluntad de Dios de forma que podamos servirlo y ponerlo primero que todo en nuestra vida?

-Cómo interpreto la libertad: es cumplir mis deseos y aspiraciones humanos, o consiste en tomar decisiones que considero buenas y adecuadas dentro del marco de las leyes de Dios?

El mundo al que yo y muchos estudiantes espirituales aspiramos es un mundo distinto al que nos plantea Tim Cook. Este es un mundo donde poner primero a Dios y su voluntad es lo más importante. Por qué? porque tenemos una fe inquebrantable en que solamente a través de nuestra unión con Dios y a través del cumplimiento de su ley y su dirección sagrada este mundo puede florecer y podremos encontrar la paz verdadera, la justicia, y la abundancia para todos.

Como personas espirituales nuestro deseo no es discriminar, simplemente es vivir nuestra fé, y protegernos de leyes agresivas que desean castigarnos por seguir los dictados de nuestra conciencia. En un mundo pleno de Dios esto debería ser algo muy natural, pero desafortunadamente en nuestro mundo tomar esta posición no trae sino el rechazo de aquellos que aman este mundo tal como es.

domingo, 1 de marzo de 2015

Lección 1 en Dirección Divina: De las semillas más pequeñas a veces salen los árboles más grandes




Uno de los eternos problemas del ego es la necesidad de ser reconocido. El ego siempre desea estar en una posición de privilegio y aspira además a ser el centro de atención. La autovalía del ego en la mayoría de los casos se soporta en su nivel de éxito humano, y en su constante comparación con otros. Sin embargo, para lo Divino el éxito humano no tiene ninguna transcendencia. Para Dios, nuestra verdadera riqueza consiste en servirlo y glorificarlo a él en nuestras actividades diarias, sin importar si somos un exitoso empresario o un humilde barrendero.

Quizás por eso Dios envía a sus grandes santos en las envolturas más sencillas. A menudo, aquellos que se convierten en sus mejores instrumentos no son ni los más sabios, ni los más exitosos, y en muchos casos son todo lo contrario. Esto no quiere decir sin embargo, que estos grandes santos no muestren grandes frutos en sus vidas, lo que sucede es que estos frutos pueden irse manifestando poco a poco, pero sus efectos son visibles con el tiempo.

Por eso, la primera lección en este mini curso de Dirección Divina tiene que ver con cuál es nuestra reacción cuando Dios nos envía al mundo con ciertas limitaciones, o incluso a servirlo desde posiciones que para el ego pueden ser de poco valor, o de poca importancia. Cuando ese tipo de dirección y de circunstancias vienen a nosotros la clave siempre es cómo vamos a reaccionar: vamos a ignorar la dirección de Dios porque nos parece que nuestra misión no es tan "grandiosa"? o vamos a caer en una espiral de frustración, autocompasión o depresión por el hecho de que Dios no nos da la oportunidad de ser aquello que nuestro yo humano anhela?

Para dar un ejemplo de todo esto quiero volver a explorar la vida del Padre Capuchino Solanus Casey, que exploramos recientemente en un artículo sobre la gratitud. Realmente es maravilloso ver cómo la mano de Dios se fue desenvolviendo en su vida, enviándole aparente limitación al principio de su ministerio, pero mostrándole poco a poco que esa limitación iba a ser la clave para el cumplimiento de su plan divino

Nacido en Prescott, Wisconsin, el 25 de noviembre de 1870, Bernard Casey, Jr., como fue bautizado Solanus, fue el sexto de diez y seis hijos nacidos de inmigrantes irlandeses. La familia era una familia de agricultores prósperos, y entre sus tíos se contaban un sacerdote de Wisconsin y un juez de Boston. Casey creció un ambiente que combinaba el amor y la disciplina. En su casa nunca faltaba la oración familiar diaria y la lectura espiritual.

Bernadr, o  Barney como le decían, tuvo una infancia idílica rodeado de los hermosos campos y canales de Wisconsin. A los dieciocho años, después de dos años de una relación feliz, le propuso matrimonio a una chica un año más joven cuya madre, apenas se dio cuenta de los amoríos, envió sin demora a la futura esposa a un internado. El rumbo de Barney cada vez se fue alejando más del objetivo del matrimonio. Después de diversos trabajos, incluyendo el de guardia de la prisión (donde hizo amistad con varios prisioneros), el joven decidió que su llamado era servir a Dios como sacerdote. A los veintiséis años entró en el seminario diocesano local, pero su comenzó no pudo haber sido peor. Este era un seminario fundado por alemanes y por esa razón las clases eran dadas en alemán y latín. Solanus empezó a tener un muy mal desempeño en sus estudios y finalmente tuvo que retirarse por sus malos resultados. Sin embargo, los directores del seminario alentaron a Barney para entrar en una orden religiosa donde el nivel de estudios no era tan exigente. Barney entonces comenzó una novena para pedir Dirección Divina, y fue allí donde escuchó una voz en su interior que le dijo, "Ve a Detroit" y siguiendo este impulso encontró allí un seminario de monjes Capuchinos, donde volvió a encontrarse con cursos que eran dictados en alemán y latín.

A pesar de que su mal desempeño académico volvió a ser evidente, debido a su espiritualidad, los capuchinos no estaban dispuestos a dejar que se vaya. De hecho, uno de sus superiores tenía grandes expectativas con él, pero el prospecto de graduar un sacerdote con limitado dominio de todos los matices teológicos que se impartían era un problema para los directores. Solanus, como le habían bautizado en la comunidad, tuvo que firmar una declaración, donde, en su párrafo más importante, decía lo siguiente: "Como yo no sé si como resultado de mis escasos talentos y incapacidad académica estoy en condiciones de asumir los amplios deberes y serias responsabilidades del sacerdocio, por la presente declaro que no quiero ser sacerdote si mis superiores consideran que no estoy calificado".

A pesar de que finalmente fue ordenado sacerdote en 1904, este nuevo cargo vino con otra gran humillación. Solanus no iba a ser un sacerdote normal sino un "sacerdote simplex", es decir, un sacerdote que podía dar la misa, pero "no tiene el suficiente conocimiento" para escuchar confesiones o predicar la palabra. Esta enorme restricción podría haber generado una reacción negativa en cualquier otro: desesperación, molestia, autocompasión o pérdida de fe en Dios. En cambio Solanus, con treinta y cuatro años de edad, reaccionó como lo hace un verdadero caminante del sendero espiritual: él aceptó esta que parecía una humillación permanente y le empezó a orar a Dios, mes tras mes, hasta que pudo alcanzar ese estado de pura gratitud a Dios a pesar de que era considerado tan incapaz como sacerdote a sus superiores se les dificultaba encontrar una función permanente para él, hasta el punto que sus dos funciones principales eran las de gestionar los monaguillos y ser el portero del monasterio.

Si bien el trabajo asignado era el cargo de menos relevancia en el monasterio resultó ser fundamental para la labor sagrada que iba a hacer el Padre Solanus Casey. De hecho, durante la mayor parte de su vida sacerdotal, el Padre Solanus fue el cuidador de la puerta, la persona que daba la bienvenida a los que visitaban el monasterio. Y allí es donde él conocía a la gente; en la puerta. A las personas les agradaba hablar con él y les gustaba la manera en que los hacia sentir tan cómodos. Ellos comenzaban a hacerle preguntas y les gustaban los consejos que el sacerdote les daba. Otras personas se enteraban de ello y también se aparecían a verlo, aunque no tuvieran asunto que tratar en el monasterio. Sólo querían escuchar lo que él les decía. No tomó mucho tiempo para que se pasara la voz por todas partes; este portero era un hombre extraordinario.

Un compañero de los Capuchinos que lo conocieron ha remarcado que la gran clave del logro espiritual del Padre Solanus fue su respuesta obediente y agradecida a la posición que se le otorgó. Al pasar los años, también quedó claro que la aparente limitación en la vida de Solanus de ser "sacerdote simplex" en realidad era parte del diseño maravilloso de Dios, ya que fue a través de su trabajo como portero en el templo de los capuchinos en Nueva York, Detroit e Indiana que Dios le dio la oportunidad de llevar a cabo un inmenso ministerio a un hombre juzgado como "demasiado tonto" para el mundo.


El Padre Solanus siguió aconsejando a los visitantes, rezando por ellos, inspirándolos con su santidad, bendiciéndolos, y hasta sanándolos. Algunas personas iban para hablar con él en privado. Uno de sus compañeros de trabajo comentó alguna vez que diariamente se aparecían entre 100 y 200 personas a buscarlo, y que no importaba a donde lo llevara su trabajo; ya fuera a Manhattan, a Yonkers, a Nueva York, o a Detroit, él tenía tiempo para todos ellos. Cuando no estaba en la puerta, se le podía encontrar en la línea de la cocina, sirviendo sopa a las personas sin hogar y a los necesitados.

jueves, 26 de febrero de 2015

Lecciones sobre la Dirección Divina


Para mí el entendimiento de la Dirección Divina ha sido uno de los descubrimientos más maravillosos en el Sendero Espiritual. A diferencia de los impulsos del ego y de la mente, que nos dirigen a suplir los deseos y expectativas del yo inferior, la Dirección Divina nos dirige y nos guía siempre a situaciones en las que podemos desarrollar el Plan de Dios y facilitar nuestro proceso de unión con la Presencia de Dios YO SOY,

A través de la dispensación de Teosofía es el Camino, muchos tuvimos la oportunidad de compartir tiempo y experiencias con Lorraine Michaels, cuya llama de Dirección Divina nos permitió entender muchas lecciones valiosas sobre cómo Dios y los Maestros trabajan para traernos Dirección Divina a nuestras vidas.

Muchos hemos escuchado acerca del Gran Director Divino, y quizás también hemos hecho su novena para traer Dirección Divina a nuestras vidas. Sin embargo, el propósito de esta nueva serie de artículos es el de compartir, a través de historias, algunas de esas valiosas lecciones, de forma que todos podamos aprender a distinguir los signos de la Dirección Divina cuando estos aparezcan en nuestras vidas.

En la medida que vivimos la Vida Impersonal, dejamos atrás a nuestro yo humano, y de esta forma recibimos cada vez más y más Dirección Divina en nuestras vidas. Sin embargo, este regalo viene a nosotros para integrar nuestro Ser con la Jerarquía Espiritual y así trabajar de lleno en el Plan que Dios tiene para este Planeta. 

Por lo tanto, si queremos ser verdaderos siervos de Dios debemos aprender a ser Uno con la Dirección Divina, y dejarnos guiar a donde esta quiera llevarnos. Como veremos en esta serie de artículos, el seguir la Dirección Divina muchas veces nos puede llevar a lo que pueden parecer callejones sin salida, o a situaciones embarazosas e incluso desagradables. Pero también veremos como Dios, en su amplitud de miras e infinita sabiduría, nos lleva siempre a vivir las experiencias necesarias para Ser más como él.

La primera lección que vamos a ver la he denominado: de las semillas más pequeñas, pueden surgir los árboles más grandes.


domingo, 22 de febrero de 2015

Qué dicen los Maestros Ascendidos sobre la homosexualidad?

Recientemente en Colombia la corte constitucional declaró que es ilegal la adopción de niños por parte de las parejas homosexuales. Muchas personas se han manifestado a favor o en contra esta decisión, y muchos se han hecho la pregunta sobre cuál es la posición Maestros Ascendidos con respecto a la homosexualidad.

El autor de este blog se dedicó a consultar dictados que han entregado Maestros Ascendidos en The Summit Lighthouse y Teosofía es el Camino, que son dos dispensaciones anteriores donde se toca este tema, a fin de entender mejor cuál es la perspectiva de los Maestros al respecto.

La conclusión más importante que pude sacar de mi estudio, es que los Maestros Ascendidos están en contra de la homosexualidad por varias razones.

Empecemos con la primera de las razones:

Desde el punto de vista de nuestro microcosmos espiritual, lo que los Maestros han enseñado es que energías de la Madre están ancladas en lo que denominamos el chakra de la base. Este es un centro espiritual ubicado en la base de la columna. Muy a menudo los Maestros se refieren a las energías ancladas en este chakra como el “fuego sagrado”, y nos han dicho que el objetivo es que a través nuestra pureza y devoción a Dios estas energías se eleven hasta llegar al chakra de la coronilla que es donde están ubicadas las energías del Padre. A través de esta unión del Padre con la Madre, logramos la verdadera integración y fluimos en perfecta armonía con el Espíritu de Dios.

El sexo que se practica en las relaciones homosexuales es calificado por los Maestros como impuro e ilegítimo, y por lo tanto su práctica se convierte en un bloqueo significativo que impide la elevación del fuego sagrado. De hecho en muchos de los dictados que consulté, los Maestros califican la homosexualidad como una perversión que “desacraliza la Luz de la Madre”.

Esto no quiere decir que una persona con tendencias homosexuales no pueda caminar el sendero espiritual. Lo que sí es claro es que para hacerlo debe, con la ayuda de su Cristo interno, purificar sus deseos inferiores y a través de su amor a Dios trascender la homosexualidad. Muchos rechazarán esta afirmación como un imposible, pero trascender la sexualidad es algo alcanzable cuando día a día nos entregamos más y más a Dios y dejamos que su Espíritu more en nosotros.

Otro aspecto relevante de la posición que los Maestros tienen con respecto a la homosexualidad tiene que ver con el impacto de esta en la sociedad. Hoy en día por ejemplo, en países como los Estados Unidos, a los niños se les enseña desde el colegio cómo la homosexualidad es aceptable, y también se les describe en muchos casos las particularidades del sexo anal. Para los Maestros esto es un ataque flagrante a la pureza de los niños, y también una tendencia que poco a poco va causando mayores niveles de degradación en la sociedad. Como resultado de lo anterior, poco a poco la gente se va acostumbrando a ver las relaciones homosexuales como algo “normal”, y de esta forma se desarrollan nuevos estándares sociales que llevan a las personas cada vez más lejos de la Ley de Dios, lo cual tiene consecuencias nocivas para la civilización.

Muchos estudiantes espirituales sinceros terminan aceptando la homosexualidad a partir del razonamiento de que “Jesús vino a amar a todos, y no a condenar”. Pero tal como lo vimos en el artículo anterior donde exploramos la diferencia entre el amor y el amor divino, entenderemos que para hacernos merecedores del amor de Dios tenemos que dar los pasos. El amor de Dios no es incondicional ni tampoco ama el pecado. Como estudiantes espirituales nos corresponde tomar una posición y elegir: o a favor de Dios o en contra de él. Recordemos las palabras que se encuentran en el libro del Apocalípsis: “Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”.

Un caso que nos puede servir de inspiración se dio recientemente la ciudad de Richland en Estados Unidos. Resulta que una mujer llamada Baronelle Stutzman tenía una floristería y uno de sus clientes era homosexual.  Ella le había hecho muchos arreglos florales a través de los años, y era consciente de su homosexualidad. En 2013, su cliente decidió casarse con su compañero y le pidió a Baronelle que le hiciera los arreglos florales de su boda.

Ella es una persona devota de una iglesia bautista y sus creencias religiosas rechazaba el matrimonio de personas del mismo sexo. Por esta razón ella decidió decirle al cliente que no iba a  hacer los arreglos florales de la boda. Un fiscal del estado la demandó por violar las leyes anti-discriminación y para ella comenzó un viacrusis legal que la llevó a perder su negocio. Pero no contentos con eso, una asociación que defiende las libertades civiles la demandó a ella personalmente, y como resultado de un potencial proceso de litigación ella podría perder su casa y sus ahorros acumulados en más de 40 años de trabajo.

Stutzman escribió en su página de Facebook: “Desde aquél día, he recibido muchos comentarios sobre el matrimonio de personas del mismo sexo. Yo creo, desde la perspectiva de la biblia, que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer. Esa es mi convicción. La de ustedes puede ser diferente”.

A pesar del incontable número de cartas de odio que ha recibido, Stutzman ha dicho que también ha recibió cartas de apoyo de personas de todo el mundo apoyándola para que permanezca fuerte en sus convicciones cristianas.

“Yo tengo que tener fe de que El va a protegerme y darme el coraje, el conocimiento y la sabiduría para mantenerme firme”, afirmó Stutzman. “Esto también me ha ayudado a entender lo que significa la obediencia y….lo que significa seguir a Cristo. Uno no puede “ver los toros desde la barrera”, ya que tal como El decía, “No hay que ser tíbios”. Esto es lo que yo era. Yo era una persona tibia”.

jueves, 19 de febrero de 2015

La diferencia entre el amor humano y el amor divino

El amor humano y el amor divino son muy diferentes el uno del otro. En este artículo voy a tratar de explicar la perspectiva de los Maestros Ascendidos respecto a cada uno para un mayor entendimiento del lector.

El amor humano es nuestro amor personal. Es un amor que por lo general es falible, y cambia a través de los eventos de la vida. Esto se ve por ejemplo en el ritual del matrimonio, donde una pareja siente amor el uno por el otro, pero las circunstancias hacen que ese amor en algunos casos cambie, disminuya o  incluso se extinga. Si bien hay casos donde el amor humano sobrevive la prueba del tiempo, como por ejemplo el amor a los padres o a los hijos, generalmente el ser humano va cambiando sus afectos de acuerdo a cómo evolucionan nuestras relaciones con otros, e incluso a cómo cambian nuestras circunstancias. Tenemos entonces que una característica del amor humano es que este es cambiante y a menudo se mueve por el deseo de provecho personal.

El amor divino se caracteriza por ser permanente. Así nos alejemos de Dios, cuando decidimos acercarnos a él, vamos a sentir que su amor siempre está allí. Pero para acercarnos debemos dar los pasos, debemos hacer un esfuerzo, que para algunos puede ser mayor que para otros.
La misericordia divina y el amor divino están íntimamente ligados, pero no son lo mismo. La misericordia es como un puente que Dios nos tiende para que volvamos a él, pero cuando pasamos el puente aquello que encontramos es el tesoro del amor de Dios.

Si bien la misericordia de Dios es muy amplia, su amor tiene una característica importante, y de la cual poco se habla: es un amor condicional.

Cristo nos dio esta enseñanza hace dos mil años. El dijo:

 “Tal como el Padre me ha amado, así os he amado Yo; permaneced en mi amor. Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como Yo he guardado los mandamientos de mi Padre,  y permanezco en su amor. Estas cosas os he hablado, para que mi gozo éste en vosotros, y  vuestro gozo sea cumplido”.

“Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como Yo os he amado. Nadie tiene  mayor amor que este, que uno ponga  su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que os ordeno.” (Juan 15, 9-14)

El amor del Padre y del Hijo es un amor con condiciones. Qué pasa si por ejemplo no guardamos sus mandamientos, si no cumplimos las leyes de Dios? Entonces, no podemos habitar en su amor. Más aún, Jesús concluye reafirmándoles a sus discípulos que “vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que os ordeno”.

Si el amor de Dios fuera un amor incondicional entonces amaría el mal y la maldad. Este concepto del amor incondicional es una característica típica de algunas de las falsas enseñanzas Nueva Era, y distorsiona nuestro entendimiento de Dios y del Sendero.

Sin embargo, el amor de Dios no es cambiante. El nos mira con sus ojos de pureza, y siempre ama ese aspecto real de nosotros mismos, lo que fue su creación desde el principio. El sostiene la visión perfecta de nosotros, o aquello que llamamos “el concepto inmaculado”, de forma que cuando queramos dar los pasos y volver a él, siempre vamos a encontrar este amor.

En otras palabras, si queremos experimentar realmente el amor de Dios, debemos hacer el esfuerzo en volver a ser divinos, en purificar nuestro ser, nuestra mente y sentimientos, de manera que cada vez nos parezcamos a esa imagen original que Dios ha amado desde el principio.

Experimentar la profundidad del amor no se puede expresar en palabras. Es un amor que nos acoge, nos ampara y nos libera. Una vez entramos en contacto con él, a través de la crucifixión y muerte del yo humano, nos sentimos verdaderamente en el hogar, porque ese es nuestro origen y es también nuestro destino.

A través de su misericordia sabemos que al amor de Dios se puede acceder a través de una puerta que está abierta para todos. Pero para abrir esa puerta se requiere un esfuerzo real, y el primer paso es el deseo de someternos a él y de sacrificar nuestro yo humano. Esto se logra a través del sendero de la cruz rubí, en donde vivimos una vida de entrega, sacrificio, servicio y abnegación, haciendo que nuestro yo no tenga otro objetivo que el de servir al Yo Divino.

El camino para morar en el amor de Dios es sencillo, pero nos corresponde a cada uno de nosotros el dar los pasos.

miércoles, 18 de febrero de 2015

El Padre Solanus Casey y el poder de la gratitud anticipada

Muchas veces en este blog hemos hablado de la gratidud a Dios como una de las claves más importantes del sendero espiritual. Hoy quiero ilustrar con una historia un aspecto muy poderoso pero poco utilizado de la gratitud y es el dar gracias por lo que aún no hemos recibido y vamos a recibir.

La historia tiene como protagonista al Padre Solanus Casey, uno de muchos santos que han encarnado en la Iglesia Católica, la cuál a pesar de sus múltiples fallas, ha sido también una fuente de muchos verdaderos místicos que incluso hoy en día reconocemos como Maestros Ascendidos, tal como el Padre Pío, Santa Teresa de Avila o San Francisco de Asís.

Resulta que en 1940, una niña de 16 meses llamada Elizabeth Fanning se encontraba muy enferma, víctima de una enfermedad que por esa época era fatal: la leucemia o cáncer en la sangre.

Su caso era especialmente trágico, porque a pesar de haber nacido completamente sana, sus padres la sometieron a un tratamiento con una nueva tecnología para eliminar una mancha rojiza que tenía en el cuello, y prevenir el crecimiento de una masa que mostraba en la mejilla. Después de una radioterapia, la masa de la mejilla desapareció y la mancha rojiza dejó de expandirse, pero a partir de ese momento se empezó a evidenciar un efecto colateral: la niña dejó de crecer normalmente y su cabello se cayó y no volvió a salir. Además, empezó a lucir demacrada y sin vida.

Después de ser llevada a la famosa Clínica Mayo en Minesota, un grupo de expertos que la revisó determinó que el diagnostico era mortal. La única opción era la de remover el bazo, pero la niña estaba demasiado débil para soportar esa operación.

Se le recomendó entonces alimentarla con sopa de hígado a fin de ganar algo de tiempo, pero los doctores claramente le indicaron a la Mamá de Elizabeth que la niña no iba a sobrevivir a la leucemia. De hecho, le recomendaron prepararse porque podría encontrarla  muerta en cualquier momento. Era tal el pesimismo de los médicos que decidieron a partir de ese momento no cobrarle más honorarios por el tratamiento.

Prácticamente desahuciada por la medicina, una tía de la niña que pertenecía a un grupo espiritual afiliado al monasterio de monjes capuchinos de Detroit (Michigan) le sugirió a los padres que la llevaran a ver al padre Solanus Casey, un religioso de actitud vivaz que en esa época bordeaba los 70 años de edad.

Después de preguntar sobre el padre Solanus, los Fanning se dan cuenta que muchos hablaban de este religioso y lo calificaban como un santo con enormes poderes curativos. Por esa razón,deciden seguir el consejo de la tía y viajan a Detroit para encontrarse con él en el convento de los capuchinos.

A su llegada, el religioso los recibe amablemente y escucha con atención su tragedia. Les dedica una gran cantidad de tiempo a pesar de que muchas personas están esperando la oportunidad de hablar con él. El Padre Solanus les dice que lo único que puede interrumpir que el poder de Dios trabaje en nuestras vidas son nuestras dudas y miedos. Les indica también a los padres que deben llevar a cabo actos concretos que demuestren su confianza en la bondad de Dios. Les pide que superen la tristeza y la ansiedad, que es lo que frustra "los diseños misericordiosos de la Divinidad". Y como consejo final, les recomienda que le den las gracias a Dios por todo lo que él va a hacer por ellos en el futuro y por lo que van a recibir. Esta clase de confianza, según él, pone a Dios a trabajar. Les dice también qué él ha sido testigo directo de muchas curaciones tan milagrosas como las que necesita la pequeña Elizabeth. A partir de estas indicaciones, ambos padres siguen sus instrucciones y adicionalmente le hacen una promesa personal a Dios.

Entonces, el Padre Solanus, con voz muy suave, le habla por unos minutos a la pequeña Elizabeth que yace en una silla de ruedas. Al final, le dice de forma tranquila pero confiada: "Tú vas a estar bien, Elizabeth".

La familia Fanning enmprende su camino de vuelta al hogar, pero durante el trayecto empiezan a notar que Elizabeth muestra un estado de alerta poco común para ella. Poco a poco, empieza a mirar las cosas con interés e incluso se sienta y empieza a sonreir.

Sus Padres se encuentran sorprendidos, pero al mismo tiempo están muy felices con el repentino cambio que notan en la niña. Deciden entonces parar en un restaurante para celebrar, y la niña, que horas atrás a duras penas podía mantenerse consciente, ahora se muestra llena de vida. No solo le saluda y le sonríe a la gente sino que muy pronto vuelve a caminar.

Cuando Elizabeth fue llevada de vuelta a los doctores que la habían tratado, ellos la miraban incrédulos dado que lucía tan diferente - saludable, risueña, radiante de vida, y con un hermoso cabello rizado. Sin embargo, y para su asombro, todos los síntomas de la enfermedad habían desaparecido.

Pero esta niña no fue la única que se beneficio de los milagros de este monje capuchino. Por más de medio siglo el Padre Solanus Casey atendió y ayudó a cientos, y quizás miles de personas que lo visitaban en su convento.

Así que aparte de esta tremenda lección sobre la gratitud, este santo católico nos enseña también que la verdadera humildad viene cuando reconocemos que no somos nosotros los obradores de milagros, sino que es Dios a través nuestro.

Un cura que conoció al Padre Solanus declaró lo siguiente: "Si las personas eran curadas ante él, sus ojos se llenaban de lágrimas, y parecía maravillado por el poder de la eucaristía....en su mente, la cura no tenía ninguna conexión con él".

Para el Padre Solanus era muy claro quién era el verdadero hacedor.